Archivo de la etiqueta: la sonrisa vertical

‘La última noche que pasé contigo’, una novela erótica de Mayra Montero

-No se ha muerto. -Hizo una pausa-. Se ha casado, que, si vamos a ver, es peor.

Celia se echó a reír, se le estremecieron los pechos desnudos y tuvo un último gesto maternal, puso su mano entre mis piernas, me buscó con los dedos y me aplicó una caricia circular, desprovista ya de todo deseo, una caricia agradecida y blanda, como el lengüetazo fiel de un animal. Luego se enroscó sobre mi cuerpo, como era su costumbre, y se quedó dormida. Hacía muchos años que no dormíamos desnudos y me intimidó el contacto con su sexo, abierto y plácido, que se adhirió con un dulcísimo chasquido sobre mi muslo izquierdo. Unos minutos antes habíamos hecho el amor, tal como se hace luego de veinticinco años de matrimonio, es decir, como se hacen unas maletas. Celia estaba algo bebida, era nuestra primera noche en el barco, bailamos un bolero y llegó a susurrar una frase que me dolió más que ninguna: «Al fin solos». Pensé entonces en Elena, pensé en el sueño que había tenido la misma noche de su boda, y cerré los ojos. Apreté a Celia y ella frotó su vientre contra el mío, envalentonada por la penumbra y por la actitud de las demás parejas, más o menos de nuestra misma edad, que a su vez se envalentonaban mirándonos a nosotros. Luego me lamió la oreja y volvió a repetir la frase. Al fin estábamos solos, era verdad, después de casi veintitrés años durante los cuales Elena había sido el eje de nuestras vidas, en inviernos y vacaciones, en primaveras y aniversarios. Elena creciendo, volviéndose bonita, más alta que Celia, mucho más fina, infinitamente más coqueta. Nuestra hija Elena. 

Extracto de La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero.

la última noche que pasé contigo

SINOPSIS: Celia y Fernando deciden emprender un crucero por el Caribe en un intento de recobrar una intimidad diezmada por la rutina matrimonial. El viaje por las islas se inicia al ritmo dulzón de los boleros. Y, poco a poco, el lector va remontándose en el pasado aparentemente anodino y recatado de los protagonistas, hasta llegar a esa otra vida, infinitamente más rica y sugerente, donde las parejas suelen agazapar apasionados secretos inconfesables, y sobre todo inconfesados.

La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Tusquets.

146909_la-ultima-noche-que-pase-contigo_9788483838358.jpg
Mayra Montero

El despertar de pasiones y deseos que se creían olvidados en un escenario de ensueño.

En el buró de… Daniela Tarazona

Daniela Tarazona es la autora de Incluso los labios, uno de los siete relatos eróticos que componen la antología Pide un deseo, editada por la colección La sonrisa vertical, de Tusquets.

Luego de leer su cuento, nos hicimos una pregunta: ¿Qué libros tendrá esta escritora en su buró? ¿Cuáles serán sus influencias? ¿Qué títulos la han hecho llorar y, por el contrario, cuáles la han decepcionado?

Si te pasó igual que a nosotros, o simplemente eres un lector curioso, compartimos contigo En el buró de… Daniela Tarazona.

Daniela-Tarazona baja

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año (2014)?
Secretos a voces, de Alice Munro.

Si tuviera que escoger a una o un novelista favorito, ¿cuál sería?
No lo sé.

¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?
En las que hay espacio para conjeturar e interpretar. Historias con espacios vacíos.

¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?
En leer de otro modo la existencia.

¿Qué libro nos sorprendería encontrar junto a su cama?
El que no sé cómo llegó hasta allí.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?
Muchos, y siempre aparece uno que desmarca al anterior.

Su lugar favorito para leer es…
Mi estudio.

¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?
Uno de Mafalda.

¿Había libros en su casa cuando era niño?
Sí.

¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?
No es, precisamente, de la literatura infantil, pero Mafalda es mi personaje favorito.

¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?
El Diccionario de símbolos, de Jean Chevalier y Alain Gheerbrant.

¿Qué libros están en su buró en este momento?
Es un secreto.

¿Qué libros adornan la mesa de su sala?
Ninguno.

¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?
Uno que estoy escribiendo.

¿Cuál fue el último libro que le hizo reír?
Planilandia. Una novela de muchas dimensiones, de Edwin A. Abbot.

¿Cuál fue el último libro que le hizo haber deseado ser usted quien lo escribió?
Son muchos.

¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?
Es un secreto.

¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?
A Elfriede Jelinek, pero no sé qué le preguntaría.

Su siguiente lectura será…
La que me llame.

Pide-un-deseo-portada

Pide un deseo, una antología publicada por Tusquets en su colección La sonrisa vertical, está disponible en librerías.

pide-un-deseo_9786074215977.jpg
Varios Autores

 Pide un deseo…porque con cada año que pasa, llegan nuevas y mejores experiencias.

‘Gloria y caída de la Encantadora de Chacales’, un cuento erótico de Juan Carlos Bautista (Fragmento)

La noche del 28 de noviembre de 1998 fue la noche en que todos en este país supieron quién era la Gorda Zabaleta. Mi comadre deseó ser famosa toda la vida, no sabe usted. Quiso ser una celebridad, de esas que retratan encueradas en la playa y a las que les llevan la cuenta de sus divorcios. Toda la vida, desde que era una criatura y deslumbraba al vecindario con sus imitaciones de Juanga y Raphael y cuanto famoso amanerado ha habido, ella quiso ser Alguien. Día y noche, minuto a minuto, persiguió la fama, los reflectores. Por eso fue de la Seca a la Meca, vendió tamales en las mañanas, pozole y pancita al mediodía, organizó tandas, reuniones de Fuller, y le puteó en las noches en la Pantitlán. Todo para darse sus lujitos y juntar el dinero de su primera operación. Era muy ambiciosa y trabajadora mi Gorda y jamás dio un paso sin huarache. A mí me consta que no se puso chichis de puro gusto, lo hizo como inversión. «Un día este par me va a sacar de pobretona», me decía. Y yo miraba esas bolas tan desproporcionadas y mejor cerraba el pico. Dios la considere y la tenga a su lado cuando le vaya a rendir cuentas, porque la verdad-la verdad, mi Gorda sí le echó ganas y le sacó jugo a lo poquito que Dios le dio. Porque era muy fea, era muy jota y, antes de poner su congal, en su casa se morían de hambre hasta las cucarachas. Ya sabe cómo pasa en México: aquí la pobreza engorda horrible. Así le pasó a mi comadre. Es algo que la ciencia debe investigar. Pero volvamos a nuestro asunto: esa noche que le digo, la vida por fin le hizo justicia. A su manera, pero se la hizo. La tele no dejó de contar sus hazañas y hasta le colgó milagritos que no eran suyos. Siguió sus venturas y desventuras desde que la policía llegó a su antro en Amanecer Ranchero número 15, aquí a dos cuadras de su humilde casa, y quiso aprehenderla. Y se llevaron el chasco de su vida. Encontraron su Waterpolo, como dijo mi comadre. Ni sabían lo que les esperaba. La tele lo pasó todo, en vivo y en directo, y nadie de por aquí se perdió un detalle.

Extracto del cuento Gloria y caída de la Encantadora de Chacales, de Juan Carlos Bautista, incluído en el libro Pide un deseo, de la colección La sonrisa vertica (Tusquets).

Pide un deseo portada

La antología de relatos eróticos Pide un deseo está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Tusquets.

Canciones que se llaman como tus libros favoritos: La última noche que pasé contigo

En nuestra divertida sección Canciones que se llaman como tus libros favoritos, hoy les presentamos La última noche que pasé contigo, una novéla erótica de Mayra Montero que lleva casi el mismo título que la canción La última noche, escrita por Bobby Collazo e interpretada, en diferentes versiones, por Edy Gormé, Los Panchos y Luis Miguel.

Escucha la canción y, enseguida, te contamos más del libro.

La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero, cuenta la historia de Celia y Fernando, quienes deciden emprender un crucero por el Caribe en un intento por recobrar una intimidad diezmada por la rutina matrimonial. El viaje por las islas se inicia al ritmo dulzón de los boleros. Y, poco a poco, el lector va remontándose en el pasado aparentemente anodino y recatado de los protagonistas, hasta llegar a esa otra  vida, infinitamente más rica y sugerente, donde las parejas suelen agazapar apasionados secretos inconfesables, y sobre todo inconfesados.

¿Suene como una buena lectura para acompañar con su canción homónima, cierto?

la última noche que pasé contigo

La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Tusquets, dentro de la colección erótica La Sonrisa Vertical.

¿Cuál de estas portadas te parece más sexy?

Con frecuencia, escuchamos la frase: nunca juzgues un libro sólo por su portada. Sin embargo, ¿qué harías si tuvieras que elegir tu nueva adquisición sólo por la imagen de su carátula?

Aunque hay muchos factores que podrían intervenir (como los colores o la tipografía), en esta ocasión queremos pedirte que elijas un ejemplar sólo respondiendo a la siguiente pregunta:

¿Cuál de estas portadas de parece más sexy?

1. Mira lo que tengo, de José María Valtueña

Mira lo que tengo portada

2. Vida de un perfecto seductor, de Mariscal De Richelieu

vida de un perfecto seductor

3. Dorada, de David Miklos

dorada

4. La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero

la última noche que pasé contigo

¿Cuál elegiste?

Estos libros forman parte de La Sonrisa Vertical, una colección de novelas y relatos eróticos que busca dar a este género la atención y admiración que merece.

Y aunque arriba dijimos que debías elegir uno de estos libros sólo por su portada, aquí te dejamos una breve sinopsis de cada uno de ellos, para que, ya en la librería, escojas el que más te guste.

1. Mira lo que tengo, de José María Valtueña: Semanas antes de cumplir 19 años, Alicia, hija única de un matrimonio acomodado y primera bailarina de una compañía de ballet, sufre un pequeño accidente. Obligada a permanecer en casa, siente el irrefrenable impulso  de escribir en su ordenador  sus primeras e inocentes experiencias eróticas.

2. Vida de un perfecto seductor, de Mariscal De Richelieu: Astuto seductor, y sobrino nieto del célebre cardenal de Richelieu, el mariscal de Richelieu cortejó a lo largo de su prolongada vida a innumerables mujeres valiéndose de las estratagemas más rocambolescas. Descarado, inasequible al desaliento, las dificultades espoleaban su búsqueda incansable del placer. Las mujeres, a su vez, se disputaban su corazón y se batían incluso en duelo con pistola por él, por lo que su fama de conquistador traspasó fronteras.

3. Dorada, de David Miklos: En Dorada no hay amor ni ternura entre un hombre y una mujer sino sexo duro y descarnado, con el fin utilitario de fornicar, dar placer y, principalmente, concebir; un motor del caos y de la prosperidad, de la debacle y del renacimiento. Dorada es una mujer preciosa, perfecta. Dorada es un deseo. Dorada es una ciudad inhóspita y moderna dominada por las experiencias sexuales que las mujeres ofrecen sin pudor, en las que el delirio se convierte en un anhelo carnal y terreno.

4. La última noche que pasé contigo, de Mayra Montero: Celia y Fernando deciden emprender un crucero por el Caribe: es el modesto intento de recobrar una intimidad diezmada desde tiempo atrás por la rutina matrimonial. El viaje por las islas del ensueño, que ocultan no obstante extraños misterios, se inicia, como todos los cruceros, al ritmo dulzón de los boleros. Poco a poco, el lector remonta el pasado aparentemente anodino y recatado de la pareja, al filo de sus recuerdos, hasta llegar a esa otra vida, infinitamente más rica y sugerente.

EN DORADA NO HAY AMOR NI TERNURA, SINO SEXO DURO Y DESCARNADO

Nada me duele.

Descubro  en mi cuerpo el plácido cansancio de quien recién tuvo sexo.

El recuerdo de la dorada me provoca un nuevo respingo en el pene, una erección a medias que decido ignorar.

Prefiero espabilarme que sumirme en el sedante placer de la masturbación después del coito.

Me decido a reunir fuerzas de nuevo, a prepararme para un nuevo encuentro con D.

Me visto, me paso un peine por a cabeza y salgo al pasillo del segundo piso del Hotel Singular de La Dorada.

*Extracto de DORADA, la nueva novela erótica de DAVID MIKLOS.

dorada

Disponible en librerías como parte de la colección La Sonrisa Vertical de Tusquets.