‘Redil de Ovejas de Vicente Leñero’

No habría tenido necesidad de mirarla para describir con tino la apariencia y textura de un rostro surcado de numerosos pliegues que lo asemejaban a un papel encarrujado: los ojos mortecinos agujereando el fondo de sus fosas, los finos y pálidos labios, ya casi invisibles, vueltos sobre las encías desdentadas y abiertos sólo para emitir el golpeteo de una voz chasqueante, quebradiza. El prolongado, vacuo fluir, lo adormecía, pero no sería él quien se atreviese a interrumpirlo. Obligado a permanecer allí hasta la emisión de la última palabra, luchaba por dominar el sueño y encontrar traducción al encadenamiento de vocablos en desorden, origen de un idioma sin gramática.

Todas las mañanas es lo mismo. Les presiento. Se anuncian con el tufillo de sus ropas y de su piel ajada que tal vez ni siquiera alcanza a percibir mi olfato, pero que presupongo al escuchar, a mi derecha o a mi izquierda, una tos mal contenida, un suspiro, o el agitado sonar de una nariz moqueante. Antes que por su monótono fraseo las reconozco por los ruidos precursores: ratitas de molino que entran como en su guarida y que en ella podrían permanecer, si las dejara, royendo mis oídos hasta el día del juicio final.

-Sin pecado concebida.

Pretendía conocerlas mejor que a su propia imagen observada en el espejo. Hubiera podido dibujarlas en un cuadro, caminando por la nave central rumbo al comulgatorio; no, mejor sentadas en las bancas para soportar el peso de sus espaldas gibosas; todas iguales, con el amplio manto negro o gris a rayas percudido que las envuelve como un hábito sin más piel al descubierto que la costra de sus manos  súrgidas súbitamente de los numerosos pliegues de auqel velo sin principio y sin final en el momento en que deciden apoyarse en un bastón, en una mano amiga, en el borde de una banca, o cuando dan vuelta a la hoja del amarillento misal desempastado que ya no pueden leer, pero cuyas oraciones han conservado la memoria, y de memoria recitan alterando palabras, trastocando el sentido del rezo por culpa de una amnesia irreverente.

Extracto de Redil de Ovejas de Vicente Leñero

REDIL

SINOPSIS Haciendo una crítica a partir de su reflexión sobre lo religioso en un momento tenso de la historia de la fe católica, cuestiona el fanatismo ante la necesidad de renovarse ante los nuevos retos del mundo dejando atrás concepciones medievales. Este libro tiene una variedad de personajes que se resisten a las autoridades laicas que rechazan las creencias y las imposiciones doctrinarias de una Iglesia anticomunista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *