Archivos de la categoría Paidós

Ciencia y tecnología: recuperando a Carl Sagan

Las reflexiones de este hombre de ciencia cobran nuevos significados para aplicarlos hoy

El origen de la vida y el Universo son dos de las preguntas más recurrentes en todas las épocas y, a través del tiempo, figuras como Paul Broca, el neurólogo francés del siglo XIX; Robert Goddard, padre de la moderna exploración espacial, y Albert Einstein, fundador de la física moderna, han escrito páginas de conocimiento que permiten a los hombres adentrarse en los misterios.

En El cerebro de Broca, publicado en el sello Crítica, el recordado científico Carl Sagan recupera algunas de los artículos y reflexiones que publicó entre 1974 y 1979 al estudiar el pensamiento de las tres figuras citadas y, aun con los años que han transcurrido desde entonces, sorprende su lucidez y la vigencia que tienen todavía.

Específicamente, Sagan se lanza contra lo que califica como pseudociencias o “fabricantes de paradojas”, para referirse a quienes optan por inventar elaboradas teorías sin comprobación para pretender responder grandes interrogantes o explicarlas sin someterse a la comprobación y a la comparación con otros sistemas de creencias, científicas y religiosas.

“Tanto la pseudociencia como la religión organizada encierran muchos engaños y peligros”, sostiene Sagan. “Aunque los practicantes de tales doctrinas suelen desear que no existan críticas que precisen una réplica por su parte, tanto en ciencia como en religión el único medio de separar las intuiciones más fructíferas de los más profundos sinsentidos es el recurso a un examen escéptico”.

Una muestra de ello es la controversia alrededor de las ideas de Immanuel Velikovsky, tal como las presenta en el libro Worlds in Collision, al que considera un intento de darle validez a la Biblia y a otras manifestaciones populares como la historia, cuando no la teología, por lo que desmenuza una a una las inconsistencias que encuentra a la luz de la ciencia.

Carl Sagan (Nueva York, 1934 – Seattle, 1996): Fue profesor de la cátedra David Duncan de Astronomía y Ciencias Espaciales y director del Laboratorio de Estudios Planetarios de la Universidad de Cornell; Distinguished Visiting Scientist del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) del Instituto de Tecnología de California y cofundador y presidente de la Sociedad Planetaria, la más importante del mundo dedicada a temas del espacio. Recibió numerosas distinciones (Premio Pulitzer, medallas de la NASA, el Premio Apollo, el Premio Masursky y la medalla del Bienestar Público de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos) y un asteroide, el 2709, fue bautizado con su nombre.

Entre las obras publicadas por Editorial Planeta figuran: Cosmos, El cometa, Sombras de antepasados olvidados, Un punto azul pálido, y El mundo y sus demonios.

Si tuvieras una máquina del tiempo, ¿qué dirección tomarías?

El reto sería definir qué realidad es más trascendente: la que pasó, la que vives o la que está por llegar

Uno de lo deseos más recurrentes en el ser humano se refiere a la posibilidad de moverse del presente al pasado, quizá para corregir algún error o mejorar lo realizado, o del presente al futuro para saber qué viene y, cuando se regrese al hoy, tener todas las herramientas para evitar sorpresas y tener los mejores logros. Sin embargo, hasta el momento y pese a las diversas teorías que existen, parece que todo queda en el terreno de los sueños.

En Viajar en el tiempo, publicado en el sello Crítica, el autor James Gleick presenta  y analiza con su característica mirada científica mucho de lo que se ha dicho y estudiado sobre el tiempo, por lo que sin mayor problema hace convivir las teorías de James Clerk Maxwell con el pensamiento de Borges, Proust con Felix Klein, Hermann Winkowski con el cybepunk de William Gibson, Leibniz con Foster Wallace, Asimov con San Agustín, Kurt Gödel con Dr. Who, o Pierre Laplace con las aventuras Ci-Fi de la serie de televisión Cuentos asombrosos (Amazing Stories) o Regreso al futuro.

Gleick traza una historia del concepto de viaje en el tiempo, adelante y atrás, a través de la física, la literatura o la filosofía, y puede hacerlo recurriendo a la célebre máquina de H.G. Wells o al pensamiento de otros investigadores del tiempo, que es un tema que domina y le apasiona, y con el que logra un resultado interesante, divertido e intrigante, que abre nuevas hipótesis a partir de la idea de que el anhelado salto en el tiempo puede encontrarse de manera natural en los libros.

Y en ese ir y venir muestra que para los hombres antiguos el viajar en el tiempo no ocupaba ni el mínimo pensamiento, cosa muy distinta a lo ocurre en la época de los adelantos tecnológicos y de las personas hiperconectadas a través de computadores, pero en la que también, paradójicamente, se insiste en disfrutar el hoy.

“En el mundo conectado, crear el presente se convierte en un proceso colectivo. El mosaico de cada uno es colaborativo, un fotomontaje con múltiples perspectivas. Imágenes del pasado, fantasías del futuro, videocámaras en vivo, todo ello desordenado y mezclado. Todo el tiempo y nada de tiempo”, escribe Gleick. “El sendero hacia atrás, a través de la historia, está abarrotado; el sendero hacia delante es borroso”.

James Gleick (Nueva York, agosto de 1954). Es uno de los principales cronistas de la ciencia y la tecnología moderna. Otros libros publicados: Su primer libro, Chaos, finalista del US National Book Award, ha sido traducido a veinticinco idiomas. Sus biografías Genius: The Life and Science of Richard Feynman e Isaac Newton (2005) fueron seleccionadas para el premio Pulitzer. El ensayo La información (2012).

portada_viajar-en-el-tiempo_james-gleick_201703301810.jpg

Las distintas teorías y relatos que ha ido suscitando el anhelo humano de viajar en el tiempo.

Una dulce filosofía… la miel

Este libro es un recorrido de vida desde los griegos a la actualidad de este hermoso animal, la abeja, que provoca fascinación en el ser humano

En el marco del día mundial de las abejas a celebrarse el 20 de mayo se publica El filósofo y la abeja en el sello Paidós de los autores Pierre-Henri Tavoillot y François Tavoillot.

Este libro nos invita a realizar un extraordinario y delicado vuelo por el apasionante viaje de las abejas en la historia de la cultura occidental. Ellas siempre han estado ahí en reflexiones de filósofos, eruditos e intelectuales europeos, empezando por la mitología griega; en el genio de Aristóteles, en el deslumbrante estilo de Virgilio y en el nacimiento del cristianismo, estuvieron presentes también en el pensamiento de Clemente de Alejandría y Lutero, de san Ambrosio, el patrono de los apicultores, y de su discípulo san Agustín, y aparecen igualmente en el arte como el de Brueghel el Viejo hasta en la Edad Moderna.

En este mapa literario que los autores ofrecen al lector se muestra a una abeja mitológica, cosmológica, teológica, humanista e hipermoderna que actualmente se enfrenta a serios problemas de supervivencia.

El filósofo y la abeja, toda una obra canónica para comprender y explicar la existencia de las abejas en el mundo.

portada_el-filosofo-y-la-abeja_francois-tavoillot_201702221723.jpg

Una obra canónica para comprender y explicar los grandes interrogantes que la humanidad se plantea desde la noche de los tiempos.

El hombre a través del arte; un recorrido que abrirá tus sentidos y emociones: Carmen Reviriego

“De viaje por la ruta del arte”, publicado en el sello Paidós por Carmen Reviriego, es una invitación a reencontrarte con la esencia del hombre a través de diversas manifestaciones artísticas.

Reviriego, reconocida especialista en el mundo del arte, te toma de la mano para que juntos den un paseo lúdico donde volverás a asombrarte por la belleza del mundo a través de sus colores, luces y sombras.

La travesía es de 365 días por los sitios que conforman el mercado mundial donde están las grandes obras pictóricas; porque para conocer sobre el tema, lo primero es aprender a mirarlo, visitar exposiciones, galerías y museos, y comprender cuál es el hilo conductor que mueve a los grandes coleccionistas. En cada capítulo descubrirás códigos QRR, que permiten disfrutar de las obras a las que la autora Carmen Reviriego hace referencia.

El libro también es un acercamiento a un mercado que emplea a casi tres millones de personas, quienes colaboran para 300,000 empresas que compran y venden arte y antigüedades, generando servicios con un valor anual de casi 13,000 millones de euros.

Carmen ReviriegoPresidente de Wealth Advisory Services ahora Callia, firma independiente que opera en España y América Latina, por la que en 2008 recibió el Premio Nacional a la Innovación Empresarial. Junto con su equipo ha realizado importantes operaciones internacionales; batido récords mundiales en subasta; asesorado en la venta de la colección del primer fondo de arte español realizado por Fortis Bank; ha adquirido y vendido obras para coleccionistas privados de Sorolla, Picasso y Miró, entre otros. Carmen Reviriego, fue elegida una de las directivas de mayor relevancia por IE Business School, ESADE y la Asociación de Mujeres Empresarias de España.

Grupo Planeta es el líder del mercado editorial en español, el segundo grupo editorial de Francia y el octavo en el ranking mundial.

portada_de-viaje-por-la-ruta-del-arte_carmen-reviriego_201604141841.jpg

Conoce las claves del mercado del arte.

Paidós Recargado

La nueva generación del sello Paidós apuesta por la estética como llave para abrir los sentidos del lector y acercarlo de manera más amigable a los libros, sin olvidar la garantía en el contenido y la investigación. Para todos aquellos que gustan de los libros-objeto disfrutarán de esta nueva generación de Paidós que estrena tipografía, diseño interno en cada página, donde se incluyen ilustraciones y ahora también da énfasis a los tonos sobrios en sus portadas.

Ediciones Paidós fue fundada en 1945. Con más de dos mil títulos en el catálogo actual, es una de las editoriales de referencia en España y Latinoamérica en el ámbito de las ciencias humanas y sociales. Sus colecciones de filosofía, política, psicología, historia, pedagogía, comunicación, cine y divulgación científica se complementan con unas exitosas series dirigidas a todos los públicos sobre temas de autoayuda, guías para padres, salud y divulgación general; el sello Paidós pertenece orgullosamente a Grupo Planeta desde el 2003.

Los títulos que inauguran la nueva generación del sello Paidós son:

-“Entrena tu memoria”, de Cristina Vidal-Martí: un libro divertido para todo público donde los juegos que se incluyen como sopa de letras y sudoku permiten trabajar en la agilidad mental. De forma lúdica, el lector podrá ejercitar su memoria para evitar olvidos que a lo largo pueden traer como consecuencia la enfermedad de Alzheimer; 100 preguntas, 100 respuestas y 100 ejercicios prácticos para poner en forma tu memoria.portada_entrena-tu-memoria_cristina-vidal-marti_201604221830

portada_entrena-tu-memoria_cristina-vidal-marti_201604221830.jpg
Cristina Vidal-Martí

100 preguntas, 100 respuestas y 100 ejercicios prácticos para poner en forma tu memoria.

 

 

-“Todo está en tu cabeza”, de Suzanne O’ Sullivan: la experiencia de la autora Suzanne O´Sullivan en el ámbito de la neurología la ha llevado a afirmar que las enfermedades son imaginarias, y por ello todo está en la cabeza. El libro incluye casos específicos de pacientes, su enfermedad y su tratamiento; la Oliver Sacks de las enfermedades psicosomáticas: desde su consulta, el lector podrá asistir a los casos más sorprendentes y perturbadores de los males que el cerebro puede infligir a nuestro propio cuerpo.

portada_todo-esta-en-tu-cabeza_suzanne-o-sullivan_201604221855

portada_todo-esta-en-tu-cabeza_suzanne-o-sullivan_201604221855.jpg

Historias reales de enfermedades imaginarias.

 

-“El triunfo de las semillas”, de Thor Hanson: la historia de las semillas en la alimentación del ser humano viene desde épocas remotas. Este libro valora su extraordinaria labor. El autor Thor Hanson nos lleva a una fascinante aventura científica por el mundo silvestre de las semillas; una investigación literaria-biológica que muestra cómo los granos, pepitas, legumbres y semillas han conquistado el reino vegetal y han moldeado la historia de la humanidad.

215053_portada_el-triunfo-de-la-semilla_thor-hanson_201604221818

215053_portada_el-triunfo-de-la-semilla_thor-hanson_201604221818.jpg
Thor Hanson

Cómo los granos, pepitas, legumbres y semillas han conquistado el reino vegetal y han moldeado la historia de la humanidad.

 

Grupo Planeta es el líder del mercado editorial en español, el segundo grupo editorial de Francia y el octavo en el ranking mundial.

AC BA E TE L BRO junto a Keri Smith

Querido lector:

Una noche lluviosa y oscura, encontré unas extrañas páginas abandonadas en un parque.

Las recogí intentando resolver el misterio de este curioso descubrimiento y ahora te toca a ti acabar el trabajo.

Tu misión es convertirte en el nuevo autor de este libro y continuar mi investigación. Para conseguir tu objetivo, debes someterte a un entrenamiento secreto que explica este texto. Como nadie sabe lo que puede pasar, te aconsejo que trabajes con cuidado, pero recuerda que sin ti este libro no existiría.

Atentamente,
Keri Smith

27_1_Banner_acabaestelibro_763x260

La autora de Destroza este diario te invita a ser co autor o autora de su nueva entrega Acaba este libro, el cual ya está disponible en librerías. ¿Quieres ver de qué se trata? Da click aquí y echa un vistazo al primer capítulo.

portada_acaba-este-libro_keri-smith_201506221847.jpg

La autora de Destroza este diario nos propone un viaje creativo para el que nos proporciona las pistas necesarias para “terminar” un libro

¿Cuánto cuesta un gramo de cocaína?

Las drogas son caras porque son productos ilegales. El prohibicionismo es el factor principal que explica una dispersión de precios que va, en el caso del gramo de cocaína, de los 1.8 dólares que cuesta en Colombia, uno de los principales países productores, a los 169 dólares que vale en Estados Unidos, el principal país consumidor, a los más de 300 dólares a los que puede ascender en Australia. Cuantas más barreras se vencen para lograr llegar al consumidor, más caro es el producto.

A principios de los años setenta, Estados Unidos declaró una guerra al comercio de drogas que, se esperanzó el presidente Richard Nixon, aumentaría los precios. A mayor precio, habría menos consumidores. Pero ocurrió todo lo contrario, porque desde entonces los precios de las drogas se desplomaron y se hicieron más accesibles.

De acuerdo con informes de la JIFE, el gramo de cocaína en Estados Unidos pasó de 278 a 169 dólares entre 1990 y 2010. El de heroína se redujo de 1031 a 450 dólares, es decir, a menos de la mitad, en el mismo lapso. Lo mismo ocurrió en la Unión Europea, el segundo mercado más importante de consumidores, en donde el premio del gramo de cocaína bajó, en promedio, de 117 a 82 dólares, y el de la heroína, de 173 a 68 dólares. Con el agravante, además, de que la pureza y la potencia de las drogas aumentó. El gramo de marihuana en Estados Unidos bajó de 25 a 12 dólares en veinte años, pero la calidad de sus sustancias psicoactivas creció del 4 al 12%.

En el desglose de los precios por kilogramos, las cifras se vuelven astronómicas. En los años setenta, un kilogramo de cocaína en Colombia costaba 7 mil dólares, pero hoy su precio se ha reducido a mil 500 dólares. Cuando llega a Estados Unidos, después de atravesar Centroamérica y México, o la ruta marítima de las islas del Caribe, ya vale hasta 35 mil dólares. Si la trasladan a Europa vía España, el precio supera los 50 mil dólares y puede aumentar incluso a 70 mil si los narcotraficantes logran introducirla en las costas británicas. Pero en realidad, los precios han bajado tanto en su distribución al menudeo que una dosis de cocaína en Europa equivale a beber una copa de vino en algún bar italiano.

Si quieres saber más sobre las drogas y la forma en que circulan por todo el mundo, entonces debes leer Todo lo que necesitas saber sobre narcotráfico, de Cecilia González.

todo lo que necesitas saber sobre narcotrafico portada

Todo lo que necesitas saber sobre narcotráfico, de Cecilia González, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Todo lo que querías saber sobre el estrés pero nunca habías preguntado

¿Por qué el estrés en lugar de salvarnos de una dificultad, de un peligro que nos amenaza, se convierte en un problema para la salud? ¿Por qué esta compleja interacción de nervios, músculos hormonas, órganos y sistemas que constituyen el estrés pueden desencadenar irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza, taquicardia, diabetes, demencia, cáncer o un infarto de miocardio?

El estrés es un mecanismo de supervivencia que forma parte de la vida diaria de las personas, los animales, las bacterias e incluso de las plantas. Es un mecanismo fisiológico que, cuando se pone en marcha a su debido tiempo y con la intensidad precisa, no solo no causa daño, sino que casi siempre permite al organismo superar situaciones críticas, mantener su capacidad de reproducción o salvar su vida. Veamos algunos ejemplos.

Cuando una planta sufre una sequía, responde con lo que los agrónomos denominan “estrés hídrico”: pierde hojas y frutos para ahorrar agua y sólo mantiene las funciones mínimas para sobrevivir hasta que vuelven las lluvias. Otra situación parecida puede darse en un rebaño de ovejas que apenas tenga hierba que comer. En este caso, la hambruna pone en marcha una respuesta de estrés que inhibe la reproducción en las hembras hasta que se produzcan mejores condiciones para ello. Por ejemplo, la ausencia de vegetales y la falta de animales ocasiona que una tribu de cromañones apenas tengan comida con la que saciar su hambre. La falta de nutrientes desencadena en ellos una respuesta de estrés que tiene por misión permitir su supervivencia hasta que logren encontrar alimento.

El problema surge cuando esa respuesta de estrés es excesiva, desproporcionada o se reitera de manera constante a lo largo de días, meses o años. La sequía se prolonga tanto, que la planta se seca; el rebaño de ovejas no se reproduce y los adultos desaparecen; los individuos más débiles de la tribu de cromañones van muriendo por la falta de nutrientes indispensables para mantener la vida.

Pero el estrés crónico es un suceso raro en la naturaleza. Para la mayoría de los seres vivos (incluidos nuestros ancestros paleolíticos) y en las más variadas circunstancias, la respuesta de estrés frente a un determinado acontecimiento que pone en riesgo su vida o su reproducción es siempre una crisis transitoria: o se acaba la crisis (vuelven las lluvias) o se acaba el ser vivo que la padece (se secan las plantas, desaparecen los herbívoros, mueren los cromañones). Hay algunas excepciones, como veremos más adelante.

La situación en el ser humano moderno, sobre todo en el que habita en países desarrollados y opulentos, es diferente a la de nuestros ancestros o a la de seres humanos que aún viven hoy en condiciones paleolíticas. Nosotros podemos estar sometidos a diferentes amenazas que nuestro cerebro interpreta como un riesgo para nuestra vida y nuestra reproducción, y que persisten durante semanas o años. En estas condiciones, los mediadores hormonales y nerviosos que se liberan para organizar y controlar la reacción de estrés, así como los cambios metabólicos, inmunológicos y cardiovasculares que se desencadenan como parte de la reacción de estrés, en lugar de cumplir su función beneficiosa (resolver el conflicto), cronifican sus efectos, se tornan agresores del propio organismo y desarrollan todas las enfermedades relacionadas con el estrés.

Por eso es fundamental que tengamos una idea precisa de qué es realmente el estrés; esta es la única vía para prevenirlo y tratar con eficacia sus consecuencias negativas.

Si quieres saber todo sobre el estrés y cómo evitarlo, entonces lee El mono estresado, de José Enrique Campillo Álvarez.

El mono estresado portada

El mono estresado, de José Enrique Campillo Álvarez, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Crítica.

150844_el-mono-estresado_9788498924220.jpg

Todo lo que usted necesita saber sobre el estrés, su prevención y su tratamiento, como nadie supo contarle.

Así funciona el “star system” hollywoodense: el legendario caso de Theda Bara

Una de las características más notables del cine es su inmediatez. No tenemos que hacer demasiado esfuerzo por creer que aquello que vemos moverse en la pantalla se está moviendo de verdad, y que el ambiente, todo aquello que rodea lo que está en movimiento, efectivamente existe. Tendemos a ver una película como quien mira a través de una ventana. La famosa “magia del cine” debe consistir, básicamente, en esa capacidad que tiene para suspender nuestra incredulidad y convocar nuestra fe: creemos efectivamente en lo que vemos.

Uno de los primeros vehículos de esa fe lo constituyeron las estrellas. El término tiene orígenes controvertidos, aunque es evidente que refiere a algo que brilla por sí solo. Cuando los estudios se establecieron en Hollywood, quedó claro que esa identificación con los real tenía como vehículo al actor, y que cuanto más atractiva fuera la figura, mayor sería su capacidad de convocar al público. Era muy obvio que el trabajo de una actriz como Lillian Gish en los films de Griffith, de Chaplin en las comedias de Sennett o en las propias, y de un acróbata como Douglas Fairbanks en films de aventuras habían creado alrededor de las personas-personajes un aura. No se iba a ver The Thief of Bagdad (El ladrón de Bagdad, Raoul Walsh, 1924), sino la última aventura de Fairbanks. No se veía The Gold Rush (La quimera del oro, Charles Chaplin, 1925) sino lo que Chaplin tenía para ofrecer. El inglés es, quizás, quien mejor comprendió la potencia del personaje como vehículo y lazo con el espectador.

Por cierto, no hay que olvidar que los dueños de los estudios eran empresarios que sabían de cine, y que en las dos primeras décadas del siglo XX la publicidad sentó sus raíces definitivas. El star system, denominación al mismo tiempo estética e industrial, nace de esa necesidad de combinar lo real con la fantasía. De paso, solicitamos al lector que mantenga esta idea de la fusión entre la real y lo inventado durante el resto del libro, pues vamos a volver a eso. De regreso a las estrellas, cuenta la leyenda que la primera fue Theda Bara y que su aparición en el cine fue producto de una serie de operaciones publicitarias notables. Theodosia Goodman era una chica nacida en 1885, de padres de clase media, un poco atraída por la actuación. En una versión de la leyenda, la chica no tenía formación actoral, y en otra, logró trabajar de extra en algunos films. Sea como fuere, en 1915 el director Frank Powell vio que tenía el rostro justo para interpretar a la protagonista del film A Fool There Was (Esclavo de una pasión), producida por William Fox, a quien le pareció momento de cambiar el nombre de la chica e incluso inventarle una historia, una “película” en la vida real. Acortó su nombre, explicó que su padre era árabe (de allí el “Bara”, “arab” al revés, aunque otra versión del mito dice que Theda Bara era anagrama de “muerte árabe”), le rebajó cinco años de edad y la rodeó de un halo de misterio: era la primera vampiresa, la mujer come-hombres, etcétera. Y esto porque el film trataba de un intachable corredor de bolsa corrompido por las malas y lujuriosas artes de la fémina. Todo fue un éxito: tanto la película como la “instalación de marca” de Theda Bara, que filmó ese mismo año otras seis.

Si quieres saber más sobre los secretos del mundo del cine, entonces no puedes perderte Todo lo que necesitas saber sobre cine, de Leonardo D’Espósito.

Todo lo que necesitas saber sobre cine portada

Todo lo que necesitas saber sobre cine, de Leonardo D’Espósito, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Grandes descubrimientos que surgieron en momentos de ocio: Isaac Newton y la gravedad

Todos conocen la historia de la manzana de Newton. La teoría de la gravedad es, en la actualidad, el principio científico más básico.  Sin embargo, en la época de Newton la noción de gravedad en cuanto fuerza fundamental del universo resultaba extraña. De hecho, para la mayoría de las personas de aquel entonces, las fuerzas invisibles que actuaban sobre las cosas a distancia eran o demoníacas o divinas.

Para el mismo Newton resultó difícil aceptar la realidad de la acción a distancia. En rigor, desalentó a otros que procuraban indagar en la causa verdadera de la gravedad y los instó, en cambio, a que sólo se concentraran en el hecho de que sus propios cálculos y experimentos funcionaban correctamente, sin intentar saber por qué.

Visto a través de la lente de nuestra cultura contemporánea de la administración del tiempo, sentarse en el jardín y entregarse a una “actitud contemplativa” es una total pérdida de tiempo. Semejante (falta de) actividad le indicaría a cualquier empleado de Recursos Humanos que Newton podría no ser un empleado en el que confiar. ¿Habrá escrito Newton: “5 pm: sentarse en el jardín, contemplar objetos que caen” en su lista de tareas pendientes? ¿Puede creer alguna persona razonable que Newton haya tenido una lista de tareas pendientes?

Newton era, de hecho, famoso por su ética obsesiva del trabajo. Podía sentarse en el jardín sin hacer nada porque jamás se le hubiera ocurrido que sentarse en el jardín y entregarse a la contemplación fuera una pérdida de tiempo.

Hoy en día, encontramos muchas revistas de gran circulación que nos hablan de la necesidad de programar el “tiempo de inactividad”, porque las exigencias de los horarios controlados por las corporaciones con inhumanas. Por supuesto, nadie menciona de manera explícita la raíz del problema. Nos aconsejan “programar” el tiempo libre, siempre que no entre en conflicto con nuestras obligaciones. El tiempo de inactividad se promueve, en realidad, como una manera de optimizar la productividad.

En el sentido más literal, Newton era su propio jefe. Trabajaba cuando quería y se sentaba en el jardín cuando le placía. Seguramente, el lector dirá que, en la economía moderna, tal actitud resultaría inviable y poco realista. Y yo responderé que, entonces, merecemos la falta de dinamismo intelectual a la que nuestra economía nos obliga.

Antes de Newton, las ciencias naturales se encontraban en una fase de transformación. El período que va de finales del siglo XV al siglo XVIII es el que muchos consideran como la etapa crucial de la revolución científica en la historia humana. En esa época, Copérnico, Kepler, Galileo, Brahe y Newton realizaron aportes fundamentales para el avance de las ciencias. En el siglo XVII, en especial, tuvo lugar una explosión intelectual que significó un incremento repentino y cuantioso de nuestra comprensión del universo. El conocimiento del mundo natural empezó a expandirse a un ritmo caracterizado por una aceleración continua, que aún no se ha detenido. La comprensión humana de la naturaleza pasó de la creencia supersticiosa a la ciencia verdadera.

En el transcurso de esa revolución, nació una comunidad científica que empezó a publicar revistas especializadas y a mantener reuniones muy similares a los congresos actuales. En los siglos que transcurrieron desde la época de Newton, las ciencias naturales realizaron avances increíbles. En general, pensamos en Newton frente a la manzana que cae como una especie de momento afortunado en la historia de la ciencia. Cualquiera que sea el origen real de la historia, después de ver caer la manzana y elaborar su teoría, Newton escribió uno de los trabajos científicos más importantes de la historia, Philosophiæ naturalis principia mathematica, donde presenta la teoría formal de la gravedad.

Newton no se encerró en su escritorio, arrancándose los pelos, tratando de descubrir por qué los objetos se mueven hacia la Tierra y los planetas giran alrededor del Sol, desesperado por la proximidad de un plazo inminente. Tampoco había un experto en productividad espiándolo y observándolo para asegurarse de que estuviera trabajando con eficiencia. Bien podemos imaginar que mientras descansaba relajado en una tarde templada en su jardín, rodeado del sonido reconfortante del trino de los pájaros y el susurro de las hojas acunadas por la brisa, habrá cerrado los ojos o se habrá quedado con la mirada perdida, sin fijarla en nada en especial.

Si quieres conocer más historias como la de Newton, en las que se reivindica el valor del ocio como un elemento indispensable para la creatividad, entonces lee El arte y la ciencia de no hacer nada, de Andrew J. Smart.

el-arte-y-la-ciencia-de-no-hacer-nada-PORTADA

El arte y la ciencia de no hacer nada, de Andrew J. Smart, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

portada_el-arte-y-la-ciencia-de-no-hacer-nada_andrew-smart_201505140114.jpg
Andrew Smart

Aprende a optimizar tu tiempo con los descubrimiento más actuales de la neurociencia