Archivo de la etiqueta: libro

Cartografía de una infidelidad. El resplandor varonil de un amor, después de los 40 años

La Uruguaya, publicada en el sello Emecé  es una novela que replantea las nuevas formas de relacionarse entre ambos sexos. Su autor el argentino Pedro Mairal quien recibió el Premio Clarín,  refleja a través de su personaje, Lucas, un hombre de 44 años, escritor, casado y padre de un hijo, la monotonía en la que se ha convertido su matrimonio, donde ya no eran dos sino uno solo, convertidos en un monstruo bicéfalo. La falta de dinero, los reclamos, pleitos y la escasa intimidad con su mujer hicieron que cada vez más, Lucas, derrotado, ansiara un rincón privado sin saber lo que iba a encontrar.

El protagonista recuerda su historia cuando cruza el Río de la Plata para llegar a Uruguay y cobrar allí unos anticipos de sus obras; es así que conoce a Magalí Guerra Zavala de 28 años en un festival. La descripción de calles, restaurantes y bares así como la música que está presente a lo largo del libro, permiten que el lector viva de cerca esa relación que se torma llena de intrigas bajo la sombra de la infiderlidad.

La gran aceptación del público en América Latina por La uruguaya ha trascendido a Europa y próximamente será traducida al italiano, el francés y el holandés.

Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970). Guionista y escritor. Ganador del Premio Clarín en 1998 por su novela Una noche con Sabrina Love e incluido por el jurado de Bogotá39 entre los mejores escritores jóvenes latinoamericanos. Otros libros publicados: El año del desierto, Salvatierra; el volumen de cuentos Hoy temprano, y los libros de poesía Tigre como los pájaros, Consumidor final y Pornosonetos. @MairalPedro 

portada_la-uruguaya_pedro-mairal_201701181839.jpg

Con pulso magistral, Pedro Mairal sostiene la intriga en cada una de sus páginas y demuestra, de modo irrefutable, que es uno de los grandes de la literatura argentina contemporánea.

“Olvidé decirte quiero”: En la fatalidad se descubren historias esperanzadoras, optimistas y llenas de buen humor

¿Otra oportunidad?
En la fatalidad se descubren historias esperanzadoras, 
optimistas y llenas de buen humor

Olvidé decirte quiero, publicada en el sello Planeta, la escritora española Mónica Carrillo, aborda el tema de la importancia de saber vivir en el presente. Como un juego de palabras, frases ingeniosas mezcladas con fragmentos de canciones, la autora crea una atmósfera muy especial que cautiva a los lectores.

Tras sufrir un accidente automovilístico, Malena se encuentra en ese limbo que separa la vida de la muerte, y le vienen a la cabeza todas las palabras que no dijo: de amor, de perdón, de amistad, de reconocimiento y, como cree que son sus últimos momentos, no hace sino pensar en todo lo que le queda pendiente, los abrazos por dar, los besos, las caricias, los perdones sin acuse de recibo, las relaciones rotas, las fallidas, las que aún podrían ser si solo tuviera una segunda oportunidad.

“Y ahora que ya no estoy soñando y que estoy a punto de morir, ahora que apenas logro ubicarme y que el dolor es más fuerte que el miedo, ahora me atormentan las imágenes”, se dice Malena.

De forma entrañable describe que nada es eterno ni tan especial como para evitar disfrutar cada momento que se vive. Invita a estar consicente del aquí y ahora y dejar atrás recriminaciones que no aportan nada.

Mónica Carrillo (España). Licenciada en Periodismo, diplomada en Turismo y con estudios de Arquitectura. En la actualidad presenta, junto a Matías Prats, los informativos de fin de semana en Antena 3, empresa a la que está vinculada desde 2006 y donde ha pasado por todas las ediciones. Anteriormente trabajó como redactora y presentadora en TVE y en la Agencia EFE. También ha realizado entrevistas a personajes de actualidad, colabora en radio y escribe artículos para distintas publicaciones. Creadora de los #microcuentos. Entre sus libros publicados están: La luz de Candela y El Tiempo. Todo. Locura.

La adicción a las drogas en el Tercer Reich

Sustancias como la metanfetamina tuvieron un enorme consumo entre los más altos dirigentes del nacionalsocialismo

Sobre el Estado nazi se había escrito todo o, al menos eso es lo que se pensaba; sin embargo, no es sino hasta hoy cuando se aborda de manera ampliamente documentada el insospechado consumo de llamada “droga del horror” o crystal meth que explica muchas de las decisiones que se tomaron durante el III Reich.

En High Hitler, publicado por editorial Crítica, su autor Norman Ohler sostiene que Adolfo Hitler era un adicto a la metanfetamina y a otros opiáceos fuertes, y que el régimen del terror que lideró actuó de manera hipócrita, ya que, aunque oficialmente prohibía el consumo de drogas, su uso fue una de las claves exitosas que permitió su encumbramiento.

Ohler se topó con los diarios del doctor Theodor Morell, el médico de cabecera de Hitler, y en ellos encontró el punto de partida de una investigación de años en los Archivos Federales de Alemania para descifrar cómo se reflejó en el Paciente A, la identificación que ocultaba al Führer, y en sus decisiones el consumo habitual del pervitin, la forma más pura de la hoy proscrita metanfetamina, y la cocaína.

“Su medicamento habitual para mitigar los dolores aparecidos en la zona nasal, laríngea y auditiva a consecuencia de las lesiones en los tímpanos era, precisamente, aquel ‘veneno de la degeneración judía’ que los nazis censuraban: la cocaína”, revela Ohler. “La elección de esta sustancia es menos caprichosa de lo que parece”.

Y al consumo habitual de esa sustancia se sumaron otras que, al escasear muy cerca de la debacle nazi, permitió conocer hasta qué punto la dependencia a las drogas había hecho mella en el poderoso Führer.

 “El final de la última batalla estaba cerca y Hitler había dejado definitivamente de estar drogado, había perdido su éxtasis de Führer”, dice. “Seriamente perjudicado y con enormes esfuerzos, serpenteaba por los pasillos enterrados en las catacumbas del búnker, con el torso inclinado hacia delante, arrastando los pies, ladeándose a la derecha y apoyándose en la pared para ir de la zona de vivienda a la sala de reuniones. Ya no tenía fuerzas para mostrarse tal y como le gustaria que lo vieran”.

Norman Ohler (Alemania, 1970). Estudió periodismo en la Universidad de Hamburgo y cursó estudios de ciencias culturales y filosofía. Ha sido corresponsal en Ramallah, Palestina, y ha escrito guiones cinematográficos. High Hitler es su primera obra de no ficción, resultado de una investigación de cinco años en archivos alemanes y estadounidenses. Otros libros publicados: Las novelas Die Quotenmaschine (1998), Mitte (2001) y Ponte City (2003).

Lee el primer capítulo en el siguiente enlace:

portada_high-hitler_norman-ohler_201612210000.jpg

El abuso sistemático de las drogas en el régimen nazi.

“Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida”: Poniatowska En el centenario de Leonora Carrington, la premio Cervantes reflexiona sobre la novela que le dedicó

“Cuando le pregunté a Leonora si Max Ernst había sido su gran amor, respondió que cada amor era distinto; cuando le comenté que su matrimonio con Renato Leduc fue sólo por conveniencia, respondió: ‘Bueno, tampoco’. A Renato Leduc, le debemos el privilegio de la presencia de Leonora en México, un regalo suntuoso que agradecemos desde el fondo del corazón”, dice Elena Poniatowska hablando de la gran pintora inglesa.

Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida y a la obra de esta mujer que ha hechizado a México con sus colores, sus palabras, sus delirios, sus arranques. Pudo vivir en Inglaterra, su país de origen, en los Estados Unidos, en Francia o en España, pero es un privilegio saber que una artista de su talla haya decidido ser mexicana”, señala Poniatowska.

Para la autora, Carrington “trajo a nuestro país todos los recuerdos de sus vidas anteriores, todos los paisajes, todas las verduras que en México no se comían como los salsifis, las endivias, las alcachofas; los caminos baja las acacias. Trajo a Simone Martini, a Piero de la Francesca, al Bosco, a Grunewald y a lo más valioso de todo, ella misma, fuente de creatividad y de valor humano”.

En Leonora, Poniatowska retrata la turbulenta vida de la pintora inglesa, quien “a lo largo de los años convirtió su casa en la calle de Chihuahua en la colonia Roma en una central de energía, una piedra imán. El té de Leonora, un filtro amoroso, un vuelve a la vida, fue parte de su esencia inglesa e irlandesa. Célebre en la galería de Inés Amor, en la de Antonio Souza, en la de Natalia Zaharías, Leonora conoció el reconocimiento internacional muy tarde porque siempre se encerró con sus hijos y su pintura hasta que la invadió la celebridad del mundo entero. Hoy le rinden homenajes en universidades y auditorios culturales”, culmina Elena Poniatowska.

Elena Poniatowska. Nació en París en 1932, pero con tan sólo nueve años se trasladó a México. Su carrera se inició en el ejercicio del periodismo. Por esta labor se le entregó en 1978 el Premio Nacional de Periodismo en México. Ha sido nombrada doctor honoris causa por ocho universidades y galardonada con el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 2002. Entre sus novelas destacan: Lilus Kikus (1954), Hasta no verte Jesús mío (1969), Premio Mazatlán, La noche de Tlatelolco (1971), Premio Xavier Villaurrutia, Querido Diego, te abraza Quiela (1978), La Flor de Lis (1988), Tinísima (1992), Premio Mazatlán, La piel del cielo (2001), Premio Alfaguara, El tren pasa primero (2007), Premio Rómulo Gallegos, El universo o nada (2014), Dos veces única (2015), Las indómitas (2016). También ha escrito cuentos, reunidos en De noche vienes (1979) y Tlapalería (2003), libros de entrevistas, ensayos y crónicas. Su obra ha sido traducida a más de una decena de idiomas y su trayectoria como periodista y escritora ha sido reconocida con múltiples premios nacionales e internacionales. En 2013 se le concedió el Premio Cervantes. 

Reseña del libro en la siguiente liga: http://www.planetadelibros.com.mx/leonora-libro-154842.html

 

portada_leonora_elena-poniatowska_201505132312.jpg

Premio Biblioteca Breve 2011

¿Qué es el éxito? ¿Realmente vale la pena alcanzarlo?

Desde 1968, cuando estallaron las revueltas estudiantiles y las protestas de una contracultura occidental, cundieron las predicciones críticas  con la civilización sobre el “final del crecimiento” y surgió un movimiento ecologista políticamente cada vez más exitoso, el propio capitalismo de posguerra había caído en contradicciones crecientes.

A partir de mediados de la década de 1970, nada menos que los conservadores comenzaron a condenar el materialismo con múltiples alusiones a la física cuántica y la teoría de la información y en nombre del inmaterialismo, aunque con propósitos muy distintos de los de la izquierda.

El poder establecido había constatado con espanto cómo el movimiento de protesta de los años sesenta había logrado penetrar rápidamente en los sistemas del poder. Veinte años después, muchos de ellos no solo habían cambiado de bando y hallado en la revista Wired una plataforma, sino que a partir de ahora las nuevas tecnologías de las tecnologías de la información infectaban como un virus informático los códigos del ambiente antisistema. De esas nuevas tecnologías surgieron al cabo de pocos años la “nueva economía” y el “neoliberalismo”.

El empresario estadounidense George Gilder, archiconservador y asesor del presidente de su país, quien le había hablado de la “economía del espíritu” (y escrito el prólogo de su libro), pronunció exactamente diez años después del discurso de Reagan en el corazón del comunismo una conferencia en el Vaticano.

En ese espacio de tiempo, la revolución digital había avanzado a velocidad vertiginosa, es más, había convertido los muros en redes. Gilder tituló su discurso “El alma del silicio”, y era un sermón sobre la nueva economía del espíritu. “Ya no hay nada duro o físicamente determinado en la teoría actual del átomo”, exclamó. “La raíz de todos los cambios económicos de nuestra época es la superación de la sustancia material”.

Gilder atacó con desdén los “temores enfermizos” de los nuevos movimientos sociales sobre “las energías no renovables, las reservas finitas y los límites del crecimiento”. Esta gente, según él, apostaba por la carne y la materia e ignoraba la buena nueva de la ciencia y la vieja de la religión: “El mundo no está preso, el ser humano no es finito y el espíritu del hombre no está encerrado en la cabeza”.

Lo que valía para la globalización también valía para cada individuo.

Por lo visto, al público ante el que habló no le llamó la atención que ahora lo inmaterial, el alma misma, se convertiría en mercado. Gilder, que entonces era uno de los precursores más influyentes de la nueva economía y autor bien visto en Wired, no dejó lugar a dudas de que el “destino” en este nuevo mundo sin límites es lo que hace cada uno con su vida. Ni las limitaciones materiales ni -un factor todavía más decisivo- las casualidades imprevisibles podían frenarle, o, si las cosas iban mal, justificarle.

Lo que siguió fue un espectacular experimento en tiempo real que solo puede compararse con el desaparecido laboratorio socialista: el retorno del pensamiento mágico de la mano de la ciencia al mundo del siglo XXI.

Reagan todavía no había hablado como lo haría el servicio de pedidos del universo de frigoríficos que por mor de pura fantasía se encuentran en nuestras cocinas (del mismo modo que después, en la crisis inmobiliaria, incluso se construyeron casas enteras por pura fantasía), pero estaba claro quién era responsable si no estaban en la cocina: uno mismo.

En 1998, con motivo del quinto aniversario de la revista estadounidense Wired, que unió como ninguna otra el aura de la contracultura con la nueva economía, Gilder pudo proclamar el fin de la “tiranía de la materia”, y la redacción le secundó en un editorial titulado “La situación del planeta”, una alusión directa a los informes de tinte pesimista del Club de Roma:

“En este sistema económico, nuestra capacidad para crear riqueza ya no está constreñida por límites físicos, sino únicamente por nuestra capacidad para desarrollar nuevas ideas; en otras palabras, es ilimitada”.

El periodista Kevin Kelly, quien había sido hippie y procedía del movimiento Whole Earth antes de convertirse en redactor jefe de Wired, profetizó por la misma época que el “mundo hecho” sería penetrado por la fuerza pura del “espíritu global”.

El dominio del espíritu sobre la materia no es en absoluto una idea nueva. Es el dogma de la industria publicitaria, que a lo largo del siglo había perfeccionado continuamente la manipulación del alma. Ahora se convertiría en el modelo de negocio no solo para los ciberprofetas, sino también para el vendedor de automóviles de ocasión de la esquina.

En el libro más influyente de la era, New Rules for the New Economy, Kelly escribió que los principios que rigen el mundo de los programas informáticos, los medios de comunicación y los servicios “regirán pronto en el mundo de las máquinas, en el mundo de la realidad, de los átomos, de los objetos, de acero y el aceite, y en el del duro trabajo con el sudor de la frente.

Siempre ha existido una ética que responsabiliza al individuo de sus éxitos y sus derrotas. Quien tiene éxito lo tiene, según postula The Secret, porque lo ha atraído. Del mismo modo que a un amigo o amiga en la red social.

“Un único individuo con un ordenador de sobremesa”, había dicho Ronald Reagan, “puede comandar más recursos que cualquier gobierno hace algunos años”. Esto lo habían interpretado solo literalmente The Secret y otros tratados similares. Puedes tenerlo todo significa: tu bicicleta, tu nevera, tu televisor, tu puesto de trabajo y tu alma ya no sirven y sigues esperando a que te inviten a la televisión porque tú mismo ya no sirves y hay que renovarte.

En 2006, dos años antes de la bancarrota de Lehman Brothers, el Time Magazine resumió el ambiente de grandes expectativas en un reportaje de portada: “Quiere Dios que seas rico?”. La respuesta fue: sí quiere.

Lo que supone dudar de la voluntad divina lo tuvo que experimentar en propia carne, ese mismo año, un hombre llamado Mike Gelband, responsable del departamento inmobiliario de Lehman Brothers. En su alocución  dijo inesperada y visiblemente alarmado: “Tenemos que replantear nuestro modelo de negocio”, y fue despedido.

Si quieres saber más sobre el éxito y su relación con el ego y el capitalismo, no dejes de leer Ego: las trampas del juego capitalista, de Frank Schirrmacher.

ego portada

Ego: las trampas del juego capitalista, de Frank Schirrmacher, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Ariel.

¿El libro o la película? : Un oso llamado Paddington

Un oso llamado Paddington es el título de un libro infantil escrito por Michael Bond e ilustrado por Peggy Fortnum, publicado por primera vez en Inglaterra en 1958. Cuenta la historia de un joven oso que espera con la mirada suplicante en la estación de trenes Paddington, con un cartel colgado al cuello: “¡CUIDEN DE ESTE OSO, POR FAVOR!”.

La familia Brown se apiada del animal y se lo lleva a casa. Empieza así una divertida sucesión de conflictos entre el adorable osezno y su afán por integrarse a las costumbres de los humanos, que juzga incomprensibles.

Un oso llamado Paddington portada

Tras su publicación en Europa, Un oso llamado Paddington se convirtió en un libro de cabecera para niños y jóvenes de todo el mundo. Tanto así, que se estrenó una película basada en su historia, la cual lleva por título Paddington.

¿Viste la película? ¿Leíste el libro? ¡No te los pierdas!

Nuevas aventuras de Paddington portada

Un oso llamado Paddington y Nuevas aventuras de Paddington, de Michael Bond, están disponibles en librerías y tiendas en línea bajo el sello Noguer.

James Frey invita a Latinoamérica a que se unan al nuevo fenómeno llamado Endgame

En principio, Endgame podría parecer un simple libro escrito por James Frey, pero a ciencia cierta, es mucho más que eso.

Endgame además de un libro (que será trilogía, “La Llamada es la entrega uno), es un e-book, un acertijo interactivo, un juego, una cacería de tesoro y una película que se está grabando. Como les habíamos contado en una publicación anterior, la dinámica de esta serie propone que los usuarios ganen $500, 000 dólares en oro si logran resolver el enigma que detrás de todas las actividades de Endgame.

C_Endgame.indd

La saga lleva la historia de 12 adolescentes que buscan salvar al mundo y a su linaje de la extinción y el caos por medio de encontrar tres llaves. Como asegura James Frey “Endgame fue concebido y diseñado desde el principio como un universo basto. Por eso creamos el libro como más que un libro, es una experiencia que vas a llevar a todos lados porque siempre estarás pensando en Endgame”.

Aquí un video donde podrán comprender mejor la dinámica de Endgame.

Adquiere el libro bajo el sello Destino en librería o tiendas en línea.

‘Grandes héroes: la novela’ y ‘Hiro al rescate’, dos libros que debes leer antes de ver Grandes Héroes

Como parte del lanzamiento de Grandes Héroes, Disney y Planeta lanzarán al mercado Grandes héroes: la novela y Hiro al rescate, dos libros que tienes que leer antes de ver la película, para disfrutar más de esta experiencia.

Grande Héroes, la película, cuenta la historia de un niño prodigio, Hiro Hamada que desarrolla un robot inflable llamado Baymax. Juntos, se unirán a un escuadrón de niños tecnológicos para evitar la destrucción de la ciudad en la que viven.

portada-grandes-heroes-(1)-BAJA

Estos dos libros saldrán a la venta en octubre, para que tengas tiempo suficiente de leerlos antes del estreno de la cinta, el 14 de noviembre.

¿No has visto el trailer? Chécalo, aquí abajo:

Trailer de ‘El dador de recuerdos’, cinta basada en la popular novela juvenil de Lois Lowry

El dador de recuerdos es un libro publicado originalmente en 1993 por Lois Lowry, que cuenta la historia de Jonas, un chico que vive en un futuro distópico en el que, gracias a diferentes sustancias químicas, se han eliminado los sentimientos y las emociones de la sociedad. De hecho, en ese futuro hipotético la gente no tiene permitido, siquiera, elegir su profesión. Así que a Jonas le ha tocado, por designios superiores, convertirse en el próximo Receptor de la memoria, es decir, en la persona encargada de almacenar los recuerdos de la sociedad para que estos puedan ser utilizados en el futuro, en caso de ser necesario.

the-giver1

Para ello Jonas deberá relevar al Dador de recuerdos (es decir, el anterior Receptor de la memoria), quien le legará todos los recuerdos antiguos y provocará en el joven un tremendo shock al revelarle la forma en que la sociedad alcanzó su estado actual.

JeffBridgesTheGiver

Este libro, que será publicado en las próximas semanas por editorial Planeta, está a punto de estrenar su versión cinematográfica. A continuación te compartimos su trailer, para que vayas marcando en tu agenda el día de su estreno.

Si te gustó el trailer y lo que te contamos del libro, busca El dador de recuerdos en tu librería favorita en las próximas semanas.

La película se estrena en Estados Unidos el próximo 15 de agosto.

Gracias por sus Servicios: un relato crudo sobre los soldados que vuelven a casa

“Se dejaba entrever en sus ojos nerviosos. Se dejaba entrever en sus manos temblorosas. Se dejaba entrever en los tres frascos de medicamento que tenia en su habitación: uno para estabilizar su incontrolable tensión cardiaca, otro para aliviar la ansiedad y otro para minimizar las pesadillas. Se dejaba entrever en el salvapantallas de su ordenador portátil- una bola de fuego nuclear y las palabras QUE LE JODAN A IRAK”

Extracto de Gracias por sus Servicios de David Finkel

1094467_10151737002101985_130625930_o (1)

¿Qué sucede con los soldados cuando regresan de servicio en la guerra? ¿Cómo es su readaptación a la vida cotidiana? David Finkel nos trae un relato descarnado y conmovedor. Los soldados, aquellos que alguna vez fueron héroes de la patria regresan a casa destruidos, solo para ser abandonados y olvidados por la misma nación que se beneficio de ellos.

Sigue a David Finkel en su página oficial de Facebook y encuentra su libro bajo el sello Critica en librerías y tiendas en línea.

gracias-por-sus-servicios-david-finkel-oferta-12665-MLA20062773399_032014-F