‘El Manipulador’ de David Unger

Sí, disfrute su domingo. Con demasiado miedo como para ir al supermercado aún cuando el BMW tiene vidrio antibalas y sensores en el chasis. Estos días es prudente sospechar del jardinero, de los guardias, de la sirvienta y de hasta ahora leal chofer. Las cosas han degenerado con rapidez.

En Guatemala, hasta tu mierda te traiciona.

Guillermo se levanta con esfuerzos y camina hasta el lavaplatos. Abre la llave y bebe agua como un pez. No está purificada y sabe que podría enfermarse pero, de todos modos, a la larga, algo lo va a matar. Es sólo después del tercer trago que se percata de que el agua huele a vomito de perro y la escupe. Tampoco es necesario ayudar al verdugo.

Alcanza a tambalearse por la sala hasta su dormitorio y cae de bruces sobre la cama. Si pudiera lograr que encendiera alguno de los cilindros de su cerebro, podría disipar la neblina de su mente y quizá alcanzaría aunque fuera un poco de claridad. Al menos todavía tiene cierta esperanza de que eso suceda.

Podría hablarle a Maryam. Ella sabría qué hacer. Y después recuerda que está muerta y que ésa es la razón por la que ha perdido la voluntad de vivir.

Le estalla la cabeza. Necesita un garrafón de agua purificada y un puñado de ibuprofenos, pero está clavado al colchón. ¿Dónde quedó su ropa?

Dentro de la regadera, podría silbar alguna tonada alegre y ¿qué? ¿Hacerse una chaqueta como frecuentemente l sugiere Braulio? ¿Andar en bicicleta? ¿Tal vez correr al trabajo? ¿Qué trabajo? ¿Qué día?

La neblina se está disipando y su atolondrado cerebro empieza a armar estrategias.

Debería abandonar estas borracheras. Pero, ¿para quién? No para su esposa e hijos que lo dejaron para irse a México hace meses. De hecho, su exesposa e hijos, porque Rosa Esther se había convertido en su ex hacía 18 meses cuando él se rehusó a romper relaciones con esa <<mierdita árabe>>, como su esposa llamaba a Maryam. Ésa es historia antigua, de los días en que los dinosaurios vagaban por la tierra y él había estado perdidamente enamorado de ella; Maryam, el único y verdadero amor de su vida antes de que la obligaran a dejarlo, muy en contra de su voluntad.

¿Es esa la manera de llamarle a lo que había pasado? Alguien debería pagar por esta pérdida y alguien lo hará. Tal vez esté listo para hacer lo que Miguel Paredes quiere que haga, para prenderle fuego al mundo entero. ¿Qué caso tiene vivir así?

Extracto de ‘El Manipulador’ de David Unger

MANIPULADOR

SINOPSIS Guillermo Rosensweig es un abogado rico y carismático que es asesinado una apacible mañana. Pero él sabía que iba a morir y había grabado un video en el que culpaba de su inminente asesinato al presidente de Guatemala. La acusación se hace viral y pone en peligro la estabilidad del gobierno. Este thriller político basado en el caso Rosenberg, tiene luchas de poder, traiciones, corrupción, lealtades insobornables y todas las pasiones humanas. ¿Es realmente el presidente el autor intelectual del crimen?

201922_portada_el-manipulador_david-unger_201506252013.jpg
David Unger

El asesinato que puso en jaque a todo un país.
Extraordinario thriller político basado en el polémico caso Rosenberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *