‘Manuel Lozada: general, revolucionario y rebelde’: una historia rescatada por Jean Meyer

Tiene 40 años, es el Excelentísimo General en Jefe de la Primera División de los Auxiliares del Ejército y la autoridad suprema e informal -suprema, por informal-, de los Pueblos Unidos y del Estado de Nayarit.

Nayarit será oficial, constitucionalmente estado, en 1917, cierto; pero mientras vivió aquel hombre, en el Séptimo Cantón del estado de Jalisco, luego territorio militar, luego territorio federal de Tepic, se dijo: estado de Nayarit o de Nayarith.

No reside en Tepic, la capital, la ciudad, sede del prefecto Manuel Rivas, quien recibe sus órdenes.

Maximiliano ha reconocido su grado de general divisionario y confirmado su autoridad política, porque sus comisarios imperiales, sus generales imperiales no pueden hacer nada en Nayarit. Por eso tiene un expediente en el Archivo Histórico de la Defensa Nacional, ramo Cancelados. No lejos del suyo se encuentra el expediente del general Ramón Corona, su enemigo mortal de toda la vida, hasta aquel día de julio de 1873, cuando “el indio facineroso” Lozada fue fusilado en la Loma de los Metates, a las puertas de Tepic.

Reside en San Luis, su pueblo natal, sede del Cuartel General, el verdadero gobierno civil y militar del país; San Luis de Lozada, desde 1862, y todavía en 2014, cuando empiezo a escribir, después de una larga suspensión del “de Lozada”.

Se dice que usa una rica túnica militar con chaparreras, galones dorados, cuello y pecho bordados de oro. No lo creo. No existe ningún retrato de él antes de la foto final.

***

Tiene 46 años. Antes de que termine el día habrá muerto.

***

Tiene 28 años, 1854. Hace años que, bandido famoso e inalcanzable, baja de la sierra de Álica para pegar y robar. Se dice, se cuenta… tantas cosas.

Amnistiado, el año siguiente llama la atención del general y presidente, Su Alteza Serenísima Santa Anna, quien reclama: “La gavilla capitaneada por Manuel Lozada sigue cometiendo toda clase de excesos, pues cuenta con una absoluta impunidad desde que asesinó en la sierra al comisario Simón Mariles”.

La trae contra cierta hacienda, la de Mojarras, que ha crecido a expensas de su pueblo. Una vieja historia que empieza en el siglo XVIII.

Extracto de Manuel Lozada, el Tigre de Álica: general, revolucionario, rebelde, de Jean Meyer.

Manuel Lozada portada

Manuel Lozada, el Tigre de Álica: general, revolucionario, rebelde, de Jean Meyer, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Tusquets.

Un pensamiento sobre “‘Manuel Lozada: general, revolucionario y rebelde’: una historia rescatada por Jean Meyer”

  1. es sabido que con el sistema impuesto, que defiende los intereses de unos cuantos, cuando alguien se revela el castigo es la muerte, Ramon Corona como todos los de su linea (masoneria) tenia el mandato de someterlo ya que desde esos tiempos hasta la fecha no ha cambiado nada y los grupos que estan en el sistema no iban a tolerar que un personaje como Manuel Lozada los confrontara a lo que es admirable la organizacion militar nata de el Tigre, que aunque lo consideren un facineroso realmente fue un personaje que tuvo su forma de protestar muy fuerte para su tiempo, asi como la historia escrita por los ganadores llenas de claros-oscuros y oficialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *