John Green reseña ‘Reality Boy’ de A.S. King para el N.Y. Times

En 2009, durante el reality show titulado Cambiemos esposas, un niños de 7 años llamado Curtis fue puesto al cuidado de una señora que cuestionaba sus hábitos alimenticios, enfatizaba la importancia de levantarse temprano y motivaba otros comportamientos. Réplicas y afirmaciones como “El tocino es bueno para mi” y “Los nuggets de pollo son como mi familia”, lo convirtieron en un producto de la cultura pop, incluso un meme en el internet donde hasta el día de hoy se le conoce como King Curtis.

Pero ¿qué pasa con el ser humano real, que tiene que crecer con todo el mundo sabiendo una sola cosa sobre él? Esa es la fascinante premisa de la novela Reality Boy de A.S. King. Narrada por un chico de 16 años llamado Gerald Faust. (El apellido no es ninguna coincidencia, por supuesto: La familia tiene que vivir con las consecuencias de lidiar con algunos demonios.) Cuando Gerald tenía 5 años, él y su familia formaron parte de un programa llamado Network Nanny, en el que una nana profesional (quien realmente era sólo una actriz), trató de enseñar a la familia cómo comportarse adecuadamente.

La respuesta de Gerald a la nana falsa y a la gente de la producción fue defecar cuando se enojaba. En los zapatos, en las camas, en la mesa del comedor, Gerald se enojaba mucho. La gente conocía a “el cagón” -como lo apodaron-, pero no sabían lo profundamente disfuncional que era la familia.

askabout_39_2185185716

Este es un extracto que John Green hizo de la novela de A.S. King para el New York Times, titulada en inglés Luces, cámaras, disfunción. Si quieres leerla completa da click en esta liga, el texto está solamente en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *