El libro que cambió mi vida con Rafael Pérez Gay

Benito Taibo, Lorena Amkie, Sandra Lorenzano y Rafael Pérez Gay nos contarán del libro que cambió su vida. Grupo Planeta y la Feria del libro y la rosa te invitan este 23 de abril a las 7pm a la Carpa de letras en la UNAM.

el-libro-que-cambio-mi-vida3

Glosario de Un Asesino Solitario: Pues sí ni modo que qué

Les compartimos una de las frases típicas del glosario del libro Un Asesino Solitario de Élmer Mendoza en su 15 aniversario .

El día de hoy tenemos:

Pues sí ni modo que qué:

Frase para demostrar que un asunto es indiscutible y evidente. También se puede decir: claroobvio o la pregunta sale sobrando.

2

 

En el buró de Pedro Ángel Palou

PEDRO ANGEL PALOU

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

1914 de Jean Echenoz.

 Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

Proust.

¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Las que implican un gran cambio en el personaje, un cambio sicológico pero producto de las peripecias, de la acción.

¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

Mucho. No me imagino una vida bien vivida sin las experiencias que los libros me han proporcionado.

¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

Una novela gráfica, The great war de Joe Sacco, sobre la batalla del Somme en 1916.

¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

Los mejores libros de autoayuda son los filosóficos. Podría decir que Gracián, o Montaigne o Pascal son mis mejores apuestas.

Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

A Estefanía, la prima de Palinuro (la novela de del Paso), me enamoré irremediablemente de ella en la adolescencia.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

Ficciones, de Jorge Luis Borges. Leyéndolo supe que, irremediablemente, sería escritor.

Su lugar favorito para leer es…

La cama. El lugar ideal para reconfortarse con un gran libro o con una gran historia. Cuando todos duermen mi buró sigue encendido o mi ipad sigue mostrándo las páginas electrónicas de un libro.

Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

No leen, así que no tienen remedio. Pero puestos a escoger la Constitución de 1857. Si alguno se aventura a la ficción les recomendaría El seductor de la Patria, de Enrique Serna, para que se estén sosiegos y cuiden sus uñas.

¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?

Pinoccio, de Carlo Collodi, la versión original. Bellísimo, ilustrado.

¿Había libros en su casa cuando era niño?

Miles. La biblioteca de mi padre fue mi primer paraíso.

¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

Sandokan. Viaje a Malasia una y otra vez con él, derroté piratas, naufragué.

¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

Los cuentos completos de Chéjov (una colección de nueve volúmenes en inglés que he fatigado ya dos veces entera).

¿Qué libros están en su buró en este momento?

S, de J.J. Abraham. Una novela dentro de una novela dentro de un libro de viajes, con separatas, cartas, postales. La prueba de que se pueden hacer libros físicos que no logran materializarse en versión electrónica. Y El camino de Ida de Piglia. Me está aterrorizando su ácida visión de la academia norteamericana ya que vivo en Boston desde hace dos años (y otros dos más he estado ya en EU). Es genial, como siempre Piglia.

¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

Libros de cocina, casi siempre. Ahora una maravilla: Vegetable Literacy, y otro sobre cocina de mar, For Cod and Country.

¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

La verdad sobre Marie, de Jean Philippe Toussaint. No lloro mucho, así que cuenta doble.

¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

Son tantos. Siento de pronto que la literatura es un cadáver ambulante. Me resisto a pensar que puede haber tantos malos libros publicados. No pude, por más que quise, con Los enamoramientos, de Marías. Me abandonó antes que yo deseara hacerlo. Lo siento.

¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

Todavía conocí a Rulfo, lo que me quita al más misterioso y hermético de aquellos con los que quisiera hablar ahora que he madurado como escritor. Así que pienso en Cervantes. Me gustaría que me platicara sobre la vida de los bajos mundos en la Sevilla que amó y odio.

Su siguiente lectura será…

Me está esperando el Diccionario amoroso de Proust, que ganó el Premio Fémina de Ensayo en Francia. Pero será hasta diciembre que logre el tiempo para gozarlo. Ahora mismo, ganándole la batalla por mi atención está la dystopia de David Eggers, The Circle, sobre un mundo consumido ya por algo como un super Facebook omnipresente

Glosario de Un Asesino Solitario: Ándese paseando

Les compartimos una de las frases típicas del glosario del libro Un Asesino Solitario de Élmer Mendoza en su 15 aniversario .

El día de hoy tenemos:

Ándese paseando:

Se dice para demostrar con énfasis que, sobre un asunto en particular, tenías razón. Frases similares: ‘no que no’, ‘ya viste’, ‘te lo dije’ y ‘cómo te quedó el ojo’.

1

En el buró de Naief Yehya

naief yehya

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

Los cuentos completos de James Graham Ballard (The Complete Stories of J. G. Ballard).

Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

Esta es una de esas preguntas para las que uno debería tener siempre preparada una respuesta astuta y mordaz para definirse como lector, autor y persona. Ignorando esas consideraciones tendría un empate entre Albert Camus y Philip K. Dick.

¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Una gran variedad, pero usualmente aquellas que sirven como pretexto para reflexionar sobre lo que significa ser humano.

¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

Me acompañan a lo largo del camino como espejos, como dijo Mishima.

 ¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

¿Habla usted perro? de Lee Dobbins (Do You Speak Dog? How to Easily Train Your Dog By Communicating With Him On HIS Level)

¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

No. Quise alguna vez escribir un libro que se llamara: Para nunca más volver a leer un libro de autoayuda. Pero tenía que leer muchos libros de autoayuda para hacerlo así que la misión comenzaba con una derrota por lo que no lo he hecho.

 Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

Al monstruo de Frankenstein.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

La condición humana, de André Malraux. Lo leí como texto escolar en un momento de confusión, decadencia precoz y caos rocanrolero. Creo que me salvó la vida.

 Su lugar favorito para leer es…

Los aviones, los hoteles, los largos viajes y los cafés de ciudades remotas.

Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

Depende a cuales, pero a juzgar por sus propias declaraciones de preferencias de lectura supongo que les recomendaría algo sencillo, con ilustraciones muy vistosas y tipografía muy grande. O quizás algo para colorear en las aburridas sesiones del Senado o la Asamblea.

 ¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?

No estoy seguro pero creo que fue El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde,

 ¿Había libros en su casa cuando era niño?

Sí, pero no demasiados y la selección más que ecléctica era esquizofrénica.

 ¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

Francamente no.

 ¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

Hard Core, de Linda Williams, porque redefinió mi carrera.

 ¿Qué libros están en su buró en este momento?

El único que está ahí permanentemente es Los ensayos, de Michel de Montaigne y ya sé que es un lugar común espantoso.

¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

Víctor Rodríguez. Pintura 1997-2009, Banksy You Are An Acceptable Level of Threat y Heide Hatry. Not a Rose

¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro.

¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

Cloud Atlas, de David Mitchell, pero algún día cuando tenga mucho tiempo libre lo retomaré.

 ¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

A Mary Shelley y le preguntaría si hubiera podido imaginar que su relato más conocido se convertiría en una de las historias más emblemáticas del progreso tecnológico.

Su siguiente lectura será…

El anarquista que se llamaba como yo, de Pablo Martín Sánchez.

En el buró de Álvaro Uribe

álvaro uribe

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

Burning the Days, uno de los dos volúmenes de memorias de James Salter.

Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

Echaría un volado entre Henry James y Lev Tolstoi, pero me quedaría con Gustave Flaubert.

 ¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Originalmente me gustaba la ciencia ficción. De ahí pasé a la literatura fantástica. Hoy me resigno a gozar del mero realismo, que incluye a las novelas históricas.

 ¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

Me ocupan, me entretienen, me instruyen, me ponen a pensar y, con suerte, me enseñan a escribir.

 ¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

A ustedes, no sé. A mí me sorprendería encontrar uno de autoayuda.

 ¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

Ni en defensa propia. A menos que la pornografía se considere autoayuda.

 Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

En mi juventud me habría gustado conocer a la Maga, representante del eterno femenino en Rayuela. Ahora preferiría frecuentar a “Borges”, el protagonista y narrador de tantos cuentos de Borges.

 ¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

Rayuela, de Julio Cortázar, me hizo creer que era posible y deseable escribir yo mismo un libro, aunque no fuera tan bueno como ése.

 Su lugar favorito para leer es…

Cualquiera de los dos sillones gemelos que se apoltronan en la sala de mi casa.

 Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

El primero que se me ocurre es El Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, pero sospecho que muchos ya lo han leído.

 ¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?

Vergonzosamente, yo de niño no leía libros sino comics: de Marvel (Spiderman, Iron Man, Avengers) y DC (Superman y Batman). No sé si saltar de ahí a Lobsang Rampa haya sido natural.

 ¿Había libros en su casa cuando era niño?

No más de 20.

 ¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

Spiderman.

¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

El Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana, de R.J. Cuervo, editado en ocho tomos por Herder.

 ¿Qué libros están en su buró en este momento?

The Pound Era, un magistral ensayo o serie de ensayos de Hugh Kenner, y Dusk, cuentos de James Salter.

 ¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

La sala de mi departamento es también la biblioteca y en la mesa no hay adornos: sólo varias pilas de revistas más o menos literarias.

 ¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

Uno mío, aún inédito y sin título, que el año pasado me estaba quedando bastante mal.

 ¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust. Y cada año me hago el propósito, hasta ahora incumplido, de retomarlo y leerlo completo.

 ¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

A Borges, y le preguntaría quién es “Borges”.

 Su siguiente lectura será…

El héroe discreto, la novela más reciente de Mario Vargas Llosa.

Book Trailer: Alguien allá arriba te odia

ALGUIEN TE ODIA
«Estar al borde de la muerte no implica tener que abandonar la esperanza en la vida que aún queda». Publisher’s Weekly ¿Qué hago yo, Richard Casey, en un pabellón de enfermos terminales? Todo es culpa del síndrome AAATO (Alguien Allá Arriba Te Odia).

Supongo que ser el Increíble Chico Agonizante a mis diecisiete años es parte del gran plan que preparó Alguien Allá Arriba. Pero espera: todavía no muero. O sea, mi deber consiste en mantener la vida con chispa. Así que dedico mi tiempo a asustar a los visitantes del pabellón, irme de farra con el tío Phil y jugar cartas. Por su parte, Sylvie —la hermosa quinceañera de la habitación 302— está en la misma onda, aunque ella tiene un plan verdaderamente extraordinario. Hey, somos chicos; no somos prisioneros en este hospital. En medio de médicos, mamás tristes, papás iracundos, familiares excéntricos, enfermeros geniales y hasta una «arpía», estamos Sylvie y yo. Un chico y una chica. Y queremos seguir vivos a nuestro modo, bajo nuestras propias reglas, el tiempo que nos quede. De los mejores libros para jóvenes, Kirkus Reviews, 2013

SOBRE ALGUIEN ALLÁ ARRIBA TE ODIA «Incluso en un pabellón de enfermos terminales, mucho puede ocurrir en poco tiempo […] Estar al borde de la muerte no implica tener que abandonar la esperanza en la vida que aún queda». Publisher’s Weekly «Cada personaje está construido con mucha viveza, con voces memorables e intensas que los lectores van a amar y recordar […] Una historia fresca, inspiradora». Kirkus Reviews «Franca […] El lenguaje es crudo y, en ocasiones, profano incluso, pero poco inapropiado dadas las circunstancias […] Esta novela respeta la seriedad del tema que aborda y, a la vez, ofrece una lectura entretenida y esperanzadora». School Library Journal «Tierna, profunda […] Lleva luz a un sitio muy oscuro […] un generoso servicio a los lectores». Booklist «Esta no es otra historia de “el joven que muere de cáncer”. Seamon ha creado a un adolescente prototipo —mordaz, chistoso y, de vez en cuando, obsceno— que narra los últimos días de su vida explícitamente, sin titubeos. En ocasiones es gracioso, otras veces, desgarrador […] Esta novela ofrece un atisbo poderoso y alentador». VOYA Si te gustó Bajo la misma estrella, Alguien allá arriba te odia seguramente te encantará.

 

Creemos en los libros