¿Qué tiene ella que no tenga yo? Cómo vencer a la amante de tu marido

La infidelidad es una de esas realidades que nos enfrentan a lo enigmático del ser humano. Una de las primeras conclusiones que nos van quedando sobre lo que hasta ahora hemos reflexionado es la dificultad de comprender la infidelidad, sus modos, sus causas y consecuencias. Es, como todo lo humano, algo complejo. Debemos partir de un punto diferente del lugar común, que dice que el infiel es alguien malo.

Por lo tanto, no es fácil entender por qué se es infiel o realmente qué es lo que está en juego al tomar ese tipo de decisiones. Pues en ellas están en juego muchas situaciones intrasubjetivas, es decir, que afectan a la vida emocional y psicológica de quien ha tomado esa decisión, así como intersubjetivas, o sea, en la que entran en juego la vida y emociones de otras personas a nuestro alrededor.

Está claro que una de las conclusiones que nos van quedando claras es que en la base de la decisión de tener una amante está el deseo de ser feliz. No se trata de la decisión de una conciencia malvada que quiere hacer daño, sino de una decisión que se toma embriagado hormonalmente e impulsado (algunas veces de manera inconsciente) por el deseo de ser feliz, teniendo lo que ahora no tiene, es decir, completando lo que siente como faltante en su existencia, de autocurarse, o simplemente de llenar un vacío que está experimentando al interior de su relación de pareja.

Siempre hay unas razones que permiten explicar la decisión de caer en infidelidad, pues esta no se da por “generación espontánea” o por obra de un ejercicio mágico; tampoco tiene lugar por una simple oportunidad, ni por algo impensado en cuya búsqueda no haya habido antes un empeño. Dichas razones que permiten alcanzar una comprensión del hecho, no suponen una justificación de la infidelidad, ni un patrocinio, pero sí nos brindan herramientas distintas y más profundas de comprensión, las cuales, si las comprendemos mejor, nos permitirán enfrentar la infidelidad con mayores posibilidades de solución.

Extracto de ¿Qué tiene ella que no tenga yo?, del Padre Alberto Linero.

Qué tiene ella que no tenga yo portada

¿Qué tiene ella que no tenga yo?, del Padre Alberto Linero, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Diana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *