Sin conciencia: El inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean

Hace varios años dos estudiantes de posgrado y yo entregamos un artículo a una revista académica. El artículo describía un experimento en el que se había usado un registro biomédico para controlar la actividad eléctrica del cerebro de varios grupos de hombres adultos mientras llevaban a cabo tareas lingüísticas. Registramos esta actividad en hojas de papel cuadriculado y recogimos una serie de ondas, lo que se denomina en terminología médica un electroencefalograma (EEG). El editor nos devolvió el artículo negándose a publicarlo. La razón, según nos dijo, era: “Francamente, hemos encontrado que algunas de las pautas de las ondas cerebrales descritas en esta artículo son muy raras. Estos EEG no pueden proceder de personas reales”.

Es verdad que algunos de nuestros registros de ondas cerebrales eran extraños, pero no los habíamos obtenido de alienígenas y, por supuesto, no nos los habíamos inventado. Los obtuvimos de una clase de sujetos que se pueden encontrar en toda raza, cultura, sociedad y estilo de vida. Todo el mundo ha conocido a uno de ellos, ha sido engañado o manipulado por ellos, se ha visto forzado a vivir con ellos o a reparar el daño que han producido. Estos sujetos, a menudo encantadores (aunque siempre de manera letal), tienen un nombre clínico: psicópatas. Su sello es una impresionante falta de conciencia: su juego es la autogratificación a expensas de la otra persona. Muchos pasan algún tiempo en la cárcel, pero muchos otros no. Todos toman más de lo que dan.

Este libro ataca de frente el tema de la psicopatía, lo trata tal y como es en realidad, un oscuro misterio con increíbles implicaciones en la sociedad; un misterio que finalmente está empezando a revelarse después de siglos de especulación y décadas de investigación empírica. 

Para hacerse una idea de la magnitud del problema que tenemos delante, consideremos el dato de que en Estados Unidos hay al menos dos millones de psicópatas; en Nueva York viven por lo menos cien mil. Y éstas son estimaciones más bien optimistas. Si pensamos que la psicopatía es un problema aislado, esotérico, que afecta sólo a un reducido grupo de personas, nos equivocamos. La psicopatía nos toca prácticamente a todos.

Extracto de Sin conciencia: El inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean, de Robert D. Hare.

sin conciencia robert d. hare portada

Sin conciencia: El inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean, de Robert D. Hare, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *