Archivo de la etiqueta: francisco villa

«No me dejen morir así» de Pedro Ángel Palou

¿Cómo contaría Pancho Villa su participación en la revolución mexicana? ¿Cuáles fueron sus últimas palabras? ¿Fueron poderosas e inspiradoras?

Pedro Ángel Palou presenta un relato desde la voz ficticia de Francisco Villa quien, entre la frontera de la vida y la muerte, viaja a sus recuerdos y se encuentra con sus pasos por el norte de México; con las constantes fugas de sus perseguidores y con sus múltiples amores.

Foto: NOTIMEX/FOTO/CARLOS BÁEZ/CBC/ACE/
Foto: NOTIMEX/FOTO/CARLOS BÁEZ/CBC/ACE/

El héroe de los desposeídos, los marginados de la tierra; el genio militar que no pudo ser, el hombre que encabezó la mayor fuerza revolucionaria de América Latina como si fuera una familia, rememora las traiciones y las venganzas, los anhelos y el quehacer diario de quien hizo la guerra como una manera de alcanzar la paz.

portada_no-me-dejen-morir-asi_pedro-angel-palou_201412092023

Pedro Ángel Palou, junto a Jorge Mantilla, presenta su libro «No me dejen morir así» en la FILEY en Mérida, Yucatán, el próximo 7 de marzo a las 20 hrs en la sala de cine 3 del Centro de Convenciones y Exposiciones Yucatán Siglo XXI.

portada_no-me-dejen-morir-asi_pedro-angel-palou_201412092023.jpg

Recuerdos póstumos de Pancho Villa

Una radiografía de «Los Juniors del Poder»: un libro escrito por Francisco Cruz Jiménez

Si con Miguel Alemán la Revolución se bajó del caballo y abrió paso oficial al cachorrismo, una de las “virtudes” más sobresalientes y definitorias en la personalidad de los priistas, históricamente han pasado por la nómina de gobierno incluso los descendientes de los ilustres Sebastián Lerdo de Tejada, Belisario Domínguez, Venustiano Carranza, Francisco Villa, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río.

En el sexenio de Alemán la vida social de los juniors era de ostentación ofensiva, expuesta en revistas del jet set, al estilo de ¡Hola!, Quién, Actual o TVNotas, y se detuvo hasta la década de 1970 con Luis Echeverría Álvarez. Pero en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, esa época trivial y de “gloriosa” vanidad regresó con mayor fuerza y los cachorros retomaron, para bien o para mal, su lugar en la sociedad mexicana.

Políticos y funcionarios de todos los partidos encontraron en Alemán el justificante para formar sus clanes, facciones o grupos y liderazgos e impulsar las carreras de hijos, primos, sobrinos y hasta esposas en puestos de elección popular y en el gobierno, a través de cargos de baja o moderada responsabilidad, pero de alto impacto: coordinadores regionales, regidores, alcaldes y diputados locales o federales de representación proporcional y senadores, hasta llegar a las gubernaturas.

Los títulos nobiliarios —de príncipe a barón, conde o marqués— tuvieron buena a cogida en los de secretario de Estado, subsecretario, senador, diputado, senador, alcalde, ministro, juez, director general de una empresa paraestatal o director de cualquier otro organismo subsidiario del gobierno, en cualquiera de sus tres niveles.

 Chiapas

Estado de caciques, Chiapas es gobernado por Manuel Velasco Coello, nieto del extinto ex gobernador Manuel Velasco Suárez, mientras que el rector de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACh) y presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez de 2008 a 2010, Jaime Valls Esponda, es hijo de Sergio Armando Valls Hernández, ex diputado federal priista, ex dirigente del PRI en Chiapas, director jurídico del IMSS en los sexenios de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, y actual ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El senador priista Roberto Albores Gleason —ex titular de las secretarías estatales de Economía y Turismo, ex diputado federal y ex presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI es hijo de Roberto Armando Albores Guillén, quien gobernó Chiapas del 7 de enero de 1998 al 8 de diciembre de 2000. Y el ex diputado local y actual senador perredista Zoé Alejandro Robledo Aburto es hijo del ex senador priista Eduardo Robledo Rincón, quien gobernó del 8 de diciembre de 1994 al 14 de febrero de 1995.

RBA_Chiapas_03

Sinaloa

Gobernado por el ex priista y “opositor” panista-perredista Mario López Valdez (Malova), Sinaloa tampoco escapa al cachorrismo ni a la realeza que rodea a las élites y liderazgos del PRI: el priista Juan Ernesto Millán Pietsch —hijo del ex secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priista, ex diputado, ex senador, ex mandatario sinaloense y ex jerarca “obrero” cetemista Juan Sigfrido Millán Lizárraga—, es titular de la Secretaría estatal de Desarrollo Social y Humano.

  Francisco Labastida Gómez de la Torre, hijo de Francisco Labastida Ochoa —ex candidato presidencial priista, ex titular de las secretarías de Gobernación; Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, y Energía, Minas e Industria Paraestatal, además de la gubernatura de Sinaloa en 1987— es coordinador general de Proyectos Estratégicos, el programa sexenal más importante de Malova.

Gobernador-de-Sinaloa

Tabasco

El ex diputado federal priista y actual aspirante a dirigir los destinos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Tabasco, Federico “El Pico” Madrazo Rojas, ex hijo del ex precandidato presidencial, ex senador, ex diputado federal, ex gobernador tabasqueño y ex líder nacional priista Roberto Madrazo Pintado. Por lo tanto, es nieto del ex gobernador y ex líder nacional priista Carlos Alberto Madrazo Becerra.

arte_madrazo_03062014

Palacio Nacional

En la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, forma su propia casta de cachorros o junior del poder a través de personajes como Aurelio Nuño Mayer, egresado de la Universidad Iberoamericana, politólogo especialista en marketing, jefe de la oficina Presidencial, y pareja sentimental de Sofía Aspe Bernal, hija de Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Fue él el artífice de la economía y las finanzas salinistas.

Titular de la Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo Federal, Alfonso Humberto Castillejos Cervantes cumple con todos los requisitos para entrar en la realeza. Si no príncipe, la sangre azul le corre por las venas. Su extinto padre Marcos Castillejos Escobar, doctor en derecho, fue director general de Reclusorios del Distrito Federal, subprocurador de Procesos Penales de la Procuraduría General de la República y maestro de Ciencias Penales y Amparo.

Y Alfredo del Mazo Maza, ex secretario de Estado en el gobierno del estado de México, ex alcalde de Huixquilucan, ex precandidato priista a la gubernatura mexiquense y primo consentido del presidente Peña Nieto es director general de Banobras. Alfredo es hijo del ex secretario de Estado y ex gobernador mexiquense Alfredo del Mazo González y, por lo tanto, nieto del ex gobernador, ex secretario de Estado y ex senador Alfredo del Mazo Villasante y bisnieto del ex alcalde atlacomulquense Alfredo del Mazo Villasante.

Beltrones_PenaNieto

Sonora

En ese juego complejo y paradójico del poder, en México nada es lo que parece. Las apariencias suelen ser engañosas. Es un reino en el que la estratificación política y social priista no tiene ningún valor si no lleva implícita la firma presidencial, y con ese aval cuentan Sylvana Beltrones Sánchez y su esposo Pablo Escudero Morales. La primera fue secretaria Adjunta a la Presidencia de la dirigencia nacional priista, de donde saltó a la Dirección de Gestión del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), y Escudero es senador por PVEM y quiere ser jefe de Gobierno del Distrito Federal.

19_julio_2011_conf_prensa_p_escudero

Yucatán

Pablo Gamboa Miner, titular de la Dirección General de la Coordinación Metropolitana del gobierno estatal de Yucatán (Comey), un organismo descentralizado con personalidad y patrimonio propios, es hijo del poderoso senador priista Emilio Gamboa Patrón, en su momento secretario particular del presidente Miguel de la Madrid, ex diputado federal, ex director general del IMSS y del Infonavit y ex secretario de Estado. Gamboa Miner sólo quiere ser Gobernador de Yucatán.

PABLO Y EMILIO GAMBOA_0

Tamaulipas—Quintana Roo

Sin sembrar ni abonar el camino, amparado en los apellidos, en muchos escándalos y sin haber ganado nunca una elección porque siempre ha sido legislador de partido o representación proporcional, Jorge Emilio González Martínez ha vivido gran parte de su vida de los recursos públicos, a través de la franquicia que representa el PVEM. Su padre es Jorge González Torres, fundador y casi dueño de ese partido, y nieto del ex secretario de Estado, ex titular de la Secretaría de la Presidencia, ex gobernador Tamaulipeco y saqueador de dólares Emilio Martínez Manautou, un político que se enriqueció brutalmente a través del saqueo de las arcas pública.

pf-1714120507_Debate_10_gc-f

Oaxaca

En ese entrecruce de caminos del peñismo y los juniors del poder, que representan la vuelta del priismo en su más pura y antigua expresión, se ha colocado Alejandro Ismael Murat Hinojosa, ex diputado federal, ex director general de Radio y Televisión Mexiquense y actual director general del Infonavit. Murat Hinojosa es hijo del ex senador y ex gobernador oaxaqueño José Nelson Murat Casab, actual diputado federal y coordinador Ejecutivo del Consejo Rector del Pacto por México.

alejandro-ismael-murat-hinojosa-en-2005-como-diputado-federal

Guerrero

Hoy como antaño vemos a una nueva realeza en el poder “que sin hacer nada tienen ya garantizado un puesto” y ese es el caso de Claudia Ruiz Salinas —o Claudia Ruiz Massieu, como le gusta ser llamada— secretaria de Turismo en el gobierno de Peña Nieto y fallida o derrotada candidata priista al Senado de la República. Claudia es hija del ex gobernador guerrerense y asesinado secretario general del priista José Francisco Ruiz Massieu. Y, por lo tanto, es sobrina del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

claudia-ruiz-massieu

La sangre al río: la pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa

– Mi general, le vengo a informar que voy a matar a Francisco Villa.

Un ligero sobresalto en la mirada del presidente Álvaro Obregón delata su sorpresa. Después de intercambiar con él palabras insustanciales acerca del clima y la economía en Torreón, desde donde viajó a la Ciudad de México, Jesús Herrera se ha dejado de rodeos. Las puertas de Palacio Nacional se abrieron para él gracias a la cercanía que sus hermanos, los difuntos generales Luis y Maclovio Herrera, tuvieron con Obregón. El presidente mantiene una expresión serena sólo traicionada por la pérdida de la sonrisa, por su silencio y por el tamborileo de sus dedos sobre unos documentos que descansan en el escritorio.

– No le vengo a pedir permiso, general- continúa Jesús, sin dejarse intimidar por el silencio y la actitud inquisitiva del presidente-; le vengo a avisar. Esa fiera se ha ensañado con mi familia. De los hombres sólo quedo yo, y ya ha intentado matarme. Hace apenas unos días me mandó dos asesinos a Torreón. Gracias a Dios, un pariente lejano que andaba en Canutillo por negocios se dio cuenta de los movimientos y me previno. La policía agarró a los matones cuando entraban armados en mis oficinas; llevaban mi nombre anotado. Mi general, usted conoce a Villa tan bien como yo: no va a parar hasta verme muerto y es muy capaz de seguirse con las mujeres y los niños; acuérdese de que prometió acabar con todos nosotros. No voy a quedarme con los brazos cruzados. Tengo que hacer todo lo que esté en mis manos por impedir más tragedias en mi familia; de otro modo, no sería digno llamarme hijo de mis padres.

– Bueno, don Jesús -rompe su silencio el presidente-, ¿vino desde Torreón para decirme esto? ¿Por qué?

– Mire, general -continúa Herrera, recargando los antebrazos sobre el escritorio después de pasar su sombrero a la silla de junto-: yo ya tengo todo planeado y me falta poco para acabar de conseguir a la gente que se va a encargar, pero necesito pedirle un favor en memoria de mis hermanos, que en paz descansen. 

– Usted sabe que a los generales y a su señor padre siempre les guardé un particular aprecio -responde Obregón, mostrando una cautela inusual en su abierto carácter norteño.

-Como le digo, tengo todo preparado .prosigue Herrera-, pero necesito asegurarme de que mi gente pueda actuar con libertad. Acuartéleme la tropa en Parral, o si se puede, mándela fuera de la ciudad. También le quiero pedir inmunidad. No soy el único que tiene interés en este asunto; hay muchos que participamos. Todos somos hombres comunes y corrientes. Somos gente pacífica, pero no hay uno entre nosotros con quien no tenga Villa cuentas pendientes: al que no ha tratado de asesinar, le ha matado familiares o lo ha despojado. Todos vivimos bajo amenaza; en esto hay mucho de defensa propia; no sería justo que saliéramos perjudicados por protegernos. 

-Mire, don Jesús -expresa por fin Obregón-, a este país lo que le urge es pacificarse. El gobierno no quiere participar en más actos de violencia.

Con el estómago hecho nudo, Jesús se esfuerza por evitar que la decepción se le note en la cara.

Extracto de La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, de Raúl Herrera Márquez.

la sangre al rio portada

La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, de Raúl Herrera Márquez, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Tusquets.