Describiendo a Lisbeth Salander, la protagonista de La Chica del Dragón Tatuado

Lisbeth Salander es “una maldita y peligrosa psicópata, una enferma mental. Una bomba de relojería. Una puta”. Por lo menos eso es lo que piensa el abogado Bjurman, después de hojear su archivo oficial. En una breve conversación, el Dr. Teleborian la describe como una psicótica, con algunas obsesions y una manifiesta manía persecutoria, esquizofrenia y contantemente al límite de una psicosis y carente de empatía. A raíz de su hospitalización en St. Stefan, la califican como mentalmente insana, y a los 18 años la declaran legalmente incompetente. Incluso sus aliados, Holger Palmgren y Mikael Blomkvist, completan el abanico de diagnósticos al especular que Lisbeth padece síndrome de Asparger. Lisbeth es un imán para las etiquetas.

El impulso para estre frenesí de etiquetado es la unicidad de Lisbeth, tanto en biografía como en carácter. Su padre es un espía ruso sobreprotegido por una sección secreta del Gobierno sueco. Su enredo con el sistema de salud mental es el resultado de una elaborada conspiración sin precedentes. Ella es un diminuto genio hacker, buena para el kickboxing pero sin habilidad para la conversación. Los lectores experimentamos empatía hacia la heroína de Larsson por su increíble crudeza. En la excitante escena del tribunal de justicia en La reina en el palacio de las corrientes de aire, la abogada de Salander, Annika Giannini, aplasta al Dr. Teleborian al demostrar que Lisbeth es “tan inteligente y está tan cuerda como cualquier otra persona de esta sala”. Esta victoria coloca a Lisbeth en el lado correcto de las puertas del psiquiátrico, al ser rescindida, ahí mismo, su declaración de incompetencia. La cordura prevalece.

Extracto de La filosofía de La Chica del Dragón Tatuado, de Eric Bronson (coodinador).

la filosofia de la chica del dragon tatuado

La filosofía de La Chica del Dragón Tatuado, de Eric Bronson (coodinador), está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *