Escritos Libertarios: Albert Camus

El 4 de enero de 1960, Albert Camus falleció en un accidente de coche. Desde entonces, estudios de revisión y artículos de prensa rinden homenaje al gran autor, al dramaturgo e incluso al resistente. Sus teorías filosóficas todavía dan lugar a debates críticos; se comparan con las de Sartre, que algunos continúan prefiriendo. Y se reduce la actualidad de las palabras de Camus a una sola dimensión histórica y política –arrinconista durante la guerra fría–. Esta actitud le genera admiración o, al contrario, la consideración de ser un ideólogo decididamente partidario de Occidente. En suma, un insigne predecesor del statu quo desprovisto de radicalidad.

Pero ¿y el aspecto libertario de Camus? ¿Sus relaciones con los antiautoritarios y su amistad con personajes del movimiento anarquista? La consecuencia práctica de su obra para el pensamiento social y la crítica de la violencia institucional? Olvidados marginados, apartados, como siempre.

Tampoco los periódicos intentan exhumar las propuestas libertarias y federalistas de Camus sobre el problema de Argelia, al revés de lo que hicieron algunos intelectuales magrebíes– como Assia Djebar, Maïssa Bey o Abdel Wahab Meddeb– para responder a los acontecimientos argelinos de los años noventa del siglo pasado.

El movimiento político anarquista no debe confundirse con lo que los medios de comunicación describen todos los días como <<la anarquía>>: esas matanzas, ese caos, esa violencia a los que solamente la policía y el ejército podrían poner fin, en especial la OTAN.

Los anarquistas piensan, al contrario, que son precisamente esas fuerzas las que crean esta situacion de calificada <<anarquía>>, mientras que generalmente se buscará en vano a los anarquistas en las regiones afectadas.

Este es un extracto del libro «Escritos Libertarios» formado apartir de artículos, cartas, manifiestos y réplicas donde Camus expones su vena más libertaria.

Adquiere el libro bajo el sello Tusquets en versión encuadernada y electrónica. 

51I787iQ2dL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *