‘CERATI: CONVERSACIONES ÍNTIMAS DE GUSTAVO BOVE’

En uno de esos tantos encuentros nació la idea de este libro. Para ser más exacto, habíamos arreglado arreglado juntarnos tres noches en su casa y charlar a destajo de su historia personal y musical. Desencuentros ligados al cansancio que le aparejó el repentino éxito solista de Ahí vamos, el desborde emocional del regreso de Soda Stereo, su reclusión tras dicho fenómeno y la energía que volcó en la gestación de Fuerza natural, conspiraron contra el ejemplar que hoy tienen en sus manos. Mientras Gustavo estaba internado en el Sanatorio ALCLA, pensé seriamente en abocarme a este trabajo, pero sentí que era un acto oportunista, artero. Por otro lado escuchaba las cintas con su voz y me apoderaba una profunda angustia, la cual se prolongaba por varios días. Los casetes con nuestras conversaciones durmieron durante varios años sobre mi escritorio, de la misma forma que él lo hacía en ese cuarto de terapia intensiva, esperando el milagro. Yo era bastante objetivo en cuanto a su complicado cuadro clínico pero, simultáneamente, mi fe alimentaba la esperanza de que algún día despertase y me dijera: “Bueno, ahora sí, hagamos el libre”. Finalmente, la crudeza de la realidad nos ganó la pulseada.

El miércoles 10 de septiembre del 2014, seis días después de su paso definitivo a la eternidad, me puse a caminar por Federico Lacroze y, sin plantearlo, me hallé frente al Cementerio de Chacarita. Con el mismo impulso con el que llegué hasta allí, compré una rosa, ingresé al primer piso del Panteón de La Merced y se le dejé en el cuadrado donde descansa. Ahí me quede parado por un largo rato. Me acompañaba una quietud intimidante, pero de una profunda paz. Lo más parecido al silencio después de la tormenta. Frente a sus restos, mientras mi cabeza proyectaba, cual diapositiva, los espacios de tiempo que me tocó compartir en su presencia, llegué a la conclusión de que hubo un ítem que se replicó en cada uno de nuestros encuentros: un abrazo. No pretendo sonar esotérico, pero imaginé que nos abrazábamos de vuelta e interiormente sentí una aprobación, un ok. Ese mismo día comencé a escribir este libro. En las horas posteriores a su partida, o la misma noche en que lo fui a despedir a la Legislatura Porteña, escuché muchas definiciones acerca de su figura humana y artística. Todos los discursos de quienes lo conocieron, por más sentidos o diferentes que sean, replicaban la idea de la luz que irradió Gustavo Cerati en cada uno de sus fanáticos, conocidos, amigos, familiares o colegas… Iluminación, sensaciones, sentimientos, momentos, recuerdos…

Extracto de Cerati: Conversaciones íntimas de Gustavo Bove

Cerati.indd

 

SINOPSIS Un trabajo que empezó desde el 2006 por los dos Gustavos, Bove y Cerati, este libro es un homenaje al músico, donde en estas hojas podemos conocerlo como un amigo, hablando sinceramente desde su intimidad e inspiración para componer sus canciones que trascendieron generaciones. Con fotos y anécdotas en las que se suma uno de sus mejores amigos, Richard Coleman, Cerati nos habla en primera persona.

Un pensamiento sobre “‘CERATI: CONVERSACIONES ÍNTIMAS DE GUSTAVO BOVE’”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *