En el Buró de Juan Villoro

juan villoro

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

Ninfas, de Giorgio Agamben.

 Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

J. M. Coetzee.

 ¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Las buenas.

 ¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

Espero que se note en mi manera de escirbir.

 ¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

Una vida demasiado corta, biografía del portero alemán Robert Enke.

 ¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

La Biblia, los Diálogos de Platón y los Ensayos de Montaigne.

Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

Lolita.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

Ficciones, de Borges.

 Su lugar favorito para leer es…

El sillón de mi estudio.

Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

Instrucciones para vivir en México, de Jorge Ibargüengoitia

 ¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?

El cantar del mío Cid.

 ¿Había libros en su casa cuando era niño?

Libros de filosofía, clásicos de la liteatura y obras de psicoanálisis. No leí nada de eso.

 ¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

La Peor Señora del Mundo, de Francisco Hinojosa.

 ¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

Rayuela, de Cortázar; por la dedicatoria que me escribió Xavier Cara, quien murió en el terremoto del 85.

¿Qué libros están en su buró en este momento?

Limónov, de Emmanuel Carrère, Las almas grises de Philippe Claudel y Las solidaridades silenciosas, de Pascal Quignart. Una invasión francesa.

 ¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

Un libro de arqueología de Eduardo Matos Moctezuma, otro sobre Posada en su centenario, otro más de Gabriel Orozco.

 ¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince.

 ¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

Nana, de Chuck Palaniuk.

¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

A Chéjov. Le preguntaría en qué se convirtió el jardín de los cerezos después de que lo vendieran.

Su siguiente lectura será…

La nueva novela de Alvaro Enrigue.

Cuando la fotografía se convierte en violencia

En el ensayo Retrato involuntario de Marina Azahua explica los alcances de la fotografía omnipresente en nuestra sociedad.

Una imagen captada para perpetuar un instante, un hecho, un momento, puede convertirse en un arma contra quien ahí aparece. Más aún cuando es captada sin el consentimiento o conocimiento del protagonista. En ese instante se convierte en acto de violencia.

Retrato-involuntario.-Marina-Azahua.-2014.

Marina Azahua, narradora, ensayista e historiadora, aborda en este ensayo publicado por Tusquets, la dimensión social de la fotografía, una actividad que hoy en día practica cualquiera que tiene acceso a un celular, sin pensar en que una imagen es “un objeto que posee vida propia” por ser la extensión del cuerpo ajeno y de su saqueo.

Para Azahua, el retrato involuntario que se produce “sin el consentimiento del retratado, se ha ha convertido en una práctica cotidiana, sin tomar en cuenta que es una invasión a la persona”.

En este sentido, a lo largo de la historia de la fotografía, han existido imágenes que ejemplifican cómo una toma es utilizada como arma para el desprestigio, humillación y regocijo ante la pena ajena. Esto, a su vez, convierte tanto a la cámara como al fotógrafo en parte de una cacería. “Este libro busca centrarse en la cacería para revelar la naturaleza del cazador, su herramienta y su presa. Si la fotografía es una cacería, es entonces, antes que nada, una acción; no un objeto. No basta considerar a la fotografía como un documento social, debemos entenderla como un acto social.”

Asimismo, aborda a lo largo de este ensayo el papel de la fotografía en la actualidad, el impacto de la acción fotográfica y ahonda en las razones que hacen que “el uso social de la cámara y el uso social de la imagen dictaminen el espíritu de la fotografía” en nuestra época.

MARINA AZAHUA (Ciudad de México, 1983) es ensayista, narradora y traductora. Historiadora por la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM, maestra en escritura y edición por la Universidade Melbourne, Australia. Es autora de Ausencia compartida. Treinta ensayos mínimos ante el vacío (2013) libro ganador del certamen Internacional de literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2012, en el área de ensayo.

En el Buró de J. D. Morgan

JD MORGAN

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura.

 Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

André Maurois.

 ¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Las que con buena literatura desarrollan una trama sin complicaciones para el lector.

 ¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

En mi forma de apreciar la literatura que a la vez me motiva a escribir mejor.

 ¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

Cinco Lecciones de Golf, de Ben Hogan.

¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

No, nunca.

 Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

A Jean Valjean.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

Los verdes años, de A.J. Cronin, el primero que puso mi madre en mis manos.

 Su lugar favorito para leer es…

El sofá de mi estudio y la cama.

 Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

Paso por desconocimiento del tema.

 ¿Había libros en su casa cuando era niño?

Mis padres leían muchísimo y me criaron rodeado de libros.

 ¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

Platero.

¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

Una primera edición de Incidents of Travel in Central America, Chiapas and Yucatan (1841), escrita por John Lloyd Stephens, uno de los personajes de mi novela histórica El Caballo de Oro.

 ¿Qué libros están en su buró en este momento?

Confieso que he vivido (Pablo Neruda), El Genio del Idioma (Alex Grijelmo), La ridícula idea de no volver a verte (Rosa Montero), Historia de un Entusiasmo (Laura Restrepo), En la Casa del Padre (Caballero Bonald), La gran novela latinoamericana (Carlos Fuentes).

¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

Tiempo y Color: 16 pintores de Panama; Eran mares los cañales (historia del azúcar en El Salvador); The Chronicles of London; Classical Composers; Completes Work of Gaudí; Suez and Panama; The Hermitage Collection, y varios más.

 ¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

Mrs. Mike (La señora Mike), de Benedict and Harry Mars Freedman.

 ¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

Son más los que abandono sin terminar de leer que los que leo hasta el final, pero no creo prudente identificarlos.

 ¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

A Cervantes para preguntarle si al momento de terminar de escribir El Ingenioso Hidalgo esperaba que se convirtiera en la novela más famosa de la historia.

Su siguiente lectura será…

Los pasos perdidos, de Carpentier, que estoy comenzando a releer.

 

 

El balón dividido de Juan Villoro

¿Por qué diablos estamos tan interesados en el fútbol?

No importa si amas u odias este deporte. Al menos no es relevante para leer el nuevo libro de Juan Villoro, Balón dividido. Se trata de un trabajo de investigación y crónica, con anécdotas y casos selectos, que muestra qué tan multifacético puede ser el mundo del fútbol.

Entrevistamos al autor y, con humor, nos contó por qué y cómo logró este libro que analiza el gran espectáculo que es el fútbol.

Jugadores, árbitros, partidos, historias que nos presentan al deporte como algo más que un simple juego.

Balón dividido está ya disponible en librerías y tiendas en línea.

Alguien allá arriba te odia: El mundo de Richie

Richie es el protagonista de Alguien allá arriba te odia, libro de Hollis Seamon. Él está enfermo, tiene 17 años y se va a morir. Su tío Phil lo visita algunas veces en el hospital. En una ocasión le regaló unos dibujos, cada uno con una historia detrás y un mensaje.

El mundo de Richie

 Me inclino sobre el dibujo y noto que es mucho más sencillo que los demás. Soy yo en mi silla de ruedas pero visto desde atrás. Me veo grande y estoy al centro de la hoja. Todo lo que me rodea es diminuto comparado con mi altura. Visto mi disfraz improvisado de Halloween: la corona en la cabeza y la cobija sobre los hombros como capa. En  mi capa hay letras suficientemente grandes para que yo las pueda leer: RICHARD CASEY: EL INCREÍBLE CHICO VOLADOR.

MUNDO RICHIE

 

Gabriel García Márquez: tan real como mágico

Para no perder a Gabriel García Márquez de  nuestra memoria y seguir celebrando su vida, el canal NatGeo presenta un documental sobre la vida y obra del escritor.

Gabriel García Márquez: tan real como mágico, se presenta con una narrativa aparentemente en desorden temporal, pues esto último era un recurso narrativo en novelas como Cien años de soledad.

Se habla también de los aspectos sobrenaturales de la obra de García Márquez y la visión particular que tenía del mundo. Es un documental que funciona como una especie de puente entre la realidad de un continente construido de cuentos y sortilegios, y la vida de un hombre que ha sido su más fiel cronista.

La película se transmite por el canal NatGeo en las siguientes fechas y horarios:

Viernes 9 de mayo 21 hrs

Domingo 11 de mayo 20 hrs

Jueves 15 de mayo 21 hrs

Obediencia perfecta: la historia que sacudió a la Iglesia

9786070719851Ahora en cartelera el filme inspirado en la novela que sacudió a la Iglesia. “Obediencia perfecta” de Ernesto Alcocer conjuga en estos textos periodismo y literatura con el objetivo de extraer su propia verdad, en la que los hecho más perversos se desencadenan con naturalidad alarmante y dan formas a parábolas contemporáneas sobre la oscura condición humana.

Les compartimos el trailer de las cinta de Luis Urquiza, que lleva al cine este texto que muestra la inquietante naturaleza del peor de los delitos que habitan el seno de la Iglesia católica.

‘Herejes’, de Padura, gana Premio de Novela Histórica

Herejes, escrita por el cubano Leonardo Padura y editada por Tusquets, recibió el X Premio Internacional de Novela Histórica en la Ciudad de Zaragoza, España.

herejes

 

El coordinador del premio, Juan Bolea, señaló que se trata de una novela histórica atípica, con formato de una policíaca, de intriga. En ella, se utiliza un cuadro de Rembrandt para viajar a la Alemania del XVII, cuya vida durante esa época recrea con virtuosismo histórico, así como los conflictos sociales y sus costumbres.

Los miembros del jurado destacaron la calidad humana y el tono amargo, pero también dulce, de Herejes. Padura reflexiona sobre el albedrío, la libertad y las identidades.

Pero no es el único galardón que ha obtenido el escritor, pues en 2012 recibió el Premio Nacional de Literatura de Cuba. Como guionista, periodista y crítico, ha logrado reconocimiento internacional con la serie de novelas policíacas protagonizadas por el detective Mario Conde. Éstas han sido traducidas a numerosos idiomas y fueron merecedoras de premios como el Café Gijón 1995, el Hammett 1997, 1998 y 2005, el de las Islas 2000 y el Brigada 21.

Herejes de Leonardo Padura, de la colección Andanzas de TusQuets:

En 1939, el S.S. Saint Louis, en el que viajaban novecientos judíos que habían logrado huir de Alemania, pasó varios días fondeado frente a La Habana en espera de que se autorizara el desembarco de los refugiados. El niño Daniel Kaminsky y su tío aguardaron en el muelle a que descendieran sus familiares, confiados en que éstos utilizarían ante los funcionarios el tesoro que portaban a escondidas: un pequeño lienzo de Rembrandt que pertenecía a los Kaminsky desde el siglo XVII. Pero el plan fracasó y el barco regresó a Alemania, llevándose consigo toda esperanza de reencuentro. Muchos años después, en 2007, cuando ese lienzo sale a subasta en Londres, el hijo de Daniel, Elías, viaja desde Estados Unidos a La Habana para aclarar qué sucedió con el cuadro y con su familia. Sólo alguien como el investigador Mario Conde podrá ayudarle. Elías averigua que a Daniel le atormentaba un crimen. Y que ese cuadro, una imagen de Cristo, tuvo como modelo a otro judío, que quiso trabajar en el taller de Rembrandt y aprender a pintar con el maestro. 

¿Por qué escribí ‘Alguien allá arriba te odia’?

La escritora del libro Alguien allá arriba te odia, Hollis Seamon, escribió una carta en la que explica, brevemente, por qué y cómo surgió la historia de Richie, el increíble chico volador, un joven con una enfermedad terminal que vive en un hospital.

Les presentamos la carta y el booktrailer del libro en su versión en español.

Por Hollis Seamon

Alguien allá arriba te odia comenzó hace muchos años cuando mi hijo de cuatro años iba al Centro Médico Presbiteriano de Columbia en Nueva York, mejor conocido entonces como Babies Hospital, debido a las múltiples cirugías y otros tratamientos que se realizaban allí.

Entre 1976 y 1990, él fue un paciente reincidente. Así les decían a los niños que regresaban con frecuencia a hospitalizarse. Estos niños se conocían durante sus visitas a Babies, e inmediatamente se hacían amigos. Cuando estaban suficientemente bien, jugaban videojuegos en la estancia, asistían de mala gana a sus sesiones escolares matutinas y corrían a través de los pasillos con antiguas sillas de ruedas de madera. Aprendían a usar los postes para el suero intravenoso como scooters, impulsándose con un pie y luego poniendo los dos en la parte inferior del poste, navegando por los corredores mientras las bolsas de líquidos intravenosos ondeaban por encima de ellos. Esa era la parte divertida de estar en Babies.

Por otro lado era doloroso, sufriendo largas esperas para volver a casa. Mi hijo siempre estaba ansioso por irse y lo celebrábamos cada vez que llegábamos. Pero algunos de esos niños nunca dejaban el hospital. Y en muchas formas Babies  nunca me dejó.

Los pacientes de Babies que me impresionaron más fueron los adolescentes, divertidos y desgarradores a la vez. No importaba que tan enfermos, miserables, incómodos, o en qué tipo de peligro mortal estuvieran. Esos niño eran tercamente desafiantes, como buenos adolescentes: rebeldes, malhablados, irreverentes. ¡Cuántos quebraderos de cabeza daban a enfermeras, doctores y a padres por igual! Era maravillosamente divertido.

A menudo los adolescentes de nuestro piso se reunían en la estación de enfermeras a altas horas de la noche. Hablaban, reían, coqueteaban. Yo me recostaba en el catre junto a la cama de mi hijo y escuchaba sus voces, que hilaban historias a través de las largas noches en vela. Cuando el sueño venía, esos sonidos se tejían con mis sueños. Ahí es donde nació Richie, el narrador de 17 años de Alguien allá arriba te odia.

Él representa a todos esos brillantes, bocones, indomables, feroces y vivos niños. ¿Qué me gustaría que los lectores se llevaran de esta novela? La alegría de vivir. Esto es lo que Richie tiene que decir al respecto… “Es increíble estar vivo, no importa nada más. Todo en la vida gira acerca del hecho de que nunca se sabe, todo debe ser sorpresa. Cierto. ¿Y quién lo sabe?”.

Quien sea, donde quiera que sea, siempre, hasta el último minuto, puede haber tiempo para convertirse en un héroe.

Creemos en los libros