‘La ciudad de los secretos’, la nueva novela de Héctor Zagal

Conocí a Mariana en la orilla del mar. Ella paseaba por la playa en Tangoluda y yo leía en una palapa del Camino Real. Fue un 9 de febrero, época en la que los niños, siempre molestos, simios insolentes, asisten a la escuela y permiten a los adultos disfrutar del mar. Yo me entretenía con una novelita policíaca, Cianuro espumoso, de Agatha Christie. Viajaba solo, costumbre que tengo desde joven, con un manuscrito aguardándome en la habitación: una novela a medio escribir. Llevaba cinco días en Huatulco sin hablar prácticamente con nadie, con excepción del intercambio profesional con los meseros y los insulsos saludos a los huéspedes canadienses, que huían del terrorífico invierno de su país. Me molesta hablar con personas tontas. Siempre evito hacer “amigos” en los viajes; pueden convertirse en una pesadilla.

Sin mayor preámbulo, aquella muchacha chispeante y ocurrente, de pelo intensamente negro, se me acercó:

-¿Te cae bien Hércules Poirot?

-Me encanta -respondí desconcertado.

-¿No te cae mejor Nero Wolfe?

Quise cerciorarme de que la chica de piel tostada sabía de qué estaba hablando.

-¿Rex Stout?

-¡Pues claro, cariño! ¿O porque me ves bonita piensas que soy bruta? -me respondió alegremente, sentándose a mi lado.

-Disculpa, es que poca gente conoce a Stout. Agatha Christie y Conan Doyle son los preferidos del público.

-Se me hace que eres un comelón como Wolfe. Mmm… sólo que estás muy flaco. ¿Cómo le haces para no subir de peso? A mí hasta el agua me engorda. Por cierto, soy Mariana; mi nombre completo es Mariana Guadalupe, pero odio que me digan Lupita. ¿Cómo te llamas?

– ¿Yo?

-Pues sí, ¿quién más?

-Me llamo Héctor, Héctor Zagal.

-¿El famoso escritor?

Vanitas Vanitatium, me sentí halagado; era la primera vez que alguien ajeno a mi círculo que me reconocía:

-No, nada famoso, sólo soy un pobre profesor de prepa -respondí con fingida modestia.

-¿Y por eso vienes al Camino Real?

– También los maestros podemos permitirnos algunos lujos.

Extracto de La ciudad de los secretos, de Héctor Zagal.

la-ciudad-de-los-secretos-portada-BAJA

La ciudad de los secretos, de Héctor Zagal, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Planeta.

SINOPSIS: Adolfo López Mateos tiene menos de un mes como presidente de México y debe enfrentar una crisis internacional que puede llevar al país nuevamente a una guerra, mientras el cadáver de un joven vestido de mujer es hallado en las calles del barrio chino de la capital. Un escritor obsesionado con la precisión histórica urde una fábula negra que une a la subcultura gay de la época con una conspiración en Los Pinos, en un tiempo de tensiones desbordadas en que el verdadero poder no sólo se ocultaba detrás de los secretos, sino que hacía de ellos sus armas. En La ciudad de los secretos, Héctor Zagal rinde tributo a algunas de las mejores tradiciones de la novela policiaca y a una ciudad a punto del estallido económico y demográfico, que ocultó tras la modernidad su auténtico rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *