Pendejadas célebres de la historia de México

Lo que se calla del grito

Existe una versión que comparten varios historiadores respecto a que el cura Hidalgo no dio el grito de independencia a las cinco de la mañana, sino a las dos. La diferente de tres horas entre ésta y la versión oficial parece, aparentemente, uno de esos debates exquisitos e inútiles entre los estudiosos del tema, pero en realidad es un asunto de gran importancia: de haber dado el grito a las dos de la mañana, este acto puede considerarse como la celebración de la primera Noche Mexicana, y de haberlo hecho a las cinco, el movimiento de Independencia podría considerarse como un «madruguete».

En lo que sí coincide todo el mundo es que esto sucedió el 16 de septiembre y no el 15, como lo festejamos actualmente. La razón es porque Porfirio Díaz cumplía años el 15 de septiembre y quería que todos los mexicanos celebráramos su aniversario al mismo tiempo que el de la Independencia del país.  Por eso, la fiesta nacional empieza el 15 y sigue con el desfile del 16. De esta manera, los mexicanos conseguimos dos días de festejos, de ahí que en México tengamos «las fiestas patrias» y no «la fiesta patria», como en cualquier otro país. Yo, la verdad, nunca he entendido por qué no empezamos a festejar desde el 13 de septiembre, que se celebra el aniversario luctuoso de los Niños Héroes del Castillo de Chapultepec, y si esta fecha cívica cae en martes podríamos ligar un puente de seis días para no ir a trabajar. La única explicación que encuentro para desperdiciar esta oportunidad es que cayera en martes 13 y ese es un día de mala suerte, según la mitología mexicana. Para los gringos el día de mala suerte es el viernes 13, cosa completamente absurda para los mexicanos, pues como en la práctica ese día es cuando inicia nuestro fin de semana, a fuerzas tiene que ser un día de buena suerte.

Extracto de Pendejadas célebres en la historia de México, de Antonio Garci.

pendejadas celebres de la historia de mexico

Pendejadas célebres en la historia de México, de Antonio Garci, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Booket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *