Archivo de la etiqueta: Octavio Paz. Las palabras del árbol

4 libros de Elena Poniatowska que no deben faltar en tu biblioteca

Elena Poniatowska es una de las grandes escritoras de la literatura en nuestro idioma. Sus libros son imprescindibles para conocer mejor a nuestro país, nuestra historia y a nosotros mismos. Su carrera se inició en el ejercicio del periodismo. Por esta labor se le entregó en 1978 el Premio Nacional de Periodismo en México. Ha sido nombrada Doctor Honoris Causa por ocho universidades y galardonada con el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 2002. Su obra ha sido traducida a más de una decena de idiomas y su trayectoria como periodista y escritora ha sido reconocida con múltiples premios nacionales e internacionales. En 2013, se le concedió a la autora el Premio Cervantes.

Les presentamos estos 4 libros que no puedes dejar de leer de Elena Poniatowska.

 

1. Octavio Paz. Las palabras del árbol

portada_octavio-paz-las-palabras-del-arbol_elena-poniatowska_201501272024En Las palabras del árbol, Elena Poniatowska elabora un retrato íntimo de Octavio Paz basándose en conversaciones, recuerdos, cartas y trozos de poemas. Rescatando no solo la voz del poeta sino haciéndose parte de ella, narrando en segunda persona los momentos que compartieron, construyendo un testimonio de una de las figuras más polémicas de las letras mexicanas. “Mil novecientos cincuenta y tres. ¿Te acuerdas, Octavio? Carlos Fuentes dio una cena para ti en su casa de Tiber, en ausencia de sus papás (siempre hacía las cosas en ausencia de sus papás) […] Yo estaba impresionadísima porque acababa de leer “Cuerpo a la vista”. Nada igual había estado jamás frente a mis ojos.” Valiéndose de su experiencia periodística y su innegable habilidad para la entrevista, Poniatowska –desinhibida y preguntona- da cuenta del paso del Nobel mexicano por los conflictos de su tiempo, recorriendo sin solemnidad su trayectoria poética, filosófica y política.

portada_octavio-paz-las-palabras-del-arbol_elena-poniatowska_201501272024.jpg

Valiéndose de su experiencia periodística y su innegable habilidad para la entrevista, Poniatowska –desinhibida y preguntona- da cuenta del paso del Nobel mexicano por los conflictos de su tiempo, recorriendo sin solemnidad su trayectoria poética, filosófica y política.

 

2. Paseo de la Reforma

portada_paseo-de-la-reforma_elena-poniatowska_201501272023Ashby Egbert pertenece a la alta burguesía mexicana, en ella ha sido formado y nunca se le ha ocurrido preguntarse si eso es bueno o malo, hasta que un accidente en ausencia de sus padres lo obliga a permanecer en un hospital público, donde descubre el otro México, el de los parias, el de los obreros, y algo empieza a cambiar en su interior. Seguirá cumpliendo, aparentemente, las reglas de su clase, incluso se casará adecuadamente, pero su sensibilidad ha cambiado y al penetrar en la esfera de la literatura y la intelectualidad, conocerá una faceta más del mundo y a Amaya Chacel, indómita e insólita, contradictoria y deslumbrante, cruel y amorosa. Inspirada en Elena Garro, Paseo de la Reforma revela mejor que ninguna otra obra el carácter y la verdadera personalidad de la primera mujer de Octavio Paz al rememorar su historia romántica con el aristócrata Archibaldo Burns, quien perdió todo por amor. No es la primera vez que Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional: la increíble historia de Amaya Chacel se convierte en sus manos en una apasionante aventura.

portada_paseo-de-la-reforma_elena-poniatowska_201501272023.jpg

No es la primera vez que Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional: la increíble historia de Amaya Chacel se convierte en sus manos en una apasionante aventura.

 

3. El universo o nada

portada_el-universo-o-nada__201505071314Desde que su madre le mostrara las estrellas, el destino de Guillermo Haro (1913-1988) quedó ligado a ellas. Estudiante arrepentido de Leyes y graduado en Filosofía, encontró en el cielo su mejor enigma. Revolucionario y el miembro más joven de El Colegio Nacional (1953), impulsor de vocaciones científicas, su inteligencia lo llevó a crear los observatorios astronómicos del siglo xx en México y a descubrimientos que lo situaron a la altura de los grandes astrofísicos que cambiaron nuestra idea del Universo. Para este hombre de izquierda nada más importante que encaminar a los jóvenes a la ciencia. Enfrentó todos los conflictos con su desafío «Lo que sea que suene» y dedicó su vida a mejorar su país, al que amaba tanto como a la astronomía. Personaje de novela en una obra anterior y abordado en innumerables artículos y entrevistas, El universo o nada cuenta la vida y la obra del padre de la astrofísica en México, cada una de sus páginas se sustenta en una amplia bibliografía especializada, en su archivo personal y en las entrevistas concedidas por los astrónomos que lo siguieron.

portada_el-universo-o-nada__201505071314.jpg

Elena Poniatowska, ganadora del Premio Biblioteca Breve 2011 con Leonora, ha escrito una biografía entrañable: la del científico que consagró su vida a desentrañar los misterios del cielo y que compartió con ella y con sus hijos sus horas terrenales.

 

4. Leonora

leonora_9786070706325Una de esas novelas que uno, simplemente, no puede perderse.

Esta novela cuenta la historia de una mujer indomable, un espíritu rebelde. Destinada a crecer como la rica heredera de un magnate de la industria textil, desde pequeña supo que era diferente, que su capacidad de ver lo que otros no veían, de conectar con los animales, la convertía en especial. Desafió las convenciones sociales, a sus padres y maestros, y rompió cualquier atadura religiosa o ideológica para conquistar su derecho a ser una mujer libre, personal y artísticamente. Leonora Carrington es hoy una leyenda, la más importante pintora surrealista, y su fascinante vida, el material del que se nutren nuestros sueños.

Fantasiosa y excéntrica en su infancia, desafiante en su adolescencia, Leonora vivió la más turbulenta historia de amor con el pintor Max Ernst. Con él se sumergió en el torbellino del surrealismo, y se codeó en París con Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Joan Miró, André Breton o Pablo Picasso; por Max enloqueció cuando fue enviado a un campo de concentración. A Leonora se la confinó en un manicomio de Santander, del que escapó para conquistar Nueva York de la mano de Peggy Guggenheim. Se instaló en México casándose con el poeta y periodista Renato Leduc; aquí culmina una de las obras artísticas y literarias más singulares y geniales.

Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional.

leonora_9786070706325.jpg

Una mujer indomable, un espíritu rebelde… una leyenda. Una de esas novelas que uno, simplemente, no puede perderse.

‘Octavio Paz; las palabras del árbol de Elena Poniatowska’

En el principio fueron los árboles. Desde niño los nombraste y ellos te volvieron azul y verde la mirada. Una rama de árbol entró en tu cuarto por una grieta en el muro y la tomaste y la metiste en tu boca para que creciera en ti, te madurara adentro, echara raíces, te ocupara entero. Claro, hay otras constantes en tu poesía; el sol, el cuerpo de la mujer, la mujer que duerme, la mujer-tierra, la mujer-ciudad, el agua quemada, la luz, la piedra, el instante, el amarillo, la soledad, el grito; pero ninguna me llega tanto como el árbol porque alguna vez escribiste de tu puño y letra en la primera página de mi ejemplar de ¿Águila o sol? Un poema inédito:

El fresno somnoliento

En el alba de agua

Te mira, todavía oscuro.

Me tendiste esa hoja verde y la puse en mi mejilla como una manita del árbol. Desde entonces, antes de leer un libro tuyo, lo lleno de hojas de árboles para hermanarlas con las que están adentro y busco que se entienda los castaños de savia con los escritos, la nervaduras del fresno con las del poema, los pinos y los sauces, la delgadez del eucalipto que como una espada parte en dos la escritura. Y en cualquier página en que abra yo el libro, en la 26 o en la 63, siempre viene un árbol a mi encuentro convirteidno tus poemas en “calzadas submarinas de luz verde”

Siempre fuiste un hombre que camina y un hombre otra vez al pie de un árbol. En la India brotaron para ti tamarindos y laureles, araucarias, papayos, mangos, chirimoyos y también el pipal, árbol santo de los budistas que aparece en las esculturas, pinturas, poemas y relatos religiosos; el árbol de la iluminación: “A su sombra –dijiste- Gautama percibió la verdad y se convirtió en el Buda, el Iluminado”. Vuelas y te acompañan los árboles, ellos son los que te sostienen en el aire y nos lo dices en “Concorde”:

Arriba el agua

Abajo el bosque

El viento por los caminos

Quietud del pozo

El cubo es negro El agua firme

El agua baja hasta los árboles

El cielo sube hasta los labios.

Extracto de “Octavio Paz. Las palabras del árbol” de Elena Poniatowska.

ARBOL

SINOPSIS

Elena Poniatowska crea un retrato íntimo sobre Octavio Paz, basándose en conversaciones, recuerdos, cartas, trozos de poemas; narra la vida del poeta convirtiéndose en una segunda voz sobre el tiempo que estuvieron juntos. Pasando por la trayectoria del ganador del Nobel, sobre su visión poética, filosófica y política.