‘Dios te busca empleo de Regina Brett’

La mayoría de la currícula no menciona los caminos pedregosos por los que te lleva la vida ni la forma en que se han referido a ti otras personas. Todos embellecemos nuestro currículum, cambiamos el nombre de los empleos que hemos tenido y nos deshacemos de la información de lo que nos habría gustado no vivir.

Mi currículum, por ejemplo, solía cambiar cada seis meses. Al principio de mi vida, un semestre era lo máximo que duraba en cada trabajo. Seis meses. Claro, eso se debía a que yo era como una oobra en construcción, aunque en realidad no me estaba construyendo mucho que digamos.

La canción “Take This Job And Shove It”, era la banda sonora de mi vida, aunque también había otras canciones country con las que me identificaba, como “It’s Five O’clock Somewhere”, que describe el momento en que el jefe te presiona hasta el límite y a ti te dan ganas de recordarle a su familia pero prefieres dar por terminada la jornada. Un día, sin embargo, no lo hice. Sólo renuncié a mi empleo de mesera y salí hecha un energúmeno del restaurante. Me dirigí directamente a la salida y ni si quiera me detuve para vaciar mi frasco de propinas.

Algunas personas suben por la escalera del éxito. Yo pasé caminando por debajo. Durante años me pareció que no tenía suerte, y que la poca que me llegaba era mala. Mi primera jefa fue una verdadera perra. Hablo en serio: era un caniche llamada Mam’selle y vivía en el departamento de junto. El primer empleo por el que me pagaron consistió en  sacar a pasear al perro de la vecina. Mam’sella llevaba las uñas pintadas con un brillante barniz de uñas color rojo y usaba moño. Despúes de pasear un largo rato a aquella esponjada bola blanca, la señorita finalmente hacía sus necesidades. Entonces yo la llevaba de vuelta a casa y la dueña levantaba la colita en forma de hisopo esponjado de su pequeño caniche.

“¡No…la…limpiaste?!” preguntaba boquiabierta.

Y te juro que Mam’selle me lanzaba una mirada maligna. No duré mucho en ese empleo porque tenía la idea de que me habían contratado para pasear un perro, no para limpiarle el trasero.

Extracto de Dios te busca emplea

EMPLEO

 

SINOPSIS Regina Brett comparte sus experiencias en forma de una colección de ensayos que resultarán inspiradores y encontrarás una lección para que descubras qué estás haciendo en el planeta.

Un pensamiento sobre “‘Dios te busca empleo de Regina Brett’”

  1. Gracias. PAse por la libreria y de inmediato me llamo mucho la atencion el titulo del libro. No tengo con que comprarlo… Se puede bajar por internet? Mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *