Archivo de la etiqueta: creemos en los libros

Cartografía de una infidelidad. El resplandor varonil de un amor, después de los 40 años

La Uruguaya, publicada en el sello Emecé  es una novela que replantea las nuevas formas de relacionarse entre ambos sexos. Su autor el argentino Pedro Mairal quien recibió el Premio Clarín,  refleja a través de su personaje, Lucas, un hombre de 44 años, escritor, casado y padre de un hijo, la monotonía en la que se ha convertido su matrimonio, donde ya no eran dos sino uno solo, convertidos en un monstruo bicéfalo. La falta de dinero, los reclamos, pleitos y la escasa intimidad con su mujer hicieron que cada vez más, Lucas, derrotado, ansiara un rincón privado sin saber lo que iba a encontrar.

El protagonista recuerda su historia cuando cruza el Río de la Plata para llegar a Uruguay y cobrar allí unos anticipos de sus obras; es así que conoce a Magalí Guerra Zavala de 28 años en un festival. La descripción de calles, restaurantes y bares así como la música que está presente a lo largo del libro, permiten que el lector viva de cerca esa relación que se torma llena de intrigas bajo la sombra de la infiderlidad.

La gran aceptación del público en América Latina por La uruguaya ha trascendido a Europa y próximamente será traducida al italiano, el francés y el holandés.

Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970). Guionista y escritor. Ganador del Premio Clarín en 1998 por su novela Una noche con Sabrina Love e incluido por el jurado de Bogotá39 entre los mejores escritores jóvenes latinoamericanos. Otros libros publicados: El año del desierto, Salvatierra; el volumen de cuentos Hoy temprano, y los libros de poesía Tigre como los pájaros, Consumidor final y Pornosonetos. @MairalPedro 

portada_la-uruguaya_pedro-mairal_201701181839.jpg

Con pulso magistral, Pedro Mairal sostiene la intriga en cada una de sus páginas y demuestra, de modo irrefutable, que es uno de los grandes de la literatura argentina contemporánea.

Ediciones Destino publicará en septiembre la quinta entrega de la serie Millennium

El hombre que perseguía su sombra, de David Lagercrantz, llegará a las librerías de España, México y América Latina el 7 de septiembre, en lanzamiento mundial simultáneo.

Millennium regresa con esta quinta entrega de la serie de culto que ha cautivado a más de 85 millones de lectores en todo el mundo. Después del éxito internacional de Lo que no te mata te hace más fuerte, que ha vendido 6 millones de ejemplares en más de 40 países, Lagercrantz vuelve a sumergirse en el universo de Lisbeth Salander.

En El hombre que perseguía su sombra, Lagercrantz entreteje una electrizante historia sobre el abuso de poder y las sombras que, desde niña, acechan a Lisbeth Salander.

Salander está cumpliendo condena en la cárcel de Flodberga, en la que intenta a toda costa evitar cualquier tipo de conflicto con el resto de presas. Pero en el momento en que Lisbeth se convierte en la protectora de la joven de Bangladesh que ocupa la celda vecina, la peligrosa líder de las internas la coloca en su punto de mira.

Holger Palmgren visita a Lisbeth y le explica que ha recibido unos  documentos que contienen información relativa a los abusos que sufrió de niña. Salander acude a Mikael Blomkvist y ambos emprenden una investigación que puede sacar a la luz uno de los experimentos más atroces auspiciado por el Gobierno sueco en los años ochenta. Los indicios les llevan hasta Leo Manheimer, socio en la financiera Alfred Ögren, con quien Lisbeth comparte mucho más de lo que creen.

El autor ha declarado: “El éxito de Lo que no te mata te hace más fuerte me dio la confianza para hacer mío este libro. Con la cuarta entrega estaba aterrorizado y obsesionado por hacer justicia al universo que Stieg Larsson había creado. Ahora ya tengo a Lisbeth en mis venas.” Lagercrantz ha asegurado que escribirá aún un libro más de la serie Millennium, pero que el sexto será el último.

portada_lo-que-no-te-mata-te-hace-mas-fuerte-serie-millennium-4-edicion-mexicana_david-lagercrantz_201505251836.jpg

VUELVE LISBETH SALANDER. MILLENNIUM CONTINÚA.

Millennium continúa con la esperadísima cuarta entrega de la serie de culto que marcó un antes y un después con más de 80 millones de lectores en todo el mundo.

 

Salander vuelve a la gran pantalla

Fede Álvarez dirigirá la adaptación cinematográfica de Lo que no te mata te hace más fuerte, la cuarta entrega de la serie Millennium. Álvarez, director del thriller No respires, y de orígenes asturianos, se pone detrás de las cámaras con un guion adaptado por él y por Steven Knight, junto a Jay Basy. El cineasta uruguayo ha comentado que Lisbeth Salander es la clase de personaje con el que todo director sueña darle vida. “Contamos con un gran guion y ahora llega lo mejor: encontrar a nuestra Lisbeth”, ha afirmado.

Con un rodaje completamente nuevo, esta será la primera adaptación del bestseller internacional escrito por David Lagercrantz a producirse en lengua inglesa con anterioridad a su lengua original. Las adaptaciones cinematográficas previas lo hicieron al sueco, mientras que Los hombres que no amaban a las mujeres fue un remake de la película original sueca que supuso un éxito mundial, con una recaudación de 230 millones de dólares. El inicio del rodaje está previsto para septiembre de este año, y el estreno para otoño de 2018.

David Lagercrantz (Suecia, 1962) es escritor y periodista. Debutó en 1997 con un libro sobre el aventurero sueco Göran Kropp y su conquista del Everest sin oxígeno. Es el autor de uno de los libros de mayor éxito de la historia reciente de Suecia, del que se han vendido varios millones de copias en todo el mundo, la biografía de Zlatan Ibrahimović, Soy Zlatan, que fue seleccionada para el prestigioso Premio August. Es, también, autor de la novela inspirada en el genio matemático y precursor de la informática Alan Turing,  El enigma Turing (Destino, 2016).

Elegido para continuar la aclamada serie Millennium, iniciada por Stieg Larsson, Lo que no te mata te hace más fuerte se convirtió en un bestseller internacional al publicarse en más de 40 países y vender más de 6 millones de copias en todo el mundo. David Lagercrantz está casado y tiene tres hijos. Vive en Södermalm, Estocolmo.

“Olvidé decirte quiero”: En la fatalidad se descubren historias esperanzadoras, optimistas y llenas de buen humor

¿Otra oportunidad?
En la fatalidad se descubren historias esperanzadoras, 
optimistas y llenas de buen humor

Olvidé decirte quiero, publicada en el sello Planeta, la escritora española Mónica Carrillo, aborda el tema de la importancia de saber vivir en el presente. Como un juego de palabras, frases ingeniosas mezcladas con fragmentos de canciones, la autora crea una atmósfera muy especial que cautiva a los lectores.

Tras sufrir un accidente automovilístico, Malena se encuentra en ese limbo que separa la vida de la muerte, y le vienen a la cabeza todas las palabras que no dijo: de amor, de perdón, de amistad, de reconocimiento y, como cree que son sus últimos momentos, no hace sino pensar en todo lo que le queda pendiente, los abrazos por dar, los besos, las caricias, los perdones sin acuse de recibo, las relaciones rotas, las fallidas, las que aún podrían ser si solo tuviera una segunda oportunidad.

“Y ahora que ya no estoy soñando y que estoy a punto de morir, ahora que apenas logro ubicarme y que el dolor es más fuerte que el miedo, ahora me atormentan las imágenes”, se dice Malena.

De forma entrañable describe que nada es eterno ni tan especial como para evitar disfrutar cada momento que se vive. Invita a estar consicente del aquí y ahora y dejar atrás recriminaciones que no aportan nada.

Mónica Carrillo (España). Licenciada en Periodismo, diplomada en Turismo y con estudios de Arquitectura. En la actualidad presenta, junto a Matías Prats, los informativos de fin de semana en Antena 3, empresa a la que está vinculada desde 2006 y donde ha pasado por todas las ediciones. Anteriormente trabajó como redactora y presentadora en TVE y en la Agencia EFE. También ha realizado entrevistas a personajes de actualidad, colabora en radio y escribe artículos para distintas publicaciones. Creadora de los #microcuentos. Entre sus libros publicados están: La luz de Candela y El Tiempo. Todo. Locura.

La adicción a las drogas en el Tercer Reich

Sustancias como la metanfetamina tuvieron un enorme consumo entre los más altos dirigentes del nacionalsocialismo

Sobre el Estado nazi se había escrito todo o, al menos eso es lo que se pensaba; sin embargo, no es sino hasta hoy cuando se aborda de manera ampliamente documentada el insospechado consumo de llamada “droga del horror” o crystal meth que explica muchas de las decisiones que se tomaron durante el III Reich.

En High Hitler, publicado por editorial Crítica, su autor Norman Ohler sostiene que Adolfo Hitler era un adicto a la metanfetamina y a otros opiáceos fuertes, y que el régimen del terror que lideró actuó de manera hipócrita, ya que, aunque oficialmente prohibía el consumo de drogas, su uso fue una de las claves exitosas que permitió su encumbramiento.

Ohler se topó con los diarios del doctor Theodor Morell, el médico de cabecera de Hitler, y en ellos encontró el punto de partida de una investigación de años en los Archivos Federales de Alemania para descifrar cómo se reflejó en el Paciente A, la identificación que ocultaba al Führer, y en sus decisiones el consumo habitual del pervitin, la forma más pura de la hoy proscrita metanfetamina, y la cocaína.

“Su medicamento habitual para mitigar los dolores aparecidos en la zona nasal, laríngea y auditiva a consecuencia de las lesiones en los tímpanos era, precisamente, aquel ‘veneno de la degeneración judía’ que los nazis censuraban: la cocaína”, revela Ohler. “La elección de esta sustancia es menos caprichosa de lo que parece”.

Y al consumo habitual de esa sustancia se sumaron otras que, al escasear muy cerca de la debacle nazi, permitió conocer hasta qué punto la dependencia a las drogas había hecho mella en el poderoso Führer.

 “El final de la última batalla estaba cerca y Hitler había dejado definitivamente de estar drogado, había perdido su éxtasis de Führer”, dice. “Seriamente perjudicado y con enormes esfuerzos, serpenteaba por los pasillos enterrados en las catacumbas del búnker, con el torso inclinado hacia delante, arrastando los pies, ladeándose a la derecha y apoyándose en la pared para ir de la zona de vivienda a la sala de reuniones. Ya no tenía fuerzas para mostrarse tal y como le gustaria que lo vieran”.

Norman Ohler (Alemania, 1970). Estudió periodismo en la Universidad de Hamburgo y cursó estudios de ciencias culturales y filosofía. Ha sido corresponsal en Ramallah, Palestina, y ha escrito guiones cinematográficos. High Hitler es su primera obra de no ficción, resultado de una investigación de cinco años en archivos alemanes y estadounidenses. Otros libros publicados: Las novelas Die Quotenmaschine (1998), Mitte (2001) y Ponte City (2003).

Lee el primer capítulo en el siguiente enlace:

portada_high-hitler_norman-ohler_201612210000.jpg

El abuso sistemático de las drogas en el régimen nazi.

“Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida”: Poniatowska En el centenario de Leonora Carrington, la premio Cervantes reflexiona sobre la novela que le dedicó

“Cuando le pregunté a Leonora si Max Ernst había sido su gran amor, respondió que cada amor era distinto; cuando le comenté que su matrimonio con Renato Leduc fue sólo por conveniencia, respondió: ‘Bueno, tampoco’. A Renato Leduc, le debemos el privilegio de la presencia de Leonora en México, un regalo suntuoso que agradecemos desde el fondo del corazón”, dice Elena Poniatowska hablando de la gran pintora inglesa.

Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida y a la obra de esta mujer que ha hechizado a México con sus colores, sus palabras, sus delirios, sus arranques. Pudo vivir en Inglaterra, su país de origen, en los Estados Unidos, en Francia o en España, pero es un privilegio saber que una artista de su talla haya decidido ser mexicana”, señala Poniatowska.

Para la autora, Carrington “trajo a nuestro país todos los recuerdos de sus vidas anteriores, todos los paisajes, todas las verduras que en México no se comían como los salsifis, las endivias, las alcachofas; los caminos baja las acacias. Trajo a Simone Martini, a Piero de la Francesca, al Bosco, a Grunewald y a lo más valioso de todo, ella misma, fuente de creatividad y de valor humano”.

En Leonora, Poniatowska retrata la turbulenta vida de la pintora inglesa, quien “a lo largo de los años convirtió su casa en la calle de Chihuahua en la colonia Roma en una central de energía, una piedra imán. El té de Leonora, un filtro amoroso, un vuelve a la vida, fue parte de su esencia inglesa e irlandesa. Célebre en la galería de Inés Amor, en la de Antonio Souza, en la de Natalia Zaharías, Leonora conoció el reconocimiento internacional muy tarde porque siempre se encerró con sus hijos y su pintura hasta que la invadió la celebridad del mundo entero. Hoy le rinden homenajes en universidades y auditorios culturales”, culmina Elena Poniatowska.

Elena Poniatowska. Nació en París en 1932, pero con tan sólo nueve años se trasladó a México. Su carrera se inició en el ejercicio del periodismo. Por esta labor se le entregó en 1978 el Premio Nacional de Periodismo en México. Ha sido nombrada doctor honoris causa por ocho universidades y galardonada con el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 2002. Entre sus novelas destacan: Lilus Kikus (1954), Hasta no verte Jesús mío (1969), Premio Mazatlán, La noche de Tlatelolco (1971), Premio Xavier Villaurrutia, Querido Diego, te abraza Quiela (1978), La Flor de Lis (1988), Tinísima (1992), Premio Mazatlán, La piel del cielo (2001), Premio Alfaguara, El tren pasa primero (2007), Premio Rómulo Gallegos, El universo o nada (2014), Dos veces única (2015), Las indómitas (2016). También ha escrito cuentos, reunidos en De noche vienes (1979) y Tlapalería (2003), libros de entrevistas, ensayos y crónicas. Su obra ha sido traducida a más de una decena de idiomas y su trayectoria como periodista y escritora ha sido reconocida con múltiples premios nacionales e internacionales. En 2013 se le concedió el Premio Cervantes. 

Reseña del libro en la siguiente liga: http://www.planetadelibros.com.mx/leonora-libro-154842.html

 

portada_leonora_elena-poniatowska_201505132312.jpg

Premio Biblioteca Breve 2011

Grupo Planeta genera una plataforma de comunicación en toda Latinoamérica para conectar con lectores de 22 países

En América Latina #creemosenloslibros

En Grupo Planeta estamos convencidos de que el mayor reto editorial de nuestra época es acompañar y entender a los lectores, el motor de nuestra industria. Queremos ser el puente entre ellos y los autores que los maravillan a través de sus historias.

Para empoderar a cada lector hemos publicado en América Latina el manifiesto “Creemos en los libros”, con el cual buscaremos estrechar los lazos que unen a los lectores sin importar las fronteras:

“El libro es capote para el torero, paraguas para el sol y la lluvia, es como la yerba para el mate y la voz de Gardel para el tango; escudo contra las flechas de la estulticia, de la imbecilidad que inundan el cielo. El libro es la almohada para tener los mejores sueños, cama de clavos para tenerlas más chidas, grosas, escalofriantes pesadillas. El libro es pañuelo para las lágrimas, bálsamo para las heridas. El libro es este ladrillo que construye ciudadanía, casas, muros, universos. Somos lo que hemos leído; por el contrario seremos la ausencia que los libros dejaron en nuestras vidas”. Benito Taibo

1397074_1097691656917106_2379045898448223512_o

Esta estrategia de comunicación une en un mismo camino los territorios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana Uruguay y Venezuela.

La comunidad de lectores latinoamericanos es creciente y una de las más poderosas del planeta. En la actualidad sumamos más de un millón de personas en redes sociales #creemosenloslibros y formamos una de las mayores comunidades lectoras en el mundo con presencia en 22 países latinoamericanos.

Grupo Planeta es líder en el mercado editorial de habla hispana, publica a 15 mil autores y es el octavo grupo editorial en el ranking mundial.

Al filo de la infancia y al margen de la vida adulta yace un singular “Juego de Niños”: Guido Tamayo

Fernando padece una rara enfermedad que le provoca gigantismo, fuertes migrañas, lo avejenta prematuramente y limita la motricidad de sus piernas, por lo que vive confinado al apartamento de la familia con quien su madre lo dejó encargado para partir «en busca de mejores oportunidades». A pesar de su encierro, gozará del mundo exterior gracias a la narración diaria de las correrías de Lucho y Miguel, sus hermanos adoptivos, y descubrirá el deseo por medio de Isabel, la bella adolescente del servicio doméstico. Cuando la tragedia se cierne sobre los jóvenes (¿Accidente? ¿Crimen? ¿Suicidio?) se vuelve evidente que todos los claroscuros de la condición humana caben entre esas cuatro paredes.

En palabras de Juan Villoro, Guido Tamayo «retrata con cambiantes perspectivas al grupo disfuncional por excelencia: la familia», en éste su libro “Juego de Niños”.

Disfruta un pequeño extracto de su primer capítulo; Miguel:

“Miguel

Recuerdo que eras un niño envejecido, Fernando, un niño viejo. Tu cuerpo era enorme y en tus manos abiertas cabía con  holgura una cabeza humana. De hecho, a veces jugabas con nuestras cabezas, las cabezas de tus hermanos: las tomabas, las movías de una mano a otra como peloticas y te reías. Nosotros también reíamos hasta que nos sacudías muy fuerte sin darte cuenta y entonces nos quejábamos y acababa el juego. Tenías un tronco extenso que lucía más seguro cuando estabas sentado que cuando caminabas inclinado y oscilante como un simio. Tus piernas eran largas, frágiles y dobladas como serpentinas que se aferraban con vacilación al mundo. Eras un niño avejentado, tenías el pelo cano con apenas unos pocos años, la frente arrugada y el semblante serio y, sin embargo, a veces soltabas una risa delirante, abierta y fácil que te hacía parecer feliz. Y sí, lo eras de alguna extraña manera.

Eras un niño gigante, Fernando, parecías un niño tonto, pero no lo eras. Las canas te daban dignidad. Eras un niño añoso, un niño sabio. Conocías muchas cosas que nosotros desconocíamos. Por ejemplo: hacer crucigramas, ninguno de nosotros lograba acabar uno, ni uno solo; no teníamos esa paciencia que a ti te desbordaba. Por ejemplo: sabías un montón de palabras que sacabas del diccionario y que usabas las pocas veces que hablabas y que no siempre entendíamos. Más aún, había algo que solo tú sabías, ¿cómo fue tu muerte?

Mas no solo te admirábamos por esas cosas que sabías y que para nosotros eran tan solo enigmas, también te apreciábamos por tu silencio. Eras un ser callado y no porque tu forma de hablar fuera confusa, tu dicción enrevesada y eso te cohibiera, sino porque te resguardabas bien tras el silencio: era tu territorio, la zona en que más confiabas. En consecuencia, evitabas las palabras, las usabas únicamente para resolver tus crucigramas, para solicitar algo, para asentir o negar; de resto, tu mutismo era inviolable. Cuando caminabas producías un ruido tenue como si tus pies fueran de lana. Procurabas pasar desapercibido, pero el titubeo, el arrastre al andar, a veces te delataban. Al principio pensamos que nos espiabas con ese vagar imperceptible por el apartamento. Llegamos a desconfiar de ti, pero muy pronto supimos que tú no eras sino un ser sumido en el silencio; que no querías fisgonear nuestro comportamiento, sino que en ocasiones transitabas por el espacio del apartamento con la necesidad de poseer una geografía breve pero propia: un pasillo, un par de salones y unas cuantas habitaciones por mundo. La calle estaba vedada para ti”

Juego de niños

portada_juego-de-ninos_guido-tamayo_201607221944.jpg

Una obra singular sobre el rito de paso en que la infancia se extingue para convertirse en el incendio que definirá la vida adulta. Con cambiantes perspectivas, retrata al grupo disfuncional por excelencia: la familia.

Juan Villoro

Las obsesiones del horror mexicano contadas por Antonio Ortuño: “Agua corriente”

Estos cuentos cortos y ruidosos han sido descritos como eficaces relámpagos, como metáforas del violento horror mexicano, como críticas de la realidad política, pero sobre todo, como hazañas formales de un escritor que ya tiene un estilo inconfundible. En esta recopilación, el que sin duda es uno de los autores más corrosivos de la literatura mexicana presenta al lector un grupo de personajes contradictorios, siempre cambiantes, siempre en ebullición, que si algo tienen en común es su tendencia a rebelarse ante el nefasto destino que va a devorarlos, y la facilidad con que dan un paso en dirección del asombro y otro hacia la carcajada. El fracaso del machismo tal como lo entendemos y la ridícula altura de muchas aspiraciones colectivas son dos de los temas que recorremos con inmensa velocidad, precisión y sarcasmo en “Agua corriente”, de Antonio Ortuño.

En este nuevo libro de Ortuño podemos apreciar un diverso panorama de las obsesiones y cuestionamientos que el propio autor ha desplegado a lo largo de su obra.

Te compartimos los primeros párrafos de Ars Cadáver, uno de sus cuentos intermedios:

“Ars Cadáver

–Es una pieza notable– dice Ugo con vocecita arrogante de connoisseur–. Míralo: es un zapato que encontré en el metro Partenón. Pertenecía a una chica que se arrojó al paso de los vagones cuando supo que no había conseguido plaza en la Universidad. ¿Notas la mancha púrpura en la suela? No, por supuesto que no es sangre, la sangre estaría negra a estas alturas y apestaría. Es acrílico rojo para figurar sangre, es mi toque, ese toque que Éctor no agrega, porque él exhibe las cosas tal como las encuentra,  ¿verdad?

Éctor está cruzado de brazos y ofrece un gesto mínimo de fastidio. Es tan delgado como Ugo y resulta arduo diferenciarlos debajo de sus sombras de rímel y sus estrechos ropajes color cobre. Debería distinguirlos, Ugo es mi hermano y Éctor sólo su socio y hace pocos meses que vive en el Taller. Pero no suelo distinguir a los habitantes del Taller en más categoría que quién tiene senos y quién no.

–En cambio– refuta Éctor, y me doy cuenta que lo hace como un nuevo movimiento en el ajedrez de una discusión que antecede mi llegada–, esta calzaleta la encontré en un lugar no especificadoe. No sé a quién pertenece ni me interesa si fue usada por un pie femenino o uno infantil. Es un objeto en sí mismo, un orbe cerrado al que sólo podemos espiar por la ranura de un compartimento.

–¿Decidiste ponerla en el compartimento?–inquiere Ugo, trabados los dientes y alarmada la voz.

–¿Un lugar no especificado? –digo yo, que soy un poco lento de reacciones.

–No especificado. Jamás diré dónde encontré la calzaleta, porque la estaría cargando de anécdota y despojándola de su individualidad en cuanto a objeto. Y sí, la meteré en el compartimento y tendrán que verla por medio de un telescopio.

–¿Telescopio? ¿Cómo puedes…?

Alguien abre la puerta de madera con violencia, y su cuerpo esquelético anuncia que es Hana, actriz consumada, y su ropa color cobre agrega que es administradora del Taller y novia de Éctor.

–Éctor va a meter la calzaleta al compartimento. Y además va a usar el telescopio –denuncia Ugo en cuanto la ve, con premeditado acento bélico.

Pero a Hana le estremece los hombros un ligero temblor y curva una de sus manos hacia el rostro con ademán desolado.

–Vengan al congelador, vengan, por favor vengan. Húrsula está muerta.”

Agua corriente

portada_agua-corriente_antonio-ortuno_201605232317.jpg

En Agua corriente podemos apreciar un diverso panorama de las obsesiones y cuestionamientos que Ortuño ha desplegado a lo largo de su obra.

Más allá de un espía: El hombre, John le Carré. Los secretos de un agente de inteligencia británico

Las esperadas memorias de un verdadero experto en el espionaje de la Guerra Fría salen a la luz en el sello Planeta, bajo el título: Volar en círculos. John le Carré es un personaje de carne y hueso -completamente real aunque bien podría ser producto de la ficción-, que eligió una profesión tanto arriesgada y peligrosa, como interesante: ser espía al servicio de la Inteligencia británica en momentos tan candentes para el mundo como lo fue la Guerra Fría.

De ahí que el autor, al compartir su anhelada biografía, esté revelando, en apariencia, pasajes que no solo resultan interesantes sino apasionantes, porque muestran el mundo real del espionaje.

portada_volar-en-circulos_john-le-carre_201607221915-1

Volar en círculos, es la verdadera historia de uno de los escritores más leídos del mundo, que vivió diversas experiencias desde la Camboya desgarrada por la guerra, hasta el Beirut de la invasión israelí de 1982, pasando por la Rusia de antes y después de la caída del Muro de Berlín, por ejemplo.

 Entre anécdotas que mezclan diversión con asuntos que definieron el mundo que hoy vivimos, le Carré nos deja un epígrafe que resulta tanto misterioso como intriganteal referirse a su autobiografía: “un buen escritor no es experto en nada salvo en sí mismo. Y sobre ese tema, si es listo, cierra la boca”.

A la par de este lanzamiento Grupo Planeta reedita Un traidor como los nuestros cuya adaptación cinematográfica se estrenará el próximo 23 de septiembre.

John le Carré (Dorset, Inglaterra, 1931). Tras estudiar en las Universidades de Berna y Oxford, se dedicó a la enseñanza en el Eton College, antes de convertirse en agente del MI5, servicio de inteligencia británico. En 1960 fue transferido al MI6, el servicio de inteligencia exterior, y trabajó como segundo secretario en la embajada británica de Bonn. Fue durante este periodo cuando descubrió su pasión por la escritura, que acabaría convirtiéndose en su forma de vivir. Otros libros publicados: Con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, como El topo, El jardinero fiel, El espía que vino del frío y El infiltrado, entre otros. Ha sido traducido a 36 idiomas y publicado en 40 países, lo que lo convierte en uno de los escritores más leídos, respetados e influyentes de nuestra época.

portada_volar-en-circulos_john-le-carre_201607221915.jpg

La historia de John le Carré, espía durante los años de la guerra fría y testigo privilegiado de los principales acontecimientos del siglo XX.

Detrás de cada ventana un misterio y de cada puerta un secreto

“La casa de los secretos”, de María de Lourdes Victoria en el sello Planeta, es una hermosa historia ambientada en el México durante la intervención francesa y la Revolución. De forma minuciosa, la autora aborda ambos momentos históricos logrando una novela llena de pasión, ambición y misterios, que nos sumerge en las tradiciones y costumbres tanto culinarias como religiosas de Oaxaca. Así como también en leyendas y creencias populares.

Es el año de 1838, Gabino es un niño de 8 años que es feliz tocando la flauta y tomando agua de horchata. Su madre, una mujer tejedora no sólo de historias, un día lo entrega a Doña Catalina, esposa legítima de Don José, padre de Gabino. Ahí crece lleno de amor a lado de su medio hermano y se forja como militar. Gabino es un personaje que crece y perdura hasta muchas décadas después, formando parte también de la historia donde Patricia, quien vive en la época de la Revolución en una antigua casona, emprenderá un doloroso viaje al pasado debido a lo que va descubriendo en voz de la anciana Cienne.

María de Lourdes Victoria (Veracruz, México). Radica en Estados Unidos. Es escritora de novelas, cuentos y literatura infantil, tanto en inglés como en español. Sus cuentos han sido publicados en prestigiosas revistas literarias, como Nimrod y Quercus Review. Otros libros publicados: Su primera novela, “Los hijos del mar”, fue finalista del Premio Mariposa en la Feria Internacional de Libros Latinos en 2006. “Más allá de la justicia”, su segunda novela, fue finalista del Premio Planeta 2010 y recibió Mención Honorífica en la categoría de Mejor Novela en Español en los International Latino Book Awards en 2012.

CASA DE LOS SECRETOS PAL BLOG

portada_la-casa-de-los-secretos_maria-de-lourdes-victoria_201605240110.jpg

Dos vidas unidas por un secreto.