‘Pistorius de John Carlin’

Balanceándose sobre los muñones de sus piernas amputadas y empuñando una pistola negra de 9 mm con ambas manos, efectuó cuatro disparos a través de una puerta en el baño de la planta superior de su casa. Detrás de esa puerta había un pequeño cubículo con un retrete. En su interior había una persona.

Desconcertado y en estado de shock, se tambaleó hasta la puerta e intentó abrirla. Estaba cerrada. Segundos más tarde: <<¡Dios mío! ¿Qué he hecho?>>

Ensordecido por el ruido de los disparos e incapaz de oír sus propios gritos, corrió por el estrecho pasillo hasta el dormitorio, apoyándose en las paredes para no caerse. Abrió la puerta corredera que daba a la terraza y gritó: <<¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Ayuda!>>. Junto a la cama estaban las prótesis de sus piernas. Se las puso, corrió de nuevo hacia el baño y trató de derribar la puerta, sin éxito. Lanzando unos gritos si cabe más frenéticos, volvió al dormitorio, cogió el bate de críquet que tenía por si sufría el ataque de algún intruso, se dirigió otra vez hacia el baño y golpeó con desesperada furia la puerta. Uno de los paneles de madera cedió, lo que le permitió introducir una mano para abrirla. Y allí la encontró: era su novia. Estaba acurrucada en el suelo, con la cara apoyada en el asiento del inodoro, los ojos azules sin vida. La sangre brotaba de su brazo, de su cadera y de su cabeza. No se movía, aunque él quería creer que aún respiraba. A punto de desmayarse por el hedor metálico en descomposición de las heridas, hizo un esfuerzo por agarrar su empapado y resbaladizo cuerpo y lo levantó del asiento del inodoro; poniéndola una mano en la cabeza, que rezumaba sangre, la tumbó en el suelo de mármol blanco, llorando y gritando y suplicando a Dios que la dejara vivir. Cogió una toalla y se arrodilló junto a ella, tratando de detener en vano la sangre que manaba de la herida de la cadera. Gritando desesperadamente, se quedó mirando el cráneo destrozado y los ojos sin vida mientras se imponía la realidad de que ni siquiera Dios sería capaz de reparar el impacto de la bala en el cerebro y de que nada podría cambiar la irreversible inmensidad de aquel horror.

Extracto de “Pistorius” de John Carlin.

Pistorius

SINOPSIS

Oscar Pistorius considerado el mayor héroe sudafricano, querido por las personas, había superado todos los obstáculos que le causó la hemimelia peronea -una malformación en la que le faltaban las piernas- pero ahora se enfrentaba al mayor reto de su vida: defender su inocencia. En la madrugada de San Valentín del 2013 con cuatro disparos mató a su novia Reeva Steenkamp confundiéndola con un ladrón. Pero ¿quién le cree a al icono caído en desgracia?

Pistorius” de John Carlin está disponible en librerías, en formato físico y digital.

portada_pistorius_john-carlin_201501200147.jpg

La historia de un icono mundial del deporte caído en los infiernos, por el autor del bestseller El factor humano, lleva al cine como Invictus dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *