Lee un extracto de “Althea y Oliver” una novela de amor y amistad

“Capítulo Uno

–Qué preferirías: caminar descalzo sobre más de kilómetro y medio de Legos o que te hicieran un tatuaje detrás del párpado?

–Qué enfermo.– Las palabras de Oliver son inteligibles. La fatiga es demasiada.

–De cierta forma, ese es el punto. Elige pero no lo pienses demasiado.

Althea se esfuerza por mantenerlo despierto hasta que vuelvan a su casa. Las ventanas están abiertas y al auto lo azota un iracundo aure de marzo que golpea el rubio cabello en su rostro, como un par de alas beligerantes. En la radio se escucha una suerte de berreo y lamento de punk rock. Ella grita por encima de la música mientras Oliver lucha por mantener los ojos abiertos; tiene la cabeza apoyada en el respaldo del asiento. La voz de ella, la frescura del invierno y el rasgueo metálico de las guitarras eléctricas se oyen cada vez más lejanos conforme va quedándose dormido.

Piensa en la delicada piel de las plantas de sus pies y hace mueca. Un kilómetro y medio demasiado lejos.

–El tatuaje, prefiero el tatuaje.

La carrera de Althea a la casa no cambiará lo que está sucediendo¡, pero conduce como si realmente significara algo. Con la boca trabada en un nudo contundente, acelera y deja atrás la luz amarilla.

–Ya casi estamos ahí– dice.

–Déjame dormir– murmura él– Shhh.

–No me calles.

–Te encanta que te calle.

Pero no importa: estará dormido en minutos sin importar dónde se encuentre. La cama en su casa es su primera opción, pero en ese momento podría estar en algún lugar peor que el asiento del copiloto del Camry de su mejor amiga. Es decir, apenas hace una hora se desmayó en la sexta: la hora del laboratorio de química. Y lo hizo peligrosamente cerca de un mechero de Bunsen.

–Estoy muy cansado –dice él.

–Lo sé.

–¿Y tú? ¿Qué preferirías?– pregunta Oliver pronunciando las palabras con trabajo. Su pesada lengua no coopera.

–El tatuaje por supuesto –Althea enfatiza la oración tocándole el claxon  al conductor que se arrastra frente a ella por College Road, con demasiada parsimonia para su gusto.”

Althea&Oliver

portada_althea-y-oliver_cristina-moracho_201502262336.jpg
Cristina Moracho

Una historia de amor y desamor, de realidad y sueños, de frustración, nostalgia y pérdidas, de encontrar tu lgar en el mundo aunque eso signifique dejar atrás lo que mas amas. Me rompió el corazón.
– Lorena Amkie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *