Tip del día: El Maracanazo

3-01

“Uruguay necesitaba ganar o ganar para consagrarse campeón y los antecedentes no parecían los mejores. La escuadra local llevaba un vertiginoso ritmo goleador…acababa de destrozar 6 a 1 a España y 7 a 1 a Suecia, los otros finalistas…Luego de un primer tiempo sin goles, el local abrió el marcador a dos minutos mediante Albino Friaça Cardoso. Los celestes no se amilanaron y, con buen juego y más amor propio, dieron vuelta el tanteador con Juan Schiaffino, a los 66, y Alcides Ghiggia, a los 79.”

Luciano Wernicke

Digamos que el mundial de Brasil 1950 estaba destinado a que lo ganara precisamente Brasil. Desde meses antes, todos los resultados favorecían al local y hombre por hombre la escuadra era mucho mejor.

Después del segundo gol toda la fiesta carioca enmudeció y los espectadores así como los medios buscaron a un culpable. Al fin todos concluyeron que Moacir Barbosa, el portero brasileño, fue el culpable de la tragedia deportiva. De ídolo con gran trayectoria, pasó a villano olvidado en una pocilga donde murió en 2008.

Encuentra el libro en:

Google Books

Amazon

Gandhi

Sótano

Sanborns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *