Archivo de la etiqueta: Censura

7 libros que fueron censurados por su contenido sexual

¿Qué razón más obvia para censurar un libro, que su contenido sexual? Además del contenido violento, este motivo es el más utilizado por los censores para imponer barreras entre ciertos libros y sus lectores potenciales.

A continuación, te compartimos una serie de 6 libros que, en algún momento y algún lugar, fueron censurados por su contenido sexual.

1. Lolita, de Vladimir Nabokov

lolita portada

Era la misma niña: los mismos hombros frágiles y color de miel, la misma espalda esbelta, desnuda, sedosa, el mismo pelo castaño. Un pañuelo a motas anudado en torno al pecho ocultaba a mis viejos ojos de mono, pero no a la mirada del joven recuerdo, los senos juveniles. Y como si yo hubiera sido, en un cuento de hadas, la nodriza de una princesita, reconocí el pequeño lunar en su flanco.

2. Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez

memoria de mis putas tristes portada

El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco con una adolescente virgen. Me acordé de Rosa Cabarcas, la dueña de una casa clandestina que solía avisar a sus buenos clientes cuando tenía una novedad disponible. Nunca sucumbí a ésa ni a ninguna de sus muchas tentaciones obscenas, pero ella no creía en la pureza de mis principios. También la moral es un asunto de tiempo, decía, con una sonrisa maligna, ya lo verás.

3. Madame Bovary, de Gustave Flaubert

madame bovary

Tantas veces le había oído decir estas cosas, que no tenían ninguna novedad para él. Emma se parecía a las amantes; y el encanto de la novedad, cayendo poco a poco como un vestido, dejaba al desnudo la eterna monotonía de la pasión que tiene siempre las mismas formas y el mismo lenguaje. Aquel hombre con tanta práctica no distinguía la diferencia de los sentimientos bajo la igualdad de las expresiones. Porque labios libertinos o venales le habían murmurado frases semejantes, no creía sino débilmente en el candor de las mismas; había que rebajar, pensaba él, los discursos exagerados que ocultan afectos mediocres; como si la plenitud del alma no se desbordara a veces por las metáforas más vacías, puesto que nadie puede jamás dar la exacta medida de sus necesidades, ni de sus conceptos, ni de sus dolores, y la palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a las estrellas.

4. Anna Karenina, de Leon Tolstoy

ana karenina portada

Kitty estaba agradecida a su padre por no haberle dicho nada acerca de su encuentro con Vronsky. Durante el paseo que según costumbre dieron juntos y por la particular dulzura con que la trató, Kitty comprendió que su padre estaba satisfecho de ella. También ella misma estaba satisfecha de sí. Nunca se había creído capaz de poder manifestar ante su antiguo amado la firmeza y tranquilidad que manifestó, de poder dominar los sentimientos que en presencia de él había sentido despertar en su alma.

5. Fanny Hill, de John Cleland

fanny hill portada

Después de la cena, la señorita Phoebe me acompañó a la recámara, mostrando cierta renuencia a que me desvistiera y me quedara en camisón en su presencia, por lo que, una vez retirada la doncella, se me acercó y, empezando por desprenderme el pañuelo y el vestido, pronto me instó a que continuara desnudándome. Sin dejar de sonrojarme al verme en paños menores, corrí a guarecerme bajo la ropa de cama, a salvo de sus miradas. Phoebe rió, y no tardó mucho en acomodarse a mi lado. Contaba unos veinticinco años, según sus dudosas cuentas; pero aparentaba haber olvidado por lo menos otros diez, aún tomando en cuenta los estragos que una larga trayectoria de manoseo y de aguas turbulentas debieron haber hecho en su constitución. Ya había llegado, sin pensarlo, a esa etapa de envejecimiento en la cual las mujeres de su profesión reducen a pensar en lucirse en compañía, más que ver a sus amistades.

6. Trópico de cáncer, de Henry Miller

tropico de cáncer

-Pero, entonces, ¿qué es lo que quieres de una mujer? – le pregunto.
Empieza a restregarse las manos; se le cae el labio inferior. Parece completamente frustrado, cuando por fin consigue balbucear unas frases entrecortadas, lo hace convencido de que tras sus palabras hay una futilidad abrumadora. “Quiero ser capaz de entregarme a una mujer”, dice de improviso. “Pero para eso tiene que ser mejor que yo; tiene que tener inteligencia, y no solo un coño. Tiene que hacerme creer que la necesito, que no puedo vivir sin ella. Encuéntrame una gachí así, ¿quieres? Si pudieras hacerlo, te daría un empleo. En ese caso no me importaría lo que ocurriera: No necesitaría un empleo ni amigos ni libros ni nada. Simplemente con que pudiese hacerme creer que había algo más importante en la tierra que yo. ¡Dios, cómo me odio! Pero todavía odio más a esas tías asquerosas… porque ninguna de ellas vale nada.

7. El amante de Lady Chatterley, de D. H. Lawrence

Layout 1

Y cuando el hombre entró en ella, con una intensificación de alivio y consumación que, para él, era pura paz, Connie todavía esperaba. Se sentía un poco dejada al margen. Y sabía que de eso tenía ella la culpa en parte. Se imponía voluntariamente aquella separación. Quizá estuviera condenada a ella. Yacía quieta, sintiendo el movimiento del hombre en su interior, sintiendo su empeño profundamente ahincado, sintiendo el súbito estremecimiento de su cuerpo al brotar de él su semilla, y después la lenta mengua de su empuje. El movimiento de empuje de las nalgas del hombre era, sin duda, un tanto ridículo. Y, siendo mujer, partícipe en todos aquellos actos, el movimiento del empuje de las nalgas del hombre parece supremamente ridículo. ¡Sin la menor duda, el hombre es intensamente ridículo en esa postura y en ese acto!

¿Conoces algún otro libro que fuera censurado por su contenido sexual?

6 libros infantiles que fueron prohibidos por la censura

Aunque pueda parecer lógico que la censura literaria se aplica sólo a los libros para adultos, por su contenido violento, político o incluso sexual, estos no son los únicos casos.

También los libros infantiles o enfocados a un público juvenil han sufrido censura por diferentes razones.

Aquí te compartimos 6 casos de censura contra libros infantiles, para que compruebes que todos los sectores de la literatura son susceptibles de esta medida.

1. ¿Dónde está Wally? de Martin Handford

donde esta wally

Este libro fue censurado en 1987 y se ordenó su reimpresión en Estados Unidos, debido a que mostraba a una mujer en topless en la playa.

2. Winnie Pooh, de A. A. Milne

winnie pooh

Primero, este libro fue censurado porque algunos sectores religiosos de Estados Unidos consideraban que los “animales que hablan” son un insulto para Dios. Después, varias escuelas de Turquía y el Reino Unido lo prohibieron porque consideraban que el personaje de Piglet (Puerquito, en español) era ofensivo para los musulmanes. E incluso, en algunos otros lugares se ha prohibido porque consideran que Winnie Pooh es una apología del nazismo. ¿Qué tal?

3. Jim y el Durazno Gigante, de Roald Dahl

jim y el durazno gigante

Aunque pueda parecer absurdo, este libro fue censurado en 1999, en el estado de Texas, Estados Unidos, porque en él podía leerse la palabra “trasero” (ass, en inglés).

4. El diario de Ana Frank, de Ana Frank

el diario de ana rank

Cuando fue lanzada la versión definitiva de este libro, para celebrar su aniversario número 50, una escuela de Virginia (también en Estados Unidos) prohibió la lectura de este libro argumentando que trataba temas sexuales y homosexuales de forma poco conveniente. También fue rechazado en otras escuelas de Norteamérica por considerarlo “demasiado deprimente”, e incluso una mujer de Michigan pidió que lo censuraran por lo que ella llamó “tendencias pornográficas”. ¿Tú qué opinas?

5. La telaraña de Charlotte, de E. B. White

la telaraña de charlotte

Al igual que ocurrió con Winnie Pooh, este libro fue censurado en Kansas, en 2006, porque sus detractores consideraron que los “animales parlantes” son un insulto para Dios.

6. Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll

alicia en el país de las maravillas

Este libro ha sufrido de censura desde 1900 debido a que (supuestamente) hace referencia a diferentes fantasías sexuales y masturbación. También fue prohibido en 1960, bajo el argumento de que promovía en uso de drogas entre los niños.

7. Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak

TApa donde viven-2.indd

Desde su publicación este libro ha sido objeto de censura, principalmente en los estados del sur de Estados Unidos, porque, supuestamente, promueve la brujería y la invocación de sucesos sobrenaturales.

¿Qué te parecieron? ¿Conoces más casos parecidos?

15 libros que fueron prohibidos por la censura (Parte 2)

Como ya dijimos con anterioridad, numerosas obras literarias han sido censuradas a lo largo de los años. ¿La razón? Su contenido afectaba intereses o simplemente incomodaban a las buenas conciencias de la época (aunque podría haber muchos otros motivos que no son tan fáciles de determinar a simple vista).

Si leíste la edición pasada de este conteo sobre censura, aquí te dejamos con la segunda parte. 5 nuevos libros que, en algún momento o en algún lugar, fueron prohibidos o censurados.

6. El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien

el señor de los anillos portada

Que J. R. R. Tolkien fue un católico devoto y practicante no sirvió de nada cuando sus libros de El señor de los anillos y El hobbit fueron prohibidos en numerosas escuelas de Estados Unidos por ser considerados anticlericales e, incluso, promotores del satanismo y la brujería. Lo que resulta más curioso es que los principales actos de censura contra este libro ocurrieron en Alamogordo, Nuevo México, donde varias mujeres fueron quemadas en la hoguera en 1931. De cualquier forma, los valores literarios se impusieron y El señor de los anillos es considerada, hoy en día, una de las obras más importantes de la tradición literaria estadounidenses y uno de los libros más leídos en todo el mundo.

2. La naranja mecánica, de Anthony Burgess

la-naranja-mecanica portada

Aunque éste no es un caso de censura en el sentido exacto de la palabra, nos pareció una historia interesante que debíamos contarte. Cuando Anthony Burgess envió por primera vez el manuscrito de La naranja mecánica a sus editores norteamericanos, estos le dijeron que lo publicarían, con una condición: que eliminara el último capítulo del texto, o sea, el número 21 (que explicaba cómo el protagonista se reintegraba a la sociedad después de muchos años de luchar contra ella). A regañadientes, Burgess aceptó el trato con tal de que la obra se publicara en Estados Unidos. Sin embargo, años después declararía que nunca debió haberlo escrito, pues la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick (estrenada en 1971), que estaba basada en la versión de sólo 20 capítulos del libro, tergiversaba por completo el sentido de la obra. Como verán, esta historia puede interpretarse como un ejemplo de las consecuencias que un escritor puede afrontar cuando se somete a la censura, del tipo que sea. De cualquier forma, hoy es posible leer La naranja mecánica en su versión íntegra de 21 capítulos, en cualquier parte.

3. El dador de recuerdos, de Lois Lowry

el dador de recuerdos portada

Según los rumores, este libro todavía está prohibido en algunas escuelas de Estados Unidos. ¿La razón? Hay quienes opinan que esta novela distópica, que funciona como una alegoría de la compleja sociedad en que vivimos, habla de temas que podrían afectar la sensibilidad de los jóvenes, como el aborto, la eugenesia, la eutanasia, el suicidio o la memoria histórica. Sin embargo, como ha ocurrido en muchos otros casos, El dador de recuerdos, de Lois Lowry, es ahora una lectura básica del nivel secundario en países como Canadá, Australia y muchos sectores de Estados Unidos.

4. Otra vez el mar, de Reinaldo Arenas

Otra vez el mar portada

Si algo le sobraba a Reinaldo Arenas a la hora de escribir y publicar sus libros, eso era sufrimiento. Y es que para este autor cubano, perseguido por la dictadura por ser un duro crítico de ésta, nunca fue sencillo dedicarse a la escritura. Tanto así que, mientras vivía en Cuba, debía enviar sus manuscritos a otros países (de forma clandestina) para que fueran publicados. Otra vez el mar es una novela que tuvo que ser publicada por primera vez en España, pues en ese momento (1982) el gobierno de Castro mantenía una intensa vigilancia sobre él para evitar que publicara cualquier obra dentro del país. Este libro, particularmente, habla sobre el desencanto que la Revolución Cubana dejó en muchos de sus habitantes, así que por fortuna no lo descubrieron, o quién sabe qué hubiera pasado.

5. El diario de Ana Frank (versión definitiva)

EL DIARIO DE ANA FRANK portada

Publicada por primera vez en 1947, esta obra, que reúne los diarios que, entre 1942 y 1944, mantuvo la niña judía Annelies Marie Frank mientras escapaba de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, no conoció censura alguna sino hasta hace pocos años. Y es que en 1988, ocho años después de la muerte del padre de Ana, fueron publicadas cinco páginas nuevas de estos diarios. En estas páginas pueden leerse algunos comentarios que Ana hace acerca de su propio cuerpo, los cuales fueron considerados pornográficos por ciertas personas del sector conservador de Michigan, Estados Unidos. Lo bueno es que la libertad de expresión se mantuvo y todos pueden comprar su edición de El diario de Ana Frank, original o aumentada según prefieran.

¿Qué les pareció la segunda parte de esta lista? ¿Saben de otros libros que hayan estado censurados?

Lee la primera parte de esta lista, en este enlace.

15 libros que fueron prohibidos por la censura (Parte 1)

La censura, entendida ésta como la manipulación, regulación o supresión de información de acuerdo a los intereses políticos, sociales o culturales de un gobierno o institución en un momento determinado, ha existido siempre.

La protección de intereses y el resguardo de las llamadas buenas costumbres son sólo dos de las incontables razones (o excusas) que los hombres han impugnado para prohibir o mutilar obras de todo tipo, incluidas obras literarias.

Por eso, aquí te compartimos la primera parte de una lista de 15 libros que, en su momento, fueron prohibidos por la censura y que hoy sí podemos leer.

1. El origen de las especies, de Charles Darwin

el origen de las especies

Aunque hoy en día El origen de las especies es un libro de referencia en el sistema educativo de casi todos los países  del mundo, cuando fue publicado, en 1859, no gozó de un cálido recibimiento. Debido a la visión científica que planteaba sobre el origen y la evolución del hombre (alejada por completo del pensamiento religioso), este libro fue rechazado por la Iglesia y prohibido en países como Reino Unido, Grecia y Yugoslavia. Sin embargo, con el paso de los años la teoría de Darwin se ha ganado su lugar en la historia del pensamiento científico y hoy es posible comprarlo o descargarlo en cualquier website o librería.

2. El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger

guardian entre el centeno portada

Cuando este libro fue publicado por primera vez, en 1951, la censura lo atacó con fuerza. ¿La razón? Su lenguaje ofensivo y continuas referencias al alcohol, tabaco y prostitución. Por si fuera poco, John Hinckley Jr., quien intentó asesinar al presidente norteamericano Ronald Reagan en 1981; y Mark David Chapman, autor material del homicidio de John Lennon en 1980, declararon estar obsesionados con este libro. Sin embargo, la justicia literaria se impuso y, 30 años después de su lanzamiento, El guardián entre el centeno se convirtió no sólo en uno de los libros más prohibidos de Estados Unidos, sino también en uno de los más leídos en los institutos educativos de ese país.

3. Steal this book (Róbate este libro), de Abbie Hoffman

Steal-This-Book-poster

¿Te gustaría saber cómo conseguir comida, identificaciones, viajes, transporte, ropa o libros de manera gratuita o a muy bajo costo? Entonces debes leer Steal this book, un manual escrito por Abbie Hoffman, y publicado en 1971, que nos da instrucciones detalladas para sobrevivir sin dinero en un país del primer mundo, así como para organizar insurrecciones contra el gobierno. Sobra decir que, debido a su contenido anárquico y rebelde, este volumen fue seriamente despreciado por los censores e, incluso, por los libreros estadounidenses. Por otra parte, hay quienes aseguran que éste fue el libro más robado de las librerías de Estados Unidos en el año de su publicación.

4. Trópico de cáncer, de Henry Miller

tropico de cáncer

Considerada por la revista TIME una de las mejores 100 novelas publicadas en lengua inglesa desde 1923, Trópico de Cáncer, escrita por el norteamericano Henry Miller, fue publicada por primera vez en París en 1934 y no fue editada en Norteamérica sino hasta 1961, cuando resultó ganadora en un juicio por obscenidad al que fue sometida por violar las leyes de sobre la pornografía que estaban vigentes en ese momento. Dicho evento es considerado una de las victorias más sobresalientes de la libertad de expresión y, hoy en día, es posible leer este libro salvaje, descarado y hermoso en cualquier banca de parque o cafetería que se nos antoje.

5. Nada, de Janne Teller

nada-janne-teller

Si creen que la censura es cosa de siglos pasados o épocas remotas, deben conocer el caso de Nada, de Janne Teller. Esta reflexión sobre un chico que, de repente, decide que nada en la vida vale la pena, ha sido prohibida, desde su publicación en 2000, en países tan liberales como Dinamarca, Francia y Bélgica. ¿La razón? Hay quienes creen que este libro puede orillar a los adolescentes a sufrir depresión o, incluso, a cometer suicidio. A pesar de esto, este libro va que vuela para convertirse en un clásico universal y cada día se lee en más escuelas de todo el mundo. En México y América Latina puedes conseguirlo bajo el sello Seix Barral.

¿Qué te parecieron estos libros? ¿Sabes de otros libros que hayan sido prohibidos?

Fallece la escritora sudafricana Nadine Gordimer

Los libros no necesitan baterías.

Nadine Gordimer

La escritora sudafricana, ganadora del premio Nobel, Nadine Gordimer, falleció el 13 de julio de 2014. Fue una de las voces más importantes en contra de la segregación racial.

Gordimer murió, a los 90 años, en su casa de Johannesburgo el domingo por la tarde, junto a sus hijos Hugo y Oriane.

La escritora de el libro titulado El conservador, nació en Guateng, Sudáfrica, en 1923. Recibió el Premio Nobel de literatura en 1991 por novelas e historias cortas que reflejan el drama de la vida humana y las emociones en una sociedad deformada durante décadas por la regla de la minoría blanca.

Muchas de sus obras abarcaban los temas del amor, el odio y la amistad bajo la presión del sistema de segregación racial que terminó en 1994, cuando Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente de raza negra.

La obra de Gordimer, preocupada por la cultura, la gente y la lucha por la democracia, fue censurada en su país natal.

ulfanGett460