La dignidad encarnada: una novela sobre el amor y la determinación de una mujer que nació en África

Zubaida vivió el embarazo con gran ilusión hasta que, dos meses antes de dar a luz, Tranquino le dijo:

-Mi mamá dice que tienes la barriga muy puntiaguda y eso quiero decir que vas a tener un varón.

-A lo mejor, pero yo no sé qué será, porque a veces sueño que es niño y otras que es niña.

-¡Ni se te ocurra! ¡A mí me tienes que dar un varón y luego haces todas las hembras que quieras!

-Pero, Tranquino, ¿tú crees que yo puedo hacer un varón o una hembra nada más así, porque yo lo quiera? A mí nada más me va creciendo por dentro, sin que yo sepa lo que es… Esta criatura ya tiene su modo; lo sé porque a veces le pido que se menee, pero nada: sólo se mueve cuando se mueve.

-A mí no me salgas con eso, te lo advierto. ¡Quiero un varón y a ver cómo le haces?

Ella guardó silencio. Conocía a su marido y sabía que no era conveniente discutir. Ya encontraría el momento para hacerle ver que ella no tenía control sobre el sexo del bebé que se formaba en sus entrañas. Esperaría para decírselo la próxima vez que trajera el asunto a colación, pero no fue necesario. Una tarde, mientras Tranquino bebía cerveza con unos amigos, estos le indicaron que tener niñas no era una desgracia, pues cuando crecen y se dan en matrimonio los padres pueden recibir una dote: el lobolo.

-Tranquino, no te apures: si es niña, espera a que tenga unos trece o catorce años. Se casará y recibirás el lobolo.

-¡Uy!, ¿hasta entonces?

-¿Pues qué más? Ojalá estuviéramos en Suazilandia, porque ahí van diecisiete vacas en lobolo… Ah, pero eso sí: la mujer tiene que ser virgen.

-¡Entonces me voy para allá! Yo tengo tres hijas… las doy y ¡con eso me vuelvo ganadero! -bromeó uno de sus amigos, provocando las carcajadas de todos.

-¿Pero para qué te preocupas? A lo mejor es niño…

-Pues sí, así parece por la forma de la barriga de Zubaida.

-¿Ya ves? Que sea lo que sea…

Extracto de La dignidad encarnada, una novela de Silvia Gurrola Bonilla.

la dignidad encarnada portada

La dignidad encarnada, de Silvia Gurrola Bonilla, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *