En el Buró de Juan Villoro

juan villoro

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído este año?

Ninfas, de Giorgio Agamben.

 Si tuviera que escoger a un o una novelista favorito, ¿cuál sería?

J. M. Coetzee.

 ¿Qué tipo de historias son las que le atrapan?

Las buenas.

 ¿En qué manera influyen en su vida los libros que lee?

Espero que se note en mi manera de escirbir.

 ¿Qué libro nos sorprendería encontrar en su buró?

Una vida demasiado corta, biografía del portero alemán Robert Enke.

 ¿Lee alguna vez autoayuda? ¿Qué puede recomendar?

La Biblia, los Diálogos de Platón y los Ensayos de Montaigne.

Si pudiera conocer a un personaje literario, ¿a quién elegiría?

Lolita.

¿Cuál ha sido el libro que más le ha marcado?

Ficciones, de Borges.

 Su lugar favorito para leer es…

El sillón de mi estudio.

Si tuviera que recomendarle un libro a los políticos mexicanos, ¿cuál sería?

Instrucciones para vivir en México, de Jorge Ibargüengoitia

 ¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?

El cantar del mío Cid.

 ¿Había libros en su casa cuando era niño?

Libros de filosofía, clásicos de la liteatura y obras de psicoanálisis. No leí nada de eso.

 ¿Tiene un héroe o personaje favorito de literatura infantil?

La Peor Señora del Mundo, de Francisco Hinojosa.

 ¿Cuál ha sido el mejor libro que le han regalado?

Rayuela, de Cortázar; por la dedicatoria que me escribió Xavier Cara, quien murió en el terremoto del 85.

¿Qué libros están en su buró en este momento?

Limónov, de Emmanuel Carrère, Las almas grises de Philippe Claudel y Las solidaridades silenciosas, de Pascal Quignart. Una invasión francesa.

 ¿Qué libros adornan la mesa de su sala?

Un libro de arqueología de Eduardo Matos Moctezuma, otro sobre Posada en su centenario, otro más de Gabriel Orozco.

 ¿Cuál fue el último libro que le hizo llorar?

El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince.

 ¿Cuál fue el último libro que abandonó sin terminar de leerlo?

Nana, de Chuck Palaniuk.

¿A qué escritor, vivo o muerto, le gustaría conocer? ¿Qué le preguntaría?

A Chéjov. Le preguntaría en qué se convirtió el jardín de los cerezos después de que lo vendieran.

Su siguiente lectura será…

La nueva novela de Alvaro Enrigue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *