Todas las entradas de Sherry Camarillo

8 CANCIONES PARA ESCUCHAR MIENTRAS LEES ‘VAMPIROS Y LIMONES’ DE KAREN RUSSELL

Nacida en Miami en 1981, Karen Russell es considerada como una de las mejores escritoras jóvenes estadounidenses. Y con “Vampiros y limones” nos demuestra que la ficción y la realidad se pierde entre las líneas de estas historias. Los cuentos que conforman este libro desbordan la imaginación en la construcción de la historia y de los personajes.

Si quieres adentrarte en el mundo de Russell, aquí te dejamos 8 canciones que puedes acompañar con cada uno de los 8 cuentos que vienen en el libro.

1. Hunger of the Pine de Alt-J

2. Prelude de Foals

3. Arizona de Kings of Leon

4. Son of a gun de Jungle

5. Small Things de Ben Howard

6. Dead and gone de The Black Keys

7. Hey you de Pink Floyd

8. Twisted Nerve de Bernard Herrmann

‘ESCRIBIR DE MARGUERITE DURAS’

Se está solo en una casa. Y no fuera, sino dentro. En el jardín hay pájaros, gatos. Pero, también, en una ocasión, una ardilla, un hurón. En un jardín no se está solo. Pero, en una casa, se está tan solo que a veces se está perdido. Ahora sé que he estado diez años en la casa. Sola. Y para escribir libros que me han permitido saber, a mí y a los demás, que era la escritora que soy. ¿Cómo ocurrió? Y, ¿cómo explicarlo? Sólo puedo decir que esa especie de soledad de Neauphle la hice yo, fue hecha por mí. Para mí. Y que sólo estoy sola en esa casa. Para escribir. Para escribir no como lo había hecho hasta entonces. Sino para escribir libros que yo aún desconocía y que nadie había planeado nunca. Allí escribí El arrebato de Lol V. Stein y El vicecónsul. Luego, después de éstos, otros. Comprendí que yo era una persona sola con mi escritura, sola muy lejos de todo. Quizá duró diez años, ya no lo sé, rara vez contaba el tiempo que pasaba escribiendo ni, simplemente, el tiempo. Contaba el tiempo que pasaba esperando a Robert Antelme y a Marie-Louise, su joven hermana. Después, ya no contaba nada.

Escribí El arrebato de Lol V. Stein y El vicecónsul arriba, en mi habitación, la de los armarios azules ¡ay!, ahora destruidos por los jóvenes albañiles. A veces, también escribía aquí, en esta mesa del salón.

He conservado esa soledad de los primeros libros. La he llevado conmigo. Siempre he llevado mi escritura conmigo, dondequiera que haya ido. A París. A Trouville. O a Nueva York. En Trouville fijé en locura el devenir de Lola Valérie Stein. También en Trouville, el nombre de Yann Andréa Steiner se me apareció con inolvidable evidencia. Hace un año.

Extracto de Escribir de Marguerite Duras

ESCRIBIR

SINOPSIS Las reflexiones sobre la escritura se entrelaza con los acontecimientos de Marguerite Duras, el alcohol, el dolor, su marido, sus amantes, el hijo, el cine, las artes, la política, la pintura y el piloto de veinte años de la Segunda Guerra Mundial a quien ella dedica el libro. Siendo el decimotercer libro de Duras, pero el primer ensayo sobre su escritura.

‘LOS ASESINOS DEL EMPERADOR DE SANTIAGO POSTEGUILLO’

Máximo, nervioso, con el mismo miedo de Partenio a ser pronto el próximo en la lista del emperador, la lista de los que caían en desgracia, cargado con una montaña de rollos, se deslizó como una anguila entre los dos guardias pretorianos que custodiaban la cámara de Domiciano, cuyo dormitorio hacía también las veces de despacho privado donde, ocasionalmente, departía con Partenio, con algún otro consejero o, cada vez con más frecuencia, con Norbano y Petronio Segundo, los prefectos del pretorio, especialmente con el primero. Máximo cerró la puerta despacio. Los pretorianos ni tan siquiera se molestaron en girarse; el emperador no estaba en la cámara y Máximo era uno de esos libertos que andaban siempre con el consejero imperial, de modo que estaría simplemente trayendo o llevando documentos que Domiciano habría solicitado para consultar. Para ellos, Máximo era poco menos que una mula de carga flacucha y débil, y en eso estaban en lo cierto: aquel liberto estaba como un fideo; de puro nervio lo quemaba todo, no importaba que comiera grandes cantidades en los sótanos donde estaban las cocinas imperiales. Su metabolismo lo consumía todo. Sus preocupaciones lo devoraban todo. Y es que Máximo, como tantos otros, había asistido como testigo privilegiado, a su pesar, a la evolución de un emperador que cada día estaba más loco, más fuera de sí.

Partenio lo había controlado durante años, e incluso hubo momentos en que la belleza de Domicia, la emperatriz, pareció dulcificar el agrio carácter imperial, pero ahora todas esas influencias habían desaparecido y Tito Flavio Domiciano siempre estaba a disgusto con todo y con todos. Convencido de que todos querían matarle, ya sólo confiaba en su guardia pretoriana y en sus prefectos; el resto eran sospechosos de traición. Hasta tal punto había llegado su locura que Máximo había visto asomar una noche, en la que, como en ese momento, llevaba documentos a la cámara imperial, la punta brillante de una daga por debajo de la almohada de la cama del emperador.

Extracto de Los asesinos del emperador de Santiago Posteguillo

POSTEGUILLO

SINOPSIS El 18 de septiembre del año 96 d.C. pasaron muchos acontecimientos que escribieron la historia: una guerra civil, traiciones, envenenamientos, combates en la arena, fieras del Coliseo, el ascenso y caída de una dinastía imperial, una gladiadora, nueve emperadores; un grupo de gladiadores dispuestos a todo que avanza por las alcantarillas de Roma sin que nadie ni nada pueda detenerlos.

‘LA PIRÁMIDE INMORTAL DE JAVIER SIERRA’

-No temáis. La pirámide os guiará, señor –le había advertido Elías Buqtur- Dejaos llevar por el sagrado poder que nos legaron los antiguos señores de Egipto. No os resistáis. No tratéis de comprender. Aceptad lo que os llegue. Con eso bastará.

La idea le inquietó. Nunca antes se había dejado llevar solo por el instinto. Ni siquiera sabía si sería capaz de suspender su juicio y participar en lo que, sin duda, parecía una etapa más en la “prueba de la pirámide” a la que se había dejado llevar. Pero el general ya no tenía nada que perder. Y decidido, extendió sus manos en busca del tacto liso y gélido del granito.

Tras localizar el perfil del tanque justo donde lo recordaba, se encaramó a uno de sus extremos y se tumbó cuan largo era en su interior. Estaba dispuesto a aguardar a que los acontecimientos se sucedieran sin su injerencia y a resolver aquella embarazosa situación por la más pasiva de las vías.

“¿Qué quiso decir Elías con que vaciara aquí mi alma para dejármela pesar?”, se preguntó mientras apoyaba su espalda contra el fondo del tanque.

Respiró hondo. Lo hizo una, dos, tres veces. Puso la mente en blanco. Estiró las piernas y brazos hasta lograr acomodarlos y olvidarse de ellos. Y cerró los ojos. Fue entonces cuando Napoleón Bonaparte hizo un descubrimiento terrible: aquel ataúd tenía exactamente sus medidas.

Extracto de La pirámide inmortal: el secreto egipcio de Napoleón de Javier Sierra

JAVIER SIERRA

SINOPSIS Napoleón Bonaparte llegó a las playas egipcias de Alejandría iniciando una nueva era política. Su estadía se alargó por catorce meses en los cuales puso a trabajar a centenares de hombres para estudiar el misterioso pasado que siempre le había fascinado. Sin ser suficiente, se adentró a Tierra Santa y al regresar a El Cairo, el general decidió para una noche en el interior de la Gran Pirámide de Giza. Los acontecimientos de este libro, las fechas, los nombres, las descripciones, los mitos, los cuentos, dioses y ritos están ambientados en libros de Historia.

 

‘UNDERGROUND DE HARUKI MURAKAMI’

El alcance de las secuelas fue muy variable en función de las personas. Algunas no padecieron ninguna en absoluto; otras, por desgracia, murieron. Otros muchos sufrieron el síndrome de estrés postraumático a pesar de que físicamente salieron ilesos. Es probable que debido a la forma de actuar que domina hoy en el periodismo sólo se reflejaran los casos más graves, más visibles, en detrimento de todos los demás.

En mi caso, sin embargo, el hecho de haber estado en la escena del crimen o haber resultado afectado de algún modo por el sarín, ya era bastante importante. Reuní tantos datos como pude sin discernir si se trataba de un paciente grave o no. De las historias que recogí incluí todas las que me fueron autorizadas. Entre ellas, obviamente, también estaban las de los heridos leves que pudieron retomar pronto su vida normal. Cada uno de ellos tenía su forma peculiar de pensar, sus miedos; cada uno extrajo conclusiones personales sobre lo ocurrido. Quien lea este libro comprenderá que no es un asunto menor que se pueda pasar por alto, al margen de lo graves o no que fueran sus heridas. El 20 de marzo fue un día excepcional gravedad para todos los que se vieron envueltos en el atentado. Tenía la impresión de que al abrir el abanico a una gama más amplia de víctimas, sin guiarme únicamente por su gravedad, podría indagar de nuevo en lo ocurrido y cuestionar la imagen general, y hasta cierto punto oficial, que se había creado del atentado. Me gustaría, por tanto, que tras la lectura de este libro se reconsiderara lo sucedido.

(…)

Me gustaría que durante la lectura de este libro prestasen atención a las historias de la gente. Antes de eso quisiera que imaginaran lo siguiente: es 20 de marzo de 1995. Lunes. Una mañana agradable y despejada de principios de primavera. El viento aún es fresco y la gente sale a la calle con abrigo. Ayer fue domingo. Mañana se celebra el equinoccio de la primavera, es decir, es un día laborable en mitad de un puente. A mucha gente le hubiera gustado tomárselo libre, pero por desgracia sus circunstancias se lo han impedido. Así que usted se ha despertado a la misma hora de siempre, se ha lavado la cara, ha desayunado, se ha vestido y se dirige a la estación del metro. Se sube a un tren lleno, como de costumbre; se dirige a su puesto de trabajo. Una mañana como muchas otras. Nada especial. Uno de estos días imposibles de diferenciar en el transcurso de una vida, calcado a muchos otros, hasta que cinco hombres clavan la punta afilada de sus paraguas en unos paquetes de plástico que contienen un líquido extraño…

Extracto de Underground de Haruki Murakami

Underground

 

SINOPSIS Motivado por darle un rostro, vida e historias a las personas afectadas por los ataques de la organización terrorista Aum Shinrikyo al metro de Tokyo. Este libro entrelaza entrevistas de las víctimas del atentado para darles una voz que tenía mucho que decir sobre lo que pasó esa mañana del 20 de marzo y las consecuencias que tuvieron en sus vidas.

´LA SANGRE DE LOS LIBROS DE SANTIAGO POSTEGUILLO´

Agatha Christie, interrogada por la policía, declaró una y otra vez que no recordaba nada de los últimos once días. Apenas tenía memoria de haber cogido su coche, ni sabía qué había pasado con él. Los médicos que la examinaron concluyeron que sufría amnesia, temporal o parcial, eso sólo lo diría el tiempo, debido a una profunda crisis nerviosa por la solicitud de divorcio de su marido, así como por haber descubierto la infidelidad de éste. Pero la prensa era de otro parecer y muchos periódicos insistieron en que todo había sido un montaje de la escritora para conseguir publicidad para sus futuras novelas, o quizá una maniobra suya para que su marido lo pasara mal, francamente mal, al menos, durante aquellos once días en los que se tardó en localizar viva a Agatha Christie y él fue interrogado por el inspector jefe de la policía de Scotland Yard bajo la sospecha de asesinato.

¿Cuál es la verdad de lo que ocurrió? ¿Por qué desapareció Agatha Christie de forma tan misteriosa? ¿Realmente padeció amnesia por un ataque de nervios o era todo un plan premeditado para hacer daño a su marido infiel? Seguimos sin saberlo. Ella mantuvo hasta su muerte que no recordaba lo que había sucedido. Nadie consiguió nunca que asomara la más mínima contradicción en su relato.

Agatha Christie se divorció finalmente de Archibald Christie, pero volvería luego a contraer matrimonio con Max mallowan, afamado arqueólogo con quien compartiría el resto de su vida. Si su nuevo marido se mantuvo fiel o no es algo que no sabemos, pero desde luego ya sabía cómo se las gastaba la maestra de las novelas de asesinatos; y Agatha Christie, para cuando contrajo su segundo matrimonio, ya había aprendido mucho más sobre venenos y otros métodos para asesinar.

Extracto de La sangre de los libros de Santiago Posteguillo

lasangrelibros

SINOPSIS Escribir un libro no sólo es cuestión de tiempo, creatividad o disciplina, también se lleva la sangre y el sudor entre las hojas. Y las grandes historias están repletas de sangre, Santiago Posteguillo hace que volvamos a caer en ellas.  Detrás de estos libros hay asesinatos, suicidios, duelos, guerras, vampiros, juicios, misterios… Drácula tenía otro nombre demasiado simple. ¿Agatha Christie murió y resucitó? ¿Hay pruebas de que Shakespeare reencarnó?

´COCTELES CON HISTORIAS DE JULIO PATÁN´

Todavía hoy se dice: “Vamos a tomarnos un coñac” o, mejor, un coñá, a pesar de que es una denominación de origen más francesa que el himno.  Es propio de tierras de vino, y tiene que ser así, porque el brandy es un destilado de vino que, a diferencia del tequila, por ejemplo, debe pasar por un periodo de añejamiento, en barricas de roble por añadidura. Entre el brandy-brandy y el brandy que es el coñac hay diferencias de matiz, pero ya sabemos que en los detalles se sconde el diablo. Fundamentalmente, las diferencias son las clases de uva y el tipo de roble con que se hacen los barriles (el estadounidense que se usa en los brandis-brandis absorbe menos taninos que el limousin francés).

Imaginarás entonces que durante el paseo alcohólico que es este libro caminaremos, cuando hablemos de brandis, rumbo a tierras españolas. Tiene  sentido. Azorín, uno de los chicos de la Generación del 98’, tiene una obra de teatro que se llama Brandy, mucho brandy, de 1927, un sainete en tres actos que fue un sonoro fracaso. Lo imaginarás y te equivocarás. Prefiero sorprenderte y pedirte que me acompañes a otra geografía del brandy: la colonia Bondojito, en la ciudad de México.

Barrio duro, la Bondojo, propicio para ciar gente que se gane la vida con los puños. Como uno de los grandes boxeadores mexicanos, Rubén Olivares, al que se conoce como el Púas, lo que no deja de ser irónico, porque bondo, de donde viene el nombre de su colonia, es una palabra otomí que significa nopal pelón.

Nunca fue ni será pelón Olivares, distinguible por una cabellera tupidísima y rejega, un verbo gracioso, barrial, y una biografía de grandes contrastes: fue campeón mundial pluma y gallo, ganó fortunas, hizo películas de ficheras y se candidateó para al Asamblea del DF; también despilfarró hasta el último dólar, perdió varias peleas por su resistencia al gimnasio y sobre todo por su resistencia al alcohol, que era nula: se lo tomaba siempre que se le ponía enfrente, y eso era asunto cotidiano.

Extracto de Cocteles con historias de Julio Patán

cocteles

SINOPSIS Desde el anís, el brandy, la cerveza, el Martini, la ginebra, el daiquirí,  el tequila, el vino y 40 bebidas más, este libro recorre nuestras bebidas favoritas evocadas con frases y anécdotas de personajes celebres. Este libro es una invitación para saborear las hojas como la bebida.

´16 RETRATOS EXCÉNTRICOS DE FELIPE RESTREPO POMBO´

Nadie se explica por qué García está viviendo en una ciudad ubicada en los 64° 04´de latitud norte, muy cerca del Círculo Polar Ártico. Para eso hay dos respuestas. La primera es que mientras estaba estudiando en Londres un amigo lo invitó a conocer la ciudad y le encantó. Hace pocos meses lo invitó a conocer la ciudad y le encantó. Hace pocos meses lo invitó a que hiciera una obra con su grupo de teatro. La segunda es que quería escapar: “Era un espacio que necesitaba, tenía la necesidad afectiva y sensorial de irme, de encontrarme de nuevo en un lugar que, antes que nada, irradia tranquilidad”. Es decir, alejarse de todo lo que significan para él México y la fama. Durante todo el tiempo que pasé con él en Reykjavík nadie lo reconoció. Sólo una pareja que lo miró con curiosidad –“¿Será el tipo que hizo Che Guevara?”- y que, como buenos nórdicos, apenas se atrevieron a sonreír tímidamente. Debe sentirse bien no ser Gael García por un rato.

Desde el principio deja claro que no le gusta estar frente a la cámara –fotográfica- y que le incomoda posar. “¿No te has acostumbrado a estas cosas?”, le pregunto mientras cuadran las luces. Tuerce la boca y levanta las cejas: una mueca que deja clara la respuesta. En un momento David Franco, el fotógrafo, se acerca e intenta quitarle un vello largo que cuelga de su pómulo; García retrocede y le dice: “No, ése pelo es de la suerte”. Después de un par de horas está fatigado y me dice que vayamos a otro lugar para hacer la entrevista. Salimos en su coche hacia el puerto. Nos detenemos en una cafetería donde acostumbran a ir los pescadores a tomar café y comer unos extraños sándwiches. El lugar se ve lleno, antes de entrar me dice: “Te presento la depresión islandesa”.

Extracto de 16 retratos excéntricos de Felipe Restrepo Pombo

16 retratos excentricos

SINOPSIS Las celebridades nos irradian la imagen de inalcanzables, personas inaccesibles que tienen un muro de personas frente a ellos por los que tendrás que escuchar una y otra vez la negativa. Felipe Restrepo insiste hasta que lograr lo que quiere y siempre tiene en cuenta que detrás de ese rostro famoso hay un ser humano. No sólo se limita a las preguntas, sino a observar lo que pasa alrededor, conversa, lee, recuerda, compara, concluye y cruza la frontera de lo privado en dieciséis personajes clave de la cultura contemporánea: Tim Burton, Clint Eastwood, Gael García y Diego Luna, Carla Bruni, Peter Greenaway, Susan Sontag, Ferran Adriá y más son los personajes que completan este libro sobre las preocupaciones y los anhelos de los protagonistas más icónicos del siglo.

´DESDE MI MURO DE BENITO TAIBO´

Cuando Facebook cumplió diez año podías hacer la “película” de tu paso por allí. Yo hice mi “película” y el resultado no me convenció en absoluto.

Llevo más de cuatro años publicando textos por este curioso medio y la respuesta de mis amigos y conocidos ha sido más que espectacular. Hemos (juntos) logrado entablar un rico diálogo donde caben un montón de ideas por discutir y sobre todo historias que se habían quedado en el tintero y que desde mi punto de vista salía la pena contar.

Descubrí aquí que lo cotidiano puede resultar, sin duda, extraordinario, y que todos esos “cuentitos” y anécdotas servían y sirven para establecer lazos sólidos que a veces resultan en verdaderas tablas para el momento del naufragio.

Descubrí aquí que todos merecemos tener una vida extraordinaria, y que contarla, por más simple o sencilla que parezca, la dota de un brillo singular, la vuelve, tan sólo por el hecho de compartirla, en algo digno de ser leído por los otros. Así que no, no voy a hacer mi “película” de Facebook. Lo que voy a hacer es un libro. Como éste. ¿Qué opinan?

Extracto de Desde mi muro de Benito Taibo

Desde-mi-muro-portada

SINOPSIS De las cosas más cotidianas y simples que alguien puede escribir en su muro de Facebook, Benito Taibo con su sentido del humor,  nos recopila estas anécdotas cotidianas en “cuentitos” extraordinarios;  una petición a las editoriales españolas por sus traducciones, la anécdota de los brownies de sus papás, el accidental asesinato de un hada, una cita en la tumba de Julio Cortázar…. Éstas y más son las divertidas historias que Taibo nos comparte desde su muro.