«Lo que no te mata te hace más fuerte», reseña del NY Times

Los fanáticos de la extraña pareja, creada por Stieg Larsson, que conforman el periodista Mikael Blomkvist y la genio hacker Lisbeth Salander; no se sentirán decepcionados por la nueva entrega escrita por David Lagercrantz, luego de que Larsson falleciera en 2004 por un ataque al corazón. A pesar de algunos grumos a lo largo de la novela, Salander y Blomkvist han sobrevivido a la transición entre autores y son tan convincentes como siempre.

«Lo que no te mata te hace más fuerte» coloca a la pareja en el caso enigmático de Frans Balder, científico y experto prominente en inteligencia artificial, quien se ve envuelto en una intriga internacional que involucra a la Policía de Seguridad Sueca (SAPO por sus siglas en sueco), a la mafia rusa, a algunos espías industriales de Silicon Valley y a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos.

Los esfuerzos del Sr. Lagercrantz para conectar hechos desagradables en Suecia a las maquinaciones dentro de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos son tensos y difusos, un vago intento por capitalizar lo que Edward J. Snowden reveló sobre la agencia y el debate sobre sus métodos de vigilancia. Pero, los lectores de «Los hombres que no amaban a las mujeres», no eran cautivados por su trama política o por la política anti-autoritarista de Larsson. Ellos fueron marcados por esa novela  y sus dos secuelas – «La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina» y «La reina en el palacio de las corrientes de aire»- gracias al poderoso encanto de Salander y Blomkvist, y por su química única y extraña. También por que Larsson era tan hábil creando una malhumorada y oscura Suecia que convirtió el estereotipo de una limpia y brillante Escandinavia (donde la gente maneja Volvos y compra muebles en Ikea), en una tierra de inviernos largos y atormentados por los fantasmas de Strindberg y Bergman.

portada_lo-que-no-te-mata-te-hace-mas-fuerte_david-lagercrantz_201508061857

En «Lo que no te mata te hace más fuerte», Lagercrantz demuestra un sentimiento instintivo por el mundo que Larsson creó y por sus dos detectives poco convencionales: Blomkvist, el dedicado reportero (y por su edad poco probable de ser un imán para las chicas); y Salander, la chica feroz y dañada que se ve como una versión enojada y punk de Audrey Hepburn (si es que pueden imaginar a Holly Golightly con tatuajes y perforaciones, en lugar de una tiara), quien pelea con las habilidades de videojuego de Lara Croft.

Lagercrantz captura el cansancio, incluso la vulnerabilidad que se esconde bajo la resistencia de estos dos personajes y entiende que cada uno está motivado por un deseo. En el caso de Blomkvist, el idealismo y deseo de justicia; y en Salander el deseo de vengar años de abuso infantil por parte de Zala, su padre, un ex agente soviético que desertó y se convirtió en la cabeza de una gran empresa criminal.

Al igual que en las novelas anteriores, en ésta se incluyen pistas sobre el pasado de Salander. Lo que arroja nueva luz sobre cómo esta víctima se transformó en una feroz y despiadada sobreviviente, que se re inventa a si misma como una vengadora/ superhéroe. Incluso su ausente hermana gemela, Camilla, emerge en algunas escenas melodramáticas como su archienemiga; una mata hombres que se asemeja más a una villana caricaturesca de Bond, que a un ser humano real.

Un personaje mucho más persuasivo y convincente en esta novela, es el hijo autista de Balder, August. Un  sabio extraordinariamente dotado como artista y matemático, pero seriamente traumatizado por el abuso del violento amante de su madre. Casi incapaz de hablar. August, quien presencia el asesinato de su padre y quien es pieza clave en la búsqueda de su asesino, recordará a algunos lectores al narrador autista de la novela de 2003 de Mark Haddon, «The Curious Incident of the Dog in the Night-Time». Lagercrantz hace al muchacho un personaje conmovedor. Su dolor y excepcionales dones lo hacen un joven alter ego de Salander, quien usa sus habilidades y su propia genialidad para protegerlo de los enemigos de su padre.

«Lo que no te mata te hace más fuerte» es menos sangrienta, se siente menos como una película de terror que sus antecesoras. Lagercrantz ha logrado sintonizar el estilo narrativo de Larsson, mezclando los clichés del género con frescos detalles de reportaje y vueltas de tuerca que recuerda de las secuencias de las novelas originales con descripciones enérgicamente investigadas del lado oscuro de Internet.

Y mientras que el Sr. Lagercrantz nunca menciona la participación de la NSA en el caso que Salander y Blomkvist están investigando, remotamente convincente y escribe con tanta seguridad estos pasajes más dudosos.

En lugar de detenerse a analizar la inverosimilitud de algunas de las conspiraciones de «Lo que no te mata te hace más fuerte», el lector cambia rápidamente las páginas para ver cómo Salander y Blomkvist se encargarán de unir las piezas del rompecabezas del caso Balder. Nos preguntamos cómo las decisiones que toman en el momento – en la carrera o bajo fuego – arrojan nueva luz sobre lo que son en este momento de sus vidas. Y si sus misiones individuales – sus intentos de desenredar la historia de Balder; y sus esfuerzos para localizar a las empresas criminales de su odiado padre- se ponen en un curso de colisión para hacerlos socios,  o involucrarlos románticamente de otra manera, una vez más.

Lo que no te mata te hace más fuerte, cuarto libro de la Serie Millennium está disponible en librerías a partir de HOY (27 de agosto de 2015).

Texto original publicado en The New York Times en línea, para leerlo da click aquí.

portada_lo-que-no-te-mata-te-hace-mas-fuerte_david-lagercrantz_201508061857.jpg
David Lagercrantz

Salander y Blomkvist han sobrevivido intactos la transición y son tan arriesgados e inspiradores como siempre. –NYTimes

Un pensamiento sobre “«Lo que no te mata te hace más fuerte», reseña del NY Times”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *