“Vida Líquida”, un libro de Zygmunt Bauman

De la vida en un mundo moderno líquido

La <<vida líquida>> y la <<modernidad líquida>> están estrechamente ligadas. La primera es una clase de vida que tendemos a vivir en una sociedad moderna líquida. La sociedad <<moderna líquida>> es aquella que las condiciones de actuación de sus miembros antes de que las formas de actuar se consoliden en unos hábitos y unas rutinas determinadas. La liquidez de la vida y la sociedad se alimentan y se refuerzan mutuamente. La vida líquida como la sociedad moderna líquida no puede mantener su forma ni su rumbo por mucho tiempo.

En una sociedad moderno líquida, los logros individuales no pueden solidificarse en bienes duraderos porque los activos se convierten en pasivos y las capacidades en discapacidades en un abrir y cerrar de ojos. Las condiciones de la acción y las estrategias diseñadas para responder a ellas envejecen con rapidez y son ya obsoletas antes de que los agentes tengan siquiera opción de conocerlas adecuadamente. De ahí que haya dejado de ser aconsejable aprender de la experiencia para confiarse a estrategias y movimientos tácticos que fueron empleados con éxito en el pasado: las pruebas anteriores resultan inútiles para dar cuenta de los vertiginosos e imprevistos (en su mayor parte, y pueden ser incluso impredecibles) cambios de circunstancias. La extrapolación de hechos del pasado con el objetivo de predecir tendencias futuras no deja de ser una práctica cada vez más arriesgada y, con demasiada frecuencia, engañosa. Cada vez resulta más difícil realizar cálculos fidedignos y los pronósticos infalibles son ya inimaginables: si, por una parte, nos son desconocidas en su mayoría (si no la totalidad) de las variables de las ecuaciones, por otra, ninguna estimación de su evolución futura puede ser considerada plena y verdaderamente fiable.

 Eresumidasad cuentas, la vida líquida es un vida precaria y vivida en condiciones de incertidumbre constante. Las más acuciantes y persistentes preocupaciones que perturban esa vida son las que resultan del temor de que nos tomen desprevenidos, a que no podamos seguir el ritmo de unos acontecimientos que se mueven con gran rapidez, a que nos quedemos rezagados, a no percatarnos de las fechas <<de caducidad>>, a que tengamos que cargan con bienes que nos resultan no deseables, a que pasemos por alto cuándo es necesario que cambiemos de enfoque si no queremos sobrepasar un punto sin retorno. La vida líquida es una sucesión de nuevos comienzos, pero, precisamente por ellos son los breves e indoloros finales– sin los que esos nuevos comienzos serían imposibles de concebir– los que suelen construir sus momentos de mayor desafío y ocasionan nuestros más grandes dolores de cabeza. Entre las artes del vivir moderno líquido y las habilidades necesarias para practicarlas, saber librarse de las cosas prima sobre saber adquirirlas.

147011_48247_1_Bauman_Vidaliquida

Un extracto de “Vida Líquida” escrito por Zygmunt Bauman. Adquiere el libro bajo el sello Paidós en su versión impresa y versión digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *