Lo que se dice de ‘Prohibido entrar sin pantalones’

Prohibido-entrar-sin-pantalonesJuan Bonilla sigue los pasos de Vladimir Maiakovski, una de las figuras más carismáticas de la vanguardia rusa. Nueva York, Londres, París, Moscú y México son algunos de los escenarios de esta apasionante novela, en la que Bonilla se adentra en la vida de un personaje rompedor que vivió con una intensidad desbordante su apasionada relación con Lily Brik, permitida y alentada por su marido, en uno de los tríos más famosos de la literatura mundial.

Las siguientes son sólo algunas de las opiniones que ha generado esta novela:

El personaje principal de Prohibido entrar sin pantalones no es Vladimir Maiakovski, sino el astuto, invisible y multifacético narrador: cuenta la historia simulando ser un cronista desapasionado y, de pronto, se convierte en lo que narra, es decir, en el protagonista del relato, para, unas frases o páginas después, volver a contar desde una cercanía impersonal. No hay cesuras entre lo objetivo y subjetivo, presente y pasado, lo privado y lo público, en la prosa serpentina de esta excelente novela que narra lo que crea y transgrede (sin que el lector lo note) todas las fronteras, transformándose también, por momentos, en los poemas estentóreos y las proclamas y manifiestos que el poeta futurista componía y recitaba casi al mismo tiempo en cafés, teatros, plazas, fábricas, convencido de que la poesía de vanguardia y el marxismo, aliados, cambiarían el mundo.

Mario Vargas Llosa

En Prohibido entrar sin pantalones todo está tan bien contado que parece no haber sucedido nunca: el trío entre Vladimir y el matrimonio Brik, los viajes del poeta a Nueva York y a México, los retratos de Trotsky, el intelectual convertido en generalísimo, la transformación de Gorki de perseguido en perseguidor, lo cercanas que estaban, en aquellos años 20 del siglo pasado, la policía secreta y la poesía de vanguardia.

Christopher Domínguez Michael- Reforma (México)

Prohibido entrar sin pantalones es un libro muy valiente. Y eso, en esta época, merece más que un premio.

Juan Carlos Méndez- El buen salvaje (Lima)

Yo no he leído en ninguna otra parte una crónica de aquella época más divertida, sagaz e inteligente que la de Bonilla.

Andrés Trapiello

Un libro absolutamente brillante y radical y seco y fuerte escrito con precisión de francotirador, con libertad de loco subido a lo alto de una montaña donde sabe que nadie lo juzga. Hay pulso de verdadero boxeador, hay belleza, hay sensibilidad que está más allá de la palabra hermosa, que está en la construcción del concepto, del latido, de la prosa heroica de los libros que no te dejan respirar.

Lara Moreno- Microrevista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *