Archivo de la etiqueta: liderazgo

Segunda lección para ser influyente: enseña a la gente cómo tratarte

El mundo antiguo entendió muy bien que cada quien le enseña al otro cómo tratarnos. El decoro en el mundo romano servía para dar el estilo correcto a la ocasión. Pero en la actualidad, en la vida moderna, también importa. Si caminas en una habitación con confianza y una autoridad calmada, te tratarán con respeto. Si te escabulles de manera nerviosa, no debería sorprenderte que obtengas una respuesta menos positiva. Depende de ti.

Debes ser como un piloto de avión. Necesitamos saber que estamos seguros en tus manos. Hace 20 años, uno de mis clientes estaba en el aeropuerto de Gatwick, Inglaterra, escuchando a los pilotos comunicándose con la torre de control de tráfico aéreo. Dos décadas después todavía puede recordar la voz calmada, grave y resonante del piloto del vuelo de American Airlines con destino a Chicago. La sensación de seguridad y confianza que la voz transmitía es algo que recuerda hasta el día de hoy. Una voz que decía: “estás seguro en mis manos”.

Lo que hizo al piloto tan memorable fue su habilidad de comunicar, sólo con la voz, el balance entre su credibilidad, su estatus como piloto experto y el cuidado y conexión que tenía con sus pasajeros.

Ese equilibrio es que quiero que explores. ¿Qué les transmite tu estilo a los demás? ¿Eres un piloto de avión en la vida, creíble y con autoridad? O ¿eres la aeromoza, amigable y servicial?

En particular, lo que debes entender es que puedes cambiar entre la habilidad de status (piloto de avión) y de conexión (sobrecargo amigable). Éstas son herramientas directas que todos podemos alcanzar. Son prácticas y te ayudarán a mejorar de inmediato tu gravitas y tu poder de forma amigable.

La gravitas no es una constante. Es líquida, fluida y menguante. El sociólogo Max Weber dijo sobre el carisma, la audiencia te otorga tu gravitas momento a momento. Cuando entiendes la dinámica del decoro puedes cambiar y dirigir de forma sutil la atención de tu público.

Si quieres lograr el equilibrio adecuado entre credibilidad y aproximación puedes aprender mucho de los buenos presentadores de noticias. Ellos deben hacer el balance perfecto entre “tómame en serio” y “soy un ser humano compasivo y amigable”. Todas las noches. Tienen un término para eso: pasión creíble. La pasión creíble (o compasión creíble si prefieres) es la ecuación gravitas en acción, es decir, tu conocimiento y tu pasión combinadas.

Si quieres aprender a desarrollar tu pasión creíble y obtener una mayor influencia sobre los demás, entonces no dejes de leer El método gravitas: los siete pasos para comunicarte con confianza, influencia y autoridad, de Caroline Goyder.

El método gravitas portada

El método gravitas: los siete pasos para comunicarte con confianza, influencia y autoridad, de Caroline Goyder, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Ariel.

portada_el-metodo-gravitas_caroline-goyder_201501220157.jpg
Caroline Goyder

Los siete pasos para comunicarte con confianza, influencia y autoridad

Primera lección para ser influyente: conócete a ti mismo

Hay una inscripción en el Oráculo de Delfos que se conoce en español como “Conócete a ti mismo”. Es el mejor lugar para empezar cuando se trata de gravitas. Conocerse a sí mismo significa desarrollar la conciencia para los pensamientos y sentimientos cuando pasan. Te da fuerza interior y aumenta tu confianza, decisión y gracia bajo presión.

Tal vez pienses que conocerse a sí mismo será fácil. Después de todo, como dice el refrán, “a donde quiera que vayas, ahí estás”. Este principio es sencillo de entender, pero difícil de practicar. En especial en un mundo que de manera constante nos convence de que la próxima gran cosa es la respuesta a nuestros sueños y susurra de forma insidiosa a nuestro oído que lo que tenemos no es suficiente. Ten cuidado con esta voz. Es profundamente antigravitas. A menudo lo que nos detiene de ser conscientes de nosotros mismos es la ansiedad y la preocupación sobre si estamos a la altura, si encajamos.  En vez de volver a lo que somos, nos obsesionamos con lo que no somos.  Todo el tiempo estamos cazando un ideal, lo que nos hace súper inestables, siempre buscando la siguiente gran cosa afuera en vez de adentro. La solución es simple. Detente. Presta atención a tus posibilidades interiores. Date cuenta de lo valioso que ya eres. Planta raíces en ti mismo. Eso te dará estabilidad, clave para la gravitas.

En física, el equilibrio se define como “estado en el que un cuerpo tiende a volver a su posición original después de ser perturbado”. Este lastre emocional interior es fundamental para gravitas. La palabra sánscrita “gurú” significa “pesado”, es decir, implica que ese alguien no puede ser derribado con gran facilidad. Esa estabilidad emocional, psicológica y física es esencial para tu gravitas.

Aprendí más acerca de este principio de un instructor llamado Yoda (su nombre se debe a que emanaba sabiduría) que transforma a la gente con la que trabaja. Logra que las personas con voces o rostros erráticos y reacciones instintivas por tratar de enfrentar cargas de trabajo insostenibles y exigencias estresantes, asuman una presencia más centrada y fundada. Parecen más sabios, más hábiles. Y obtienen resultados, a lo grande.

Obviamente, le pregunté a Yoda cuál era su secreto. Me aclaró que enseñaba a sus clientes a ser conscientes y capaces de guiarse a sí mismos, antes de poder dirigir con eficacia a los demás. Piensa en el implacable tono de calma de un líder que enfrenta un gran desafío o en el piloto que habla a los pasajeros con serenidad y tranquilidad cuando los golpea una turbulencia. Todo piloto sabe que debes ponerte el chaleco salvavidas antes de ayudar a otros. Los romanos entendían muy bien que la habilidad para manejarte a ti mismo es el reflejo de tu liderazgo en un ámbito más amplio. Si se puede confiar en que te mantendrás firme bajo presión, se puede intuir que tal vez eres capaz de dirigir a otros.

Yoda me contó la historia de un joven líder a nivel de Director de Proyecto (DP). Era concentrado y ambicioso, y empezó a hacer el ejercicio de atención que Yoda le había sugerido. Todas las mañanas pasaba 10 minutos en calma y centrado. 

Dio resultado. Un día se enfrentó en vivo con el presidente de la compañía en una reunión de la Junta Directiva. Yoda observó cómo en tres ocasiones el presidente atacó las ideas del joven DP. Todas las veces el DP se mantuvo firme, con calma y confianza, llevando la discusión a su punto de vista. El presidente, desarmado por la calma, el enfoque y las respuestas del DP, empezó a escuchar. Estuvo de acuerdo con sus recomendaciones.

Horas después, ese mismo día, el DP recibió una llamada del CEO de la compañía quien había visto lo que pasó, el intercambio de puntos de vista en la reunión, y le dijo: “Hay 10 vacantes nuevas en la reestructuración de la dirección, ¿cuál quieres?”.

Si quieres aprender más sobre cómo comunicarte con confianza, influencia y autoridad, entonces lee El método gravitas, de Caroline Goyder.

El método gravitas portada

El método gravitas, de Caroline Goyder, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Ariel.

portada_el-metodo-gravitas_caroline-goyder_201501220157.jpg
Caroline Goyder

Los siete pasos para comunicarte con confianza, influencia y autoridad