Momentos de buena suerte

Estimado señor Richard Gere:

He encontrado una carta que escribió usted en el cajón de la ropa interior de mi madre, cuando estaba separando sus “prendas más personales” de las “poco usadas”, que podía donar a la tienda de ropa vieja de la beneficencia.

Como recordará, su carta trataba de las Olimpiadas de 2008, que se celebraron en Pekín (China), y usted abogaba en ella por un boicot debido a los crímenes y las atrocidades cometidos por el gobierno chino contra el Tíbet.

No se preocupe.

No soy uno de esos tipos chiflados.

Me di cuenta enseguida de que era una circular que había enviado usted a millones de personas a través de su organización benéfica, pero mamá era una simuladora lo bastante buena para creer que usted había firmado personalmente la carta para ella, y seguramente por eso la guardó (creyendo que usted había tocado el papel con sus manos y humedecido el sobre con su lengua), imaginando que el papel representaba un vínculo tangible con usted: que tal vez algunas células suyas, partículas microscópicas de su ADN, estarían con ella siempre que tocara la carta y el sobre.

Extracto de Momentos de buena suerte, de Matthew Quick.

Momentos de buena suerte portada

Momentos de buena suerte, de Matthew Quick, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *