‘Lo siento, Leonard Peacock’, una intensa exploración del mundo adolescente

La pistola P-38 de la segunda guerra mundial tiene un aspecto cómico colocada en la mesa de la cocina junto al tazón de avena. Parece un utensilio anacrónico, stempunk. Pero si uno se fija bien, junto a la empuñadura hay estampada una diminuta esvástica con el águila encima, y eso significa que de broma no tiene nada.

Tomo una foto de la mesa con el iPhone y pienso que lo mismo podría servir de prueba que como pieza de arte moderno.

Mientras miro la composición en la pequeña pantalla me río, porque el arte moderno es un montón de mierda.

Un tazón de avena y una P-38 a su lado como si fuera una cuchara: una foto así puede ser arte moderno, ¿verdad?

Lo dicho, un montón de mierda.

Pero también tiene su gracia.

He visto cosas peores expuestas en museos de arte de verdad, como por ejemplo un lienzo completamente blanco atravesado por una finísima línea roja.

Una vez le hablé a Herr Silverman del cuadro de la línea roja; le dije que yo mismo lo podría haber hecho y él me respondió con su tono superconfiado: “Pero no lo has hecho”.

Admito que la contestación fue buena y tenía su punto artístico, y además es verdad,

No volví a abrir el pico.

Así que aquí estoy, creando arte moderno antes de morir. 

Puede que cuelguen mi iPhone en el museo de arte de Filadelfia y muestren la foto de la avena nazi.

Podrían titularla “Desayuno de un asesino adolescente” o algo igual de impactante y ridículo.

Apuesto lo que quieras a que la noticia correrá por el mundo del arte como pólvora. Mi pieza de arte moderno se haría famosa en un abrir y cerrar de ojos. 

Sobre todo después de haber matado a Asher Beal y de haberme volado la tapa de los sesos.

Extracto de Lo siento, Leonard Peacock, una novela de Matthew Quick.

Lo siento Leonard Peacock

Lo siento, Leonard Peacock, de Matthew Quick, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Booket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *