Vidas que se cruzan por el impacto de la violencia: «Lo que guarda el río»

maria de alva

La esperanza prevalece pese a la huella indeleble de actos que en años recientes aterrorizaron a Nuevo León.

La espiral de violencia que afectó al estado de Nuevo León, específicamente tras el asesinato de dos alumnos de excelencia que cursaban estudios de maestría,  marcó para siempre a la población de su industriosa ciudad de Monterrey que, no obstante la gravedad de ese hecho, después atestiguó nuevos horrores causados por el crimen organizado.

En esta novela, su autora María de Alva retrata con profundo conocimiento a la alta sociedad regiomontana y las clases trabajadoras, pero también a la vida académica y a las entrañas de los medios informativos, al delinear a los protagonistas de una historia donde el horror de la violencia cimbra la seguridad de una de las entidades más desarrolladas del país.

«Lo que guarda el río», publicado por editorial Planeta, toma el abismo creado por grupos del crimen organizado, el narcotráfico, las desapariciones forzadas, asesinatos, los secuestros de migrantes y los riesgos que enfrentan los periodistas, pero también de la necesidad que tiene la sociedad de contar con una información veraz, confiable, que le permita realizar acciones de manera articulada para superar el horror.

clip_image001 (1)

“Vuelos nocturnos a las dos, tres, cuatro de la mañana. ‘Van pa’l otro lado’, decía la gente. Lo que era nuevo no era la droga, no eran los aviones, ni la corrupción, ni siquiera el miedo a los federales, al ejército o a los narcos. Lo que era nuevo era la balacera”, piensa uno de jóvenes que pertenece a una clase social privilegiada.

“Qué diría de esta nueva guerra, esta guerra que es de verdad, no como la otra de mentira. En esta guerra no hay final, ni enemigo claro. La guerra de Chiapas fue una guerra de sol y aire, de ilusiones, de construcción, de castillos de cartón. Fue una guerra para vivir, para soñar, para enamorarse y caminar por la geografía accidentada y hermosa de la Selva Lacandona”, compara la periodista. “Pero la guerra de ahora era como una noche larga y sin fin; sin amores posibles o imposibles, sin reporteros extranjeros, sin decretos, ni comunicados poéticos como los de Marcos”.

María de Alva (Monterrey, Nuevo León, 1969) Egresada de la licenciatura en Letras Españolas por el ITESM Campus Monterrey (1990), donde también se graduó del doctorado en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura en 2012. Además, cuenta con dos maestrías, una en Estudios Latinoamericanos con especialidad en Literatura e Historia por la UCLA (1993) y otra por el ITESM en Educación con Especialidad en Humanidades (2000). Entre 1993 y 1995 se desempeñó como reportera en los diarios Reforma y El Norte. Desde 1996 trabaja en el Tecnológico de Monterrey, donde dirige la carrera de Letras Hispánicas. Es autora de las novelas A través de la ventana (Planeta 2005), finalista en el IX Premio Fernando Lara de Novela en España en 2004, y Antes del olvido (Conarte, 2011), finalista en el mismo premio, pero en 2009.

portada_lo-que-guarda-el-rio_maria-de-alva_201603172053.jpg
María de Alva

Impactante, ambiciosa y llena de suspenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *