Moda desechable: el escandaloso costo de la moda barata

En el verano de 2009, me encontré frente al perchero de zapatos de KMart en Astor Palace, Manhattan. El perchero se prolongaba muy por encima de mi cabeza, y los zapatos -mocasines de tela hechos con solamente una suela de hule pegada a un forro de algodón-, colgaban como los frutos de un árbol. Les habían bajado el precio de 15 a 7 dólares el par. La sinapsis de mis neuronas comenzó a char chispas; mi pulso se aceleró y, antes de que la pate pensante de mi cerebro comenzara a trabajar, yo estaba de pie frente a la caja registradora con una brillante canasta roja de la que desbordaban 7 pares de mocasines recién cortados del árbol.

Y todo para que, tan sólo una semanas después, los zapatos parecieran un corte transversal de la corteza terrestre: las estrechas suelas de hule se habían partido y separado de la delgadísima capa de tela. Me cansé de ellos antes de poder desgastarlos por completo; para colmo , la moda cambió, así que todavía tengo dos pares ocupando un espacio vital en mi clóset.

El precio promedio de la ropa se ha desplomado en las décadas recientes, y la ropa barata en particular sufrió un cambio total de imagen que la despojó de su compromiso básico inherente con el estilo y la calidad. La moda económica ahora es considerada chic, práctica y democrática; debido a eso, nuestras conversaciones están salpicadas de historias que provocan admiración acerca de las gangas en las tiendas de ropa.

En principio, nos decimos que no podemos pagar precios altos. Estamos en recesión. El costo de la atención médica está fuera de control y, ¿han visto cuánto cuesta la gasolina?

Nunca antes en la historia se había pagado tan poco por la ropa. De hecho, la ropa casi siempre había sido cara, difícil de conseguir y muy valorada. Pero cómo han cambiado las cosas. Dejamos de hacer buen uso de nuestra ropa para comprar cosas que rara vez o nunca usamos. Estamos atrapados en un ciclo de consumo y desperdicio que es sumamente perturbador e insatisfactorio desde cualquier perspectiva.

Extracto de Moda desechable, de Elizabeth Cline.

moda desechable portada

Moda desechable, de Elizabeth Cline, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *