Archivo de la etiqueta: oso

Te invitamos a la premiere de ‘Paddington’ en México

La maravillosa historia del oso que fue encontrado en una estación de ferrocarril, Paddington, llega a las pantallas grandes de México.

El libro Un oso llamado Paddington de Michael Bond, se transforma en una película protagonizada por Nicole Kidman, Peter Capaldi, Hugh Bonneville y Jim Broadbent. Grupo Planeta y Diamond Films te invitan a la premiere en México de esta película, la cual se realizará el próximo sábado 22 de noviembre a las 10hrs en Plaza Universidad.

Tenemos 10 pases dobles, si quieres uno comenta en la publicación de Facebook por qué te gusta el Oso Paddington. Recuerda incluir tu correo electrónico y tu nombre completo.

unnamed-3

Visita Planeta de Libros México y encuentra la ficha de éste y muchos títulos más. Notas que podrían interesarte:

Toño Esquinca será la voz del oso Paddington en México

‘Un oso llamado Paddington’, la maravillosa historia que ha cautivado a jóvenes de todo el mundo- Extracto

‘Un oso llamado Paddington’, la maravillosa historia que ha cautivado a jóvenes de todo el mundo

Los señores Brown se encontraron con Paddington en el andén de una estación de ferrocarril. Por eso le pusieron ese nombre tan raro para un oso, ya que Paddington es el nombre de la estación.

Los Brown habían ido allí para recibir a su hija Judy, que volvía de la escuela para pasar sus vacaciones. Era un caluroso día de verano, y la estación estaba llena de gente que iba a la playa. Los trenes silbaban, los taxis hacían sonar sus bocinas, los maleteros corrían de acá para allá gritándose unos a otros, y en conjunto había tanto ruido que el señor Brown, que fue quien los vio primero, tuvo que decírselo a su esposa varias veces antes de que ella lo entendiera.

-¿Un oso? ¿En la estación de Paddington? -La señora Brown miró a su esposo, asombrada-. No digas tonterías, Henry. No puede ser.

El señor Brown se ajustó las gafas.

-Pues hay uno -insistió-. Lo veo claramente. Detrás de todas aquellas sacas de correo. Y lleva puesto un sombrero muy gracioso. 

Sin esperar respuesta, tomó a su esposa del brazo y la arrastró a través de la muchedumbre. Rodearon una carretilla cargada de chocolate y tazas de té, pasaron de largo ante un puesto de libros y cruzaron a través de una abertura entre un montón de maletas hacia la oficina de objetos perdidos.

-¡Ahí lo tienes! -exclamó con tono triunfal, señalando hacia un rincón oscuro-. Ya te lo dije.

La señora Brown siguió la dirección de su brazo y distinguió confusamente un objeto pequeño y peludo entre las sombras. Parecía estar sentado sobre una maleta, y colgada del cuello tenía una etiqueta con algo escrito en ella. La maleta era vieja y estaba estropeada, y, en un lado, con letras grandes, tenía escritas las palabras INDIGENTE DE VIAJE.

Extracto de Un oso llamado Paddington, de Michael Bond.

Un oso llamado Paddington portada

Un oso llamado Paddington, de Michael Bond, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Noguer/Destino.

6 escritores famosos que tenían mascotas muy extrañas

Hay de escritores a escritores, y de excéntricos a excéntricos. De lo que hablaremos hoy, sin embargo, es de grandes escritores que también fueron grandes excéntricos.

¿O no le llamarían excentricidad a tener a una mosca como mascota?

Si te gustaría saber cuáles han sido las mascotas más raras que han tenido algunos escritores famosos, te invitamos a que leas la siguiente lista.

1. La mascota de Virgilio era una mosca

mosca

Virgilio es la mente maestra detrás de una de las obras literarias más importantes de todos los tiempos: la Eneida. Y aunque no es secreto, no todos saben que su mascota era una mosca. Sí, leyeron bien: una mosca. Su amor por esta criatura fue tal que, cuando murió, se gastó el equivalente a un millón de dólares en su funeral. Le construyó un mausoleo, hizo que un grupo de músicos tocara en su velorio y numerosos escritores leyeron poemas en su honor. ¿Les parece una locura? A los contemporáneos de Virgilio, también.

2. Lord Byron tenía un oso

oso

Cuando Lord Byron vivía en el Trinity College y estudiaba en Cambridge, las reglas de las casas de estudiantes prohibían tener perros como mascotas. Así que, luego de estudiar detenidamente el reglamento, Byron determinó que no podrían prohibirle que tuviera un oso en su cuarto. Así lo hizo y, efectivamente, nadie pudo prohibírselo.

3. Gérard de Nerval tenía una langosta como mascota

gerard nerval langosta

Este poeta francés de corte romántico no tuvo una vida ordinaria: fue protagonista de enfermizas pasiones, se volvió loco y, finalmente, se suicidó colgándose de una farola en París. Visto de esta manera, no resulta extraño que su mascota fuera una langosta, misma que con frecuencia salía a dar paseos por las calles. Sobre estos seres, Nerval decía: “Son criaturas serias y pacíficas que conocen los secretos del mar”.

4. Charles Baudelaire tenía una tarántula

tarantula

Aunque no es lo más común, la tarántula que Charles Baudelaire tenía dentro de un frasco parece ser la menos exótica de las mascotas de esta lista, ¿no creen?

5. La mascota de Charles Dickens era un cuervo

cuervo dickens

El cuervo parlanchín que aparece en la novela Barnaby Rudge, de Charles Dickens, está inspirado en la mascota que este escritor tenía en la vida real. El animal se llamaba Grip the Knowing, y además de aparecer en la citada novela, fue la inspiración de Edgar Allan Poe para escribir su célebre poema El Cuervo. Lo más interesante es que el cuervo de Dickens todavía existe, porque fue disecado y guardado en una universidad de Estados Unidos.

cuervo vitrina

6. Dorothy Parker tenía cocodrilos

cocodrilo

Dorothy Parker fue una escritora norteamericana reconocida por su negro humor. Además de cuentista y poeta, fue guionista de importantes películas como Ha nacido una estrella (George Cukor, 1954) y Sabotaje (Alfred Hitchcock, 1942). Tan negro era su humor que, durante un tiempo, tuvo cocodrilos como mascotas. El colmo de esta situación ocurrió cuando su ama de llaves renunció, argumentando que no podía estar en el mismo lugar que semejantes criaturas. “Debí decírselo antes, pero nunca pensé que tendría que hacerlo”, decía Parker al respecto.

¿Conoces más casos de escritores con mascotas excéntricas?