Archivo de la etiqueta: Los pasos de Jorge

Vicente Leñero, celebramos su obra en el aniversario de su nacimiento

Vicente Leñero, uno de los escritores, periodistas y dramaturgos más importantes de nuestro país, nació el 9 de junio de 1933. Como parte del homenaje que Grupo Planeta le rinde a su obra y a su vida, este año se volvió a editar la mayor parte de su obra, bajo el sello Seix Barral.

Les presentamos la Biblioteca Vicente Leñero.

1. El garabato
portada_el-garabato_vicente-lenero-otero_201501300030Con prólogo de Pedro Ángel Palou.

Una carta ficticia para agradecer a un amigo su ayuda en la publicación de una novela de ficción en que se reseña una novela, esta última una trama de suspenso cuya resolución puede explicarlo todo… Juego intelectual, colección de cajas chinas, muñeca rusa literaria, misterio policiaco, El garabato, de 1967, es un experimento artístico arriesgado, producto de una época rica en intentos por cuestionar la realidad en todas sus dimensiones. En busca de una «literatura pura», Leñero hace creadores a sus propias creaciones en un juego de espejos donde el propio escritor se pierde en el resultado final, a la vez que plantea al lector un encuentro directo con sus verdaderas intenciones detrás del relato.

portada_el-garabato_vicente-lenero-otero_201501300030.jpg
Vicente Leñero

En busca de una «literatura pura», Leñero hace creadores a sus propias creaciones en un juego de espejos donde el propio escritor se pierde en el resultado final, a la vez que plantea al lector un encuentro directo con sus verdaderas intenciones detrás del relato.

 

2. Los pasos de Jorge
portada_los-pasos-de-jorge_vicente-lenero_201503252106Con prólogo de Benito Taibo.

Retrato cálido y esencial de ese enfant terrible de las letras mexicanas que fue Jorge Ibargüengoitia (1928-1983). Los pasos de Jorge es también un amplio vistazo al mundillo de la literatura y el teatro nacionales de mediados del siglo XX. Ibargüengoitia, indispensable en nuestro tiempo para abordar el ser nacional, fue en su momento un incomprendido y un rebelde que supo sobreponerse a las adversidades y encontrar su lugar como uno de los escritores más universales que ha dado México aun cuando su tema fue la idiosincracia de su propio país. Vicente Leñero celebra en esta obra la vida y el carácter de un talento perdido prematuramente, un personaje de excepción que fustigó con humor ácido las falsas seriedades de su época.

portada_los-pasos-de-jorge_vicente-lenero_201503252106.jpg
Vicente Leñero

Vicente Leñero celebra en esta obra la vida y el carácter de un talento perdido prematuramente, un personaje de excepción que fustigó con humor ácido las falsas seriedades de su época.

 

3. Estudio Q

portada_estudio-q_vicente-lenero_201503252121Con prólogo de Vicente Quirarte.

«Viví preocupado durante mucho tiempo a causa de Estudio Q», contó Vicente Leñero al cumplir ochenta años. A cincuenta de la aparición de esta novela, junto con El garabato, permanece como una de sus obras más audaces por su voluntad exploratoria de las posibilidades de la literatura, entre ellas como parodia o crítica de la realidad y de sí misma. Un personaje de telenovela se rebela, se opone a verse constreñido a las limitaciones del texto que le da existencia y de la producción que lo visibiliza, y Leñero, el futuro dramaturgo y guionista excepcional, sigue sus peripecias en una indagación premonitoria acerca del libre albedrío y la creciente importancia de los medios.

Escrita poco antes del surgimiento del boom de las letras latinoamericanas, más próxima a la nouveau roman europea, Estudio Q anuncia algunas de las temáticas clave del autor —la libertad individual frente al destino dentro de una vertiente teológica, las historias colectivas, las filtraciones entre la ficción y la vida— mientras se erige como una rara avis en el panorama literario mexicano.

portada_estudio-q_vicente-lenero_201503252121.jpg
Vicente Leñero

Escrita poco antes del surgimiento del boom de las letras latinoamericanas, más próxima a la nouveau roman europea, Estudio Q anuncia algunas de las temáticas clave del autor —la libertad individual frente al destino dentro de una vertiente teológica, las historias colectivas, las filtraciones entre la ficción y la vida— mientras se erige como una rara avis en el panorama literario mexicano.

 

4. Los periodistas

portada_los-periodistas_vicente-lenero_201503252110Con prólogo de Carmen Aristegui.

A partes iguales novela, testimonio y crónica, Los periodistas es el relato apasionado de los sucesos que darían origen a una nueva era del periodismo en México: el golpe del gobierno de Luis Echeverría en 1976 al periódico Excélsior, en ese momento el más importante del país.

Vicente Leñero, testigo vital de estos acontecimientos la expulsión de Julio Scherer García, director del diario, y la salida de los principales colaboradores, entre ellos las mejores plumas del siglo XX mexicano—, recurrió a sus dotes de literato para bordar de manera brillante un informe que refleja muchas de las contradicciones y vicios del sistema político mexicano, entre ellos, sus constantes embates contra dos grandes valores universales: la libertad de expresión y la justicia.

Obra indispensable para entender una época álgida de la historia política del país, Los periodistas permanece también como un ejercicio de la novela sin ficción, a la manera de Capote o Mailer, y como una argumentación sobre las libertades ciudadanas frente al Estado contemporáneo.

portada_los-periodistas_vicente-lenero_201503252110.jpg
Vicente Leñero

Obra indispensable para entender una época álgida de la historia política del país

 

5. Los albañiles

portada_los-albaniles_vicente-lenero_201503252114Con prólogo de Elena Poniatowska.

Novela polifónica, verdadera construcción literaria —Vicente Leñero era ingeniero civil de profesión—, Los albañiles, piedra angular de la producción de uno de los grandes autores mexicanos del siglo XX, le valió el Premio Biblioteca Breve en 1963 y con ello el reconocimiento que necesitaba para decidirse a hacer una carrera en las letras.

El asesinato de un viejo velador de una obra en desarrollo desata una pesquisa que revelará mucho más que al culpable, en una narración que captura comportamientos, modos de hablar y rasgos sociales de una época que aún no ha sido del todo superada.

Metáfora monumental llevada al cine y al teatro, Los albañiles es ya un clásico de la literatura nacional; puerta de cierta modernidad en la narrativa, destacan en ella los temas del poder, la desigualdad social y la naturaleza humana ante la alienación de las grandes ciudades, en un México que creía ascender materialmente antes de cuestionar sus propios fundamentos estructurales.

portada_los-albaniles_vicente-lenero_201503252114.jpg
Vicente Leñero

Metáfora monumental llevada al cine y al teatro, Los albañiles es ya un clásico de la literatura nacional

 

6. Redil de ovejas

portada_redil-de-ovejas_vicente-lenero_201506050203Con prólogo de Rafael Pérez Gay.

Esta novela es muchas historias con un solo origen, el catolicismo y el fervor religioso; las autoridades laicas, acusadas de jacobinismo, se ven repudiadas por hombres y mujeres gobernados por el temor al infierno, a Dios y a la vida. Al anticomunismo eclesiástico se opone una vocación sacerdotal en los años sesenta, la opción de un cristianismo en favor de los desheredados. Redil de ovejas sintetiza sin duda la historia reciente de la fe en México, las transformaciones que la Iglesia se ha visto forzada a vivir y los efectos que ello ha tenido sobre los dogmáticos. En su narrativa Vicente Leñero mezcla con maestría lo picaresco y lo testimonial.

portada_redil-de-ovejas_vicente-lenero_201506050203.jpg
Vicente Leñero

Redil de ovejas sintetiza sin duda la historia reciente de la fe en México.

 

Todos los títulos están disponibles en librerías, en formato físico y digital.

‘Los pasos de Jorge de Vicente Leñero’

En 1953, al terminar el tercer año de Teoría y Composición Dramática, Jorge Ibargüengoitia entregó a Rodolfo Usigli, a manera de examen final, una comedia titulada ‘Susana y los jóvenes’.

Dentro de los cánones de un naturalismo al uso de la dramaturgia nacional, que Usigli hacia derivar de ‘La mujer no hace milagros’ como comedia madre, pero que envocaba a Chéjov en los mejores casos, o al teatro español de Casona, de Linares Rivas o de Carlos Llopis en los peores, la comedia de Ibargüengoitia anunciaba ya las características que serían constantes en su literatura posterior, no sólo dramatúrgica sino narrativa también: una dominante ironía, una aparente simpleza de conflicto y una soterrada amargura en sus personajes derivada de sentimientos de frustración que lo mismo podían ser sexuales que económicos o artísticos. A partir de ‘Susana y los jóvenes’, Ibargüengoitia aporta al teatro y a la narrativa mexicana una galería de seres frustrados, casi siempre en lo sexual, que él describe con inaudita sencillez.

Joven veinteañera de clase media, hija de padres muy conservadores, desparpajada, alegre, atractívisima. Susana se ve en dilema de elegir entre dos prospectos de novios: Alfredo, un joven pasante de ingeniería, bueno pero tímido, soso pero decente, y Tacubaya, estudiante también de ingeniería, flojo pero simpático, alegre pero supuestamente irresponsable. Al fin de la obra, cuyo único tema verdadero es el flirteo constante y siempre decentísimo de Susana con sus dos pretendientes, la joven decidirá romper con los dos para quedar libre. Eso la hace sentirse a un mismo tiempo una mujer <<en el día más feliz de mi vida>> y una chica terriblemente desdichada que entre lloros pregunta a su mamá <<¿Por qué son tan idiotas los hombres?>>

[…]

Rastreada psicológicamente, ‘Susana y los jóvenes’ no pueden disimular algunos rasgos de lo que fue, desde la óptica de Ibargüengoitia, su conflictiva relación con Luisa josefina Hernández sobre quien luego habría de escribir cuentos documentales y cuya imagen poblaría casi todas sus comedias siguientes. En ‘Susana y los jóvenes’, la mujer es apenas un viento de primavera, inmaculado, puro, que no obstante provocará la frustración de los dos estudiantes de ingeniería en quienes parece desdoblarse el propio Ibargüengoitia: el Alfredo que dice <<No estoy enojado. Estoy aburrido, que es muy distinto>> (Acto 1), y el Tacubaya que termina confesando: <<Todavía tengo mucho miedo (…) de la vida, de todo lo que está por hacer. Yo no sé hacer nada, Susana. Digo que soy artista soy (…) Es horrible ser inútil.>> (Acto 3)

En detalles autobiográficos más nimios, la comedia está plagada de referencias al mundo de la escuela de ingeniería que aún resonaba en los oídos de Ibargüengoitia.

Extracto de ‘Los pasos de Jorge‘ de Vicente Leñero

PasosJorge

SINOPSIS Recordando y celebrando la vida de Jorge Ibargüengoitia bajo la escritura de Vicente Leñero quien retrata el mundo de Ibargüengoitia, mezclando en las hojas la crónica periodística, la biografía y a las memorias poco conocidas del escritor.

portada_los-pasos-de-jorge_vicente-lenero-otero_201502181813.jpg
Vicente Leñero

Vicente Leñero celebra en esta obra la vida y el carácter de un talento perdido prematuramente, un personaje de excepción que fustigó con humor ácido las falsas seriedades de su época.

Biblioteca Vicente Leñero: Los pasos de Jorge

Celebrando la obra del gran periodista Vicente Leñero, hemos seleccionado en Seix Barral algunas de sus más importantes obras. Como parte de esta colección, Benito Taibo presenta con prólogo lleno de humor y serendipias, el texto “Los pasos de Jorge“.

Quien creyó que todo lo que dije fue en serio, es un cándido, y quien creyó que todo fue en broma, es un imbécil.

Jorge Ibargüengoitia

Vicente Leñero

Se trata de un retrato cálido y esencial de ese enfant terrible de las letras mexicanas que fue Jorge Ibargüengoitia (1928- 1983). Este texto es también un amplio vistazo al mundillo de la literatura y el teatro nacionales de mediados del siglo XX.

Ibargüengoitia, indispensable en nuestro tiempo para abordar el ser nacional, en su momento fue un incomprendido y un rebelde que supo sobreponerse a las adversidades y encontrar su lugar como uno de los escritores más universales que ha dado México, aun cuando su tema fue la idiosincracia de su propio país.

Los pasos de Jorge

Vicente Leñero celebra en esta obra la vida y el carácter de un talento perdido prematuramente, un personaje de excepción que fustigó con humor ácido las falsas seriedades de su época.