Érase una vez México 2: Del Grito a la Revolución

Un cura al que se le ocurrió tocar una campana la madrugada de un domingo; despertó a la gente, levantó en armas a todo un pueblo que estaba algo cansado de trescientos años de opresión; que quería libertad e igualdad y que gritó “¡Viva la Virgen de Guadalupe!” y “¡Muera el mal gobierno!”. Se fueron a la guerra, se sumaron otros sacerdotes, varios militares y algunos curiosos; a unos los fusilaron, a otros no, y durante once años se mantuvieron un pie de guerra.

Los que sobrevivieron lograron la independencia y decidieron jugar a la monarquía, pero fue un desastre; luego dijeron: “¿Y por qué no mejor una república?”. Y también fue un desastre, pero comoquiera lograron sostenerla. Muchos presidentes, unos malos y otros peores; dos proyectos de nación enfrentados; varias constituciones; un caudillo apostador que iba y venía; muchas rebeliones y golpes de Estado; guerras con el exterior; pérdida de territorio; más rebeliones; más pérdida de territorio.

Luego llegaron unos hombres para poner orden, a quienes les decían liberales, pastoreados por otro caudillo, un indio que llegó a ser presidente y que nunca tocó una flauta de carrizo. Se les ocurrió que era buena idea (y lo era) separar el Estado y la Iglesia; pero para otros, los conservadores, no era buena idea y de nuevo la guerra; otra intervención extranjera; un nuevo imperio con su emperador incluido, güerito y de ojos claros, pero que tenía la sangre tan roja como todos y al final ganó la república.

Llegó la hora de la paz, el orden y el progreso, que sonaban muy bien, y comenzó un largo periodo de estabilidad con otro caudillo en el poder. La gente al fin se tomó un respiro. Eso sí, mucho orden y progreso, pero también mucha dictadura. Ferrocarriles, obras públicas, inversiones, luz eléctrica, banca, casas comerciales, de todo como en botica. Pero el dictador que construyó un país, se encargó también de destruirlo porque no supo decir “basta”. Y como el perro que se persiguió la cola regresamos al principio: de nuevo una guerra con cara de revolución, un grito: “Sufragio efectivo, no reelección”, y un pueblo que quería libertad, igualdad y justicia, y que comenzó el siglo XX gritando también: “¡Muera el mal gobierno!”.

De todo eso trata la segunda entrega de Érase una vez México. Es un recorrido por el convulsionado siglo XIX; es la historia de una sociedad que luchó por su independencia y luego se las ingenió para tratar de construir un país independiente. Una historia que comenzó con un grito de guerra (el de la Independencia) y que terminó con otro grito de guerra (el de la Revolución).

Extracto de Érase una vez México 2, de Sandra Molina y Alejandro Rosas.

erase una vez mexico 2

Érase una vez México 2, de Sandra Molina y Alejandro Rosas, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello MR Ediciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *