Amores inconfesables y mucha diversión

No puede ser. ¿Cómo va a gustarle Raúl? ¿Desde cuándo?

Valeria camina por la calle en silencio. Se limita a sonreír cuando Eli le comenta algo. Pero se le han quitado las ganas de todo. Su amiga va a declararse al chico del que ella misma está perdidamente enamorada desde hace tanto tiempo.

Se acabó. Ya no hay nada que hacer.

En el momento en que ella le diga que quiere ser su novia, el otro no podrá resistirse.

– Nena, ¿te pasa algo?

– ¿Qué?

La chica observa a su amiga y, de nuevo, sonríe.

– Que si ocurre algo -insiste Elísabet-. Es como si cuando te hablara no te enteraras de nada de lo que te digo. No me haces ni caso.

– Eso no es cierto.

– ¿Que no? ¡Acabo de decirte que se te ve la tanga y has sonreído y me has dicho que sí con la cabeza!

– ¿Cómo? ¿Que se me ve la…? -pregunta Valeria, muerta de vergüenza, mientras echa un vistazo hacia atrás y se sube la falda vaquera-. Pero si llevo bra…

– ¡Es mentira, nena! ¡No se te ve nada!- grita Eli interrumpiéndola y dándole un toquecito con el dedo en la nariz-. Es para que veas que estás en la baba. ¿Qué pasa? ¡Cuéntamelo!

¿Que se lo cuente? Sí, claro. ¿Cómo le explica que está enamorada del tío al que ella va a declararse esta noche?

Fragmento de ¡Buenos días, princesa!, de Blue Jeans.

buenos dias princesa blue jeans portada

¡Buenos días, princesa!, de Blue Jeans, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *