Archivo de la etiqueta: Me hago bolas con el amor

‘Me hago bolas con el amor’, un libro para los que buscan libertad sentimental

Iba yo ensimismada caminando por una estrecha calle cuando, de repente, veo aproximarse a una pareja que avanza hacia mí con paso decidido. Parecen contentos, se ríen y se hacen cariños. Yo levanto la cabeza y los reto a que intenten pasar, pero la parejita no tiene intención de apartarse o de soltarse las manos para que quepamos todo. Ellos esperan claramente que les ceda el paso; pero mi madre, desde muy pequeña, me enseñó a cederles el paso sobre todo a las personas mayores, mas de las “parejas felices” nunca mencionó nada (nótense las comillas escépticas). Los miro sin pestañear; cada vez están más cerca, caminan rápido, yo acelero también el paso, estamos ya a la misma altura de la calle y cuando ya casi vamos a chocar, ella le suelta a él la mano y en posición de fila india pasan a mi lado a regañadientes. La calles es MÍA. ¿Qué he ganado con este reto estúpido? Pues oye, yo me entretengo, y por otro lado pretendo acabar con la tiranía de las parejas que creen que por ser más en número merecen más espacio. A ver si por estar sola tengo que arrinconarme para que ustedes disfruten de su amor. No. Solidaridad la justa, sin pasarse de la raya.

Algunas veces estoy tomando un café junto a un ventanal, ocupando una mesa grande yo sola, y entran dos que se creen muy enamorados, pero que acabarán rompiendo como todo el mundo, y me miran como diciendo: “Quítate, vete a una mesa pequeña y deja pasar a quienes estemos en pareja”. Pues mira, ahora que lo pienso, igual y me paso aquí toda la tarde…

Y en otras ocasiones voy sentada en el metro y a mi derecha se sienta una chica y a mi izquierda un chico; intuyo que son pareja y podría moverme, pero no lo hago por su bien; todos sabemos que la distancia en el amor es muy sana, Mírame a mí, que estoy a años luz de mi alma gemela y lo feliz que soy.

Los solteros debemos protegernos de la aparente felicidad de las parejas, porque todo el mundo sabe que se trata de un complot para que nos sintamos desgraciados por no seguir el rumbo del sistema.

Extracto de Me hago bolas con el amor, de Bárbara Alpuente.

Me hago bolas con el amor portada

Me hago bolas con el amor, de Bárbara Alpuente, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Planeta.

SINOPSIS: A las mujeres nos han enseñado (y por supuesto que también a los hombres) que una de las misiones en la vida es encontrar una pareja de la cual enamorarse, para después casarse, tener hijos, envejecer y morir, feliz o infeliz, pero eso sí, con la encomienda cumplida. Lo que nunca nos enseñan es cómo encontrarnos con nosotras, cómo perseguir nuestros objetivos ni cómo explorar nuevos caminos, sobre todo cuando las cosas no han resultado como planeábamos. Me hago bolas con el amor no es un discurso a la soledad, sino a la libertad, sea lo que esto signifique, porque quizá es momento de comenzar a pensar que, para ser una mujer completa, sólo necesitamos dejar de sentir que somos una mujer a medias.

6 libros con portadas románticas que no te puedes perder

Aunque existe un dicho que dice: nunca juzgues a un libro por su portada, hoy vamos a hacerlo.

Y es que, aunque sea imposible resumir la esencia de un libro en un espacio tan reducido y sin palabras, algo tienen las portadas (como los géneros cinematográficos) que en muchas ocasiones nos sirven de guía para saber si tal o cual libro es del tipo que nos gusta.

Por eso, hoy te compartimos 6 libros con portadas románticas que no te puedes perder.

1. Tú, simplemente tú; de Federico Moccia.

Tu simplemente tu portada

SINOPSIS: Ese instante de felicidad continúa… ¿Encontrará Nicco a María? ¡Por fin, una novela de Moccia ambientada en España! María desaparece al final de Ese instante de felicidad, dejando a Nicco con el corazón roto. Se ha dejado la piedra en forma de corazón que él le regaló… Triste, solo y abatido, Nicco decide que no es momento de perder la esperanza y que tiene que ir en busca de sus sueños, así que convence a Gio para que le acompañe a España, en busca de María. Juntos, recorrerán el país en busca de aquella que le ha cambiado para siempre. ¿Podrá Nicco encontrar a la chica de sus sueños? ¿En qué ciudad estará? No te pierdas el desenlace de la historia de Nicco y María y descubre qué ciudad española sellará el amor de nuestros protagonistas.

2. Melocotón loco, de Megan Maxwell.

melocoton loco portada

SINOPSIS: Ana y Nekane regentan un estudio de fotografía en el casco antiguo de Madrid. Un día se declara un incendio en su edificio y, aunque están acostumbradas a trabajar con modelos de lo más glamurosos, no pueden dejar de sorprenderse ante aquellos valerosos «machomanes» vestidos de azul que no se preocupan porque su pelo se encrespe ni sus manos se ensucien. Cuando el objetivo de la cámara de Ana se centra en Rodrigo, su corazón le indica que ya nada volverá a ser igual. Él se da cuenta de la forma embobada en que lo está mirando y, a pesar de que no le gusta, inician una extraña amistad. Todo se complica cuando Ana descubre que está embarazada y Nekane la anima a que cumpla su fantasía sexual con el bombero antes de que la barriga, las estrías y los vómitos matinales se manifiesten y lo espanten. Pero una mentira de Ana a sus padres ocasionará un sinfín de enredos y situaciones alucinantes que a Rodrigo lo dejarán sin habla.

3. No hay verano sin ti, de Jenny Han.

No hay verano sin ti portada

SINOPSIS: Año tras año, Belly espera con impaciencia la llegada de las vacaciones para reencontrarse con Conrad y Jeremiah en la casa de la playa. Pero este verano no podrá ir. No después de que la madre de los chicos volviera a enfermar y de que Conrad cambiara. Todo lo que el verano significaba se ha esfumado y Belly está deseando que acabe. Hasta que recibe una llamada inesperada que la convence de que aún podría volver a ser como antes. Y eso solo puede ocurrir en un lugar…

4. Me hago bolas con el amor, de Bárbara Alpuente.

Me hago bolas con el amor portada

SINOPSIS: A las mujeres nos han enseñado (y por supuesto que también a los hombres) que una de las misiones en la vida es encontrar una pareja de la cual enamorarse, para después casarse, tener hijos, envejecer y morir, feliz o infeliz, pero eso sí, con la encomienda cumplida. Lo que nunca nos enseñan es cómo encontrarnos con nosotras, cómo perseguir nuestros objetivos ni cómo explorar nuevos caminos, sobre todo cuando las cosas no han resultado como planeábamos. Me hago bolas con el amor no es un discurso a la soledad, sino a la libertad, sea lo que esto signifique, porque quizá es momento de comenzar a pensar que, para ser una mujer completa, sólo necesitamos dejar de sentir que somos una mujer a medias.

5. Nadie como tú, de J. A. Redmerski.

nadie como tu portada

SINOPSIS: Camryn tiene veinte años. Ahora que ha acabado sus estudios, está a punto de entrar en una nueva etapa. Le espera un trabajo, la ciudad y compartir piso con su mejor amiga Natalie. A veces duda de que esto sea lo que realmente quiere hacer, a ella le gustaría vivir una aventura, embarcarse en algo diferente, sobre todo tras la trágica muerte de Ian, su gran amor. Pero todo cambia justo antes de su primer lunes de mujer adulta. La vida se le pone del revés. Natalie ya no es su amiga, ya no tiene donde vivir, tendrá que volver a ser dependiente de su madre… Todo esto no es lo que había imaginado, así que toma una drástica decisión: irse. A la mañana siguiente toma un bus y allí conocerá a un misterioso chico, Andrew, con el que poco a poco irá congeniando. ¿Será él su media naranja?

6. ¡Buenos días, princesa!, de Blue Jeans.

buenos dias princesa blue jeans portada

SINOPSIS: Hace dos años se conocieron cuando más se necesitaban y formaron El Club de los Incomprendidos. Sin embargo, algo ha cambiado y ahora ya no saben si pueden contar los unos con los otros. Valeria no sabe si al dejarse llevar por lo que siente puede traicionar a su mejor amiga, Bruno escribe cartas de amor que no dan resultado, María es el patito feo que busca su sitio, Elísabet no está acostumbrada a que le digan que no, Raúl no quiere equivocarse esta vez, y a Ester le gustaría gritar su amor a los cuatro vientos. Amores desbordantes, dudas existenciales, secretos inconfesables y mucha, mucha diversión.

¿Qué te parecieron? ¿Recuerdas otros libros con portadas tan románticas como éstas?