‘Lesath de Tiffany Calligaris’

Corrí en dirección a la laguna, algo en mí decía que de seguro lo encontraría allí. Lejos del resto de las personas. Ahora que lo pensaba, a pesar de las diferencias, él era un mortal y yo era algo… indefinido, compartíamos cosas en común. No nos molestaba estar solos y ambos teníamos un secreto. No podía dejar de pensar en qué ocultaba. ¿Qué haría escondido en Naos? ¿A qué le temía? Había dicho que cargar su espada era una mala costumbre. Eso significaba que temía ser atacado, que algún peligro lo hallara. ¿Estaba escapando? No me imaginaba quién podría querer lastimarlo, parecía ser gentil.

Podía ver la laguna a lo lejos. Una nueva pregunta se formó en mi mente. ¿Qué le diría? No tenía sentido que viniera aquí sin razón alguna en un día así. Pensé en diferentes excusas pero todas me sonaban tontas y ridículas. ¿Por qué debía darle una explicación? No estaba acostumbrada a hacerlo y no comenzaría ahora. Simplemente caminaría hacia él sin decir nada. No volvería a actuar de la forma humillante en que lo había hecho el día anterior sin importar cuánto me afectara estar cerca de él. De solo recordar la forma en que había fingido sufrir de insolación mi estómago comenzaba a revolverse. Distinguí una silueta a un lado de la laguna, era él. Me detuve, y comencé a caminar a su encuentro.

Antes de que pudiera llegar a su lado, se dio vuelta e intercambiamos miradas. Solía ser más silenciosa que una gacela al caminar e incluso al correr, pero él me había oído.

-Hola –dijo sin parecer sorprendido.

-Hola –respondí.

-¿Cómo te encuentras hoy, Adhara? –preguntó Aiden.

-Bien, lo de ayer fue algo atípico en mí –dije en tono tranquilo.

Era imprescindible que comprendiera que no era frágil.

-Lo supuse. Posees cierta fortaleza que es fácil de percibir –sus ojos me examinaban mientras hablaba.

-¿De verdad? Nunca me habían dicho eso.

Era verdad, los elfos no veían fortaleza en mí sino debilidad. Aunque mi aspecto fuera similiar al de ellos una parte de mí era humana y siempre lo había tenido presente.

Asintió con la cabeza, una sonrisa en su rostro.

-Tú también posees cierta fortaleza –comenté.

-¿Tú crees? –su expresión cambió, era más seria.

-Es evidente ante mis ojos –repsondí.

Cualquiera lo habría notado. Su postura, sus movimientos, la mirada en sus ojos.

-No eres como el resto de las jóvenes que he conocido. Eres diferente –hizo una pausa–. Si me permites el atrevimiento hay algo en ti que ni siquiera parece ser humano.

Extracto de Lesath de Tiffany Calligaris

LESATH

SINOPSIS Adhara es hija de un elfo y una humana. A los diecinueve años decide abandonar a sus padres y el bosque élfico donde viven para conocer Lesath de la mano de Aiden. Adhara descubre que el pacífico reino tiene secretos tenebrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *