Alpha Gene, una novela juvenil de ciencia ficción, del escritor Ángel M. Huerta.

Nuevas hazañas y desafíos cambiarán las vidas de estos cinco jóvenes al descubrir los talentos que oculta el cerebro humano.

Te dejamos el primer capítulo:

«Puedo decir honestamente que recuerdo aquel día como si hubiese sido ayer, sin embargo, fue hace muchos años. Al decir esto no quiero decir que presuma de tener una memoria fotográfica, sino simplemente que recuerdo cada detalle de lo que sucedió aquel día en particular. La historia que voy a contarles no es acerca de mí, aunque no puedo negar que soy parte importante de ella. No, esta historia es acerca de un grupo de jóvenes que, en aquel tiempo, eran apenas unos niños. Peter, Annie, Tommy, Sophie y Gabriel son sus nombres, y tenían apenas cerca de doce años.

Pero, antes de contarles acerca de ellos, creo que sería conveniente comenzar desde el principio, cuando todavía no los conocía o no sabía de lo que eran capaces. Haré lo posible por describir los eventos tal y como sucedieron.

Era una bella mañana en la ciudad de Portland, Maine. En aquel tiempo vivía en los suburbios, justo a las afueras de la ciudad. Había llovido la noche anterior, y la lluvia provocaba en los pastizales un efecto que los hacía lucir como si recientemente hubieran sido retocados con pintura color verde.

Desperté a las 5:45 de la mañana. Revisé cuidadosamente todos los papeles de la presentación para asegurarme de que hasta la última hoja estuviera en su lugar. Había estado trabajando en ella desde semanas atrás, aunque en realidad representaba los últimos veinte años de mis investigaciones. Estaba completa y lista para exponerse ante la junta de consejo del laboratorio, la cual estaba programada con un mes de anticipación; ya no había marcha atrás.

Coloqué la presentación con cuidado dentro del portafolio y le di un trago a mi taza de café. ¡Oh, sí! Ese café era la mejor parte de mi mañana. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que ese café era el mejor que cualquier persona en el mundo pudiese probar.

Terminé el café y me preparé para irme al laboratorio, aunque, claro, no sin antes empacar mi comida. Algo simple, la clásica manzana roja, aunque esta vez era verde porque ya no había rojas en el mercado, y un delicioso y nutritivo sándwich de queso. Preparar mis alimentos para el resto del día se había convertido en un procedimiento habitual para mí. Empacaba el mismo almuerzo todos los días, el mismo que Kara, mi amada esposa por más de veinte años, me preparó todos los días hasta el momento en que se marchó. Siempre pensé que yo sería el primero en pasar a mejor vida, pero, por alguna razón, ella lo hizo antes. Fue ella quien me dio esa máquina de hacer café, como regalo de bodas. Sé lo que están pensando, pero créanme: el valor sentimental de esa máquina no tiene nada que ver con el increíble café que produce; aunque mi laboratorio tenía una de las mejores cafeterías en el estado, y sólo contrataba a los chefs más prestigiados de los alrededores, nada mejoraba mi almuerzo, preparado en casa.

Como todos los días, llegué temprano al laboratorio. En ese entonces trabajaba en NatGen, cuyo acrónimo significaba: Genética Natural. Fundé NatGen junto con mi socio y mejor amigo, el doctor Benjamín Price, Ben, como yo solía llamarlo. Era un edificio alto y de color gris. Sus paredes estaban hechas de enormes ventanales de cristal y sus cinco pisos se dividían entre las diferentes secciones que componían la empresa: investigación, desarrollo y, por supuesto, el área administrativa. Todas las mañanas, el guardia de seguridad en turno abría las puertas de cristal a mi llegada.

Mi disciplina era la de un madrugador, por lo que normalmente llegaba justo antes de que comenzara el turno matutino. El guardia se llamaba Collin Murray y era el mismo hombre que por más de cinco años seguidos me había acompañado desde la puerta principal del edificio hasta mi oficina, en el quinto piso. Más que por camaradería, porque estaba al tanto de mi fobia a los elevadores: tengo pánico a quedarme encerrado en uno. Así que, Collin, haciendo honor a su profesión, me brindaba un poco de seguridad cada vez que subíamos a bordo de esa máquina infernal.

Una vez en mi oficina, me sentaba en mi escritorio a disfrutar de una taza de café. De ninguna manera ese café podía compararse al preparado en casa, pero, al no tener otra opción, tenía que conformarme con su agrio sabor mientras planeaba mi día.

A las diez de la mañana, el edificio ya estaba lleno de vida. Desde el personal de intendencia hasta vicepresidentes de adquisiciones merodeaban por sus pasillos. Para esas horas, normalmente ya iba por mi tercera taza de café y estaba por entrar a mi cuarta reunión del día. Y, aunque era un hombre muy atareado, admito que disfrutaba cada segundo de mis labores. Sin embargo, ese día todo fue distinto. Era el día de la junta más importante de mi carrera, que, de haberse llevado a cabo, habría cambiado mi vida por completo. Bueno, al final de cuentas, mi vida sí cambió, pero el cambio se presentó de una manera completamente diferente de como yo imaginaba.

Esa mañana esperaba, impaciente, en mi oficina. A sólo un par de horas para la junta, Ben aún no había hecho acto de presencia. Regularmente era muy puntual y, al igual que yo, a veces hasta le gustaba llegar con tiempo de sobra. No esta vez. No ese día.

Aún recuerdo haber escuchado el alboroto que provenía desde el exterior del edificio. Me asomé por la ventana y presencié lo que parecía una escena tomada de alguna película de acción. Luces azules y rojas se reflejaban por el cristal. Desde mi oficina, en el quinto piso, podía ver cómo el estacionamiento se llenaba de autos de policía, mientras que algunos uniformados, doce o quince, se apresuraban hacia la entrada de nuestro edificio. Parecía una operación perfectamente coordinada. Recuerdo lo que pensé en ese momento: «¡Qué emocionante!».

Como era costumbre, mi mente comenzó a divagar. ¿Qué estaba pasando? ¿Alguna amenaza de bomba? Esa parte de la ciudad era muy tranquila y nunca había pasado algo semejante, al menos nada de que lo yo me hubiese enterado.

¡PUM! En ese momento cayó la puerta de mi oficina.

—¡Doctor McKenna! —Fueron las primeras palabras que escuché—. ¡Doctor Lucas McKenna! —Esta vez, mi nombre completo.

Al voltear la mirada, descubrí al menos media docena de uniformados, todos apuntando su arma hacia mí, mientras gritaban y balbuceaban cosas que yo no podía entender. La situación dejó de ser emocionante.

—¿Qué sucede? —pregunté.

—¿Es usted el doctor Lucas McKenna? —gritó el primer oficial que entró en mi oficina.

—Ese es mi nombre —contesté orgullosamente, aunque para ese entonces estaba convencido de que no estaban ahí para pedirme un autógrafo.

—Queda usted detenido —contestó el uniformado.

Por primera vez en mi vida escuché esas palabras en vivo y no en un programa de televisión. Después, el oficial, que ahora se encontraba a mi lado, me tomó de la cabeza y, con una fuerza brutal, me empujó hacia el suelo. Mis anteojos se partieron en dos al estrellarse en el piso de concreto.

—¡Lo tenemos! —celebró uno de los oficiales.

Inmediatamente, ese mismo hombre tomó mis manos y las jaló hacia mi espalda. Soy relativamente delgado, así que no le fue difícil. El metal helado de las esposas que colocó sobre mis muñecas me provocó escalofríos. Como pude, volteé a verlo.

—Disculpe, señor policía, me podría explicar de qué se trata todo esto. —

Está usted arrestado, señor —contestó con voz firme, mientras apretaba las esposas.

—Disculpe de nuevo, pero de eso ya me di cuenta. Lo que me gustaría saber es por qué. —Debo confesar que mi gusto por el sarcasmo nunca me ha beneficiado en nada.

—Está usted bajo arresto por el asesinato del doctor Benjamín Price —me contestó.

Todo quedó en silencio. Todo, excepto el eco de las mismas palabras que escuché una y otra vez en mi cabeza: «El asesinato del doctor Benjamín Price».

Benjamín Price, Ben, mi socio, mi amigo: mi hermano. Conocí a Ben cuando estudiábamos en la Universidad de Princeton. Siempre quise pensar que de alguna manera nos detectamos el uno al otro: de la misma manera en que un imán atraería una aguja en un pajar. Fue durante la clase de química avanzada; no muchos estudiantes levantan la mano para opinar en la clase de química avanzada. Pero, esa vez, éramos dos los que buscábamos llamar la atención del profesor. Era como una competencia, una carrera por demostrar quién tenía mayor conocimiento en la materia. Una tras otra, contestábamos las preguntas y opinábamos sobre el tema, como un juego de ajedrez. Incluso, corría el rumor de que los demás estudiantes apostaban entre ellos para ver quién saldría victorioso de los dos. Algunos pensaban que Ben era más inteligente; otros apostaban a mi favor. Al final, resultamos prácticamente a la par y mucho, mucho más capaces que el maestro Bowers. Claro, el catedrático era inteligente, tal vez más de lo normal, pero creo que sobra decir que Ben y yo estábamos en otro nivel.

Fue desde aquel entonces cuando nos convertimos en mejores amigos. Ben y yo teníamos mucho en común: nos gustaban los mismos libros, la misma música, las mismas películas, y éramos parecidos hasta en materias del corazón. ¿A qué me refiero? A que en ese entonces ambos nos enamoramos de la misma chica. Aún recuerdo la primera vez que la miré: cabello largo oscuro, los ojos color miel más hermosos que jamás había visto en mi vida y una sonrisa que podía iluminar el cielo.

Esto intensificó entre Ben y yo lo que ya conocíamos como «la batalla de los cerebros». Claro, esta vez el duelo era por ver quién ganaba el corazón de nuestra amada.

La batalla se prolongó durante años. Dos, para ser exactos. Y debo decir que aquel no fue un duelo romántico habitual, sino mucho más que eso. Pero la rivalidad en cuestiones del corazón nunca interfirió con nuestra amistad o con nuestros proyectos, los cuales incluían cambiar el mundo. Sí, Ben y yo teníamos la idea de que, si combinábamos nuestros cerebros y los enfocábamos en algo productivo, terminaríamos por inventar algo inimaginable y, de esa manera, cambiaríamos el mundo para bien. Así que, al fin de cuentas, aunque fui yo quien salió victorioso y conquistó el corazón de mi amada, Ben terminó siendo el padrino de anillos en mi boda con Kara.

Todo eso era Ben para mí. Así que pueden imaginar lo que sentí mientras me arrastraban por el suelo de la oficina y era acusado de haber asesinado a mi mejor amigo y, ahora, exsocio.

Ben y yo nos hicimos socios varios años atrás, cuando comenzamos nuestro propio laboratorio en el cuarto de triques de mi departamento. Conforme pasó el tiempo, nos convertimos en científicos exitosos, realizando investigaciones para gigantes farmacéuticos y, en algún momento, hasta para el mismo gobierno de los Estados Unidos. Lo teníamos todo, incluyendo una sustanciosa cuenta de banco. Así pasaron los años, hasta que decidimos dejar de trabajar para otras empresas y comenzar a trabajar en nuestros propios proyectos.

Al poco tiempo, Ben y yo convertimos nuestra compañía en una empresa pública. Las acciones no tardaron en venderse y subir de valor a niveles inesperados. Eso nos permitió concentrarnos en algo que ambos habíamos estado investigando durante diez años, si no es que durante más tiempo, pero, debido a la carga de trabajo, no habíamos podido dedicarnos a ello al cien por ciento. Era algo grande y, cuando digo grande, me refiero a algo lo suficientemente grande como para cambiar el mundo. Algo que podría transformar nuestro estilo de vida, y no me refiero sólo al propio, sino al de toda la humanidad. Estábamos orgullosos de la investigación y seguros de que lograríamos un cambio positivo en el planeta.

Me gustaría decirles que tuvimos éxito, pero no fue así. Estuvimos cerca de obtenerlo, pero, al final, la desaparición repentina de mi socio acabó con cualquier probabilidad de alcanzar el éxito. Y porque todo esto sucedió antes de que Ben y yo pudiéramos hacer pública la investigación, nadie más que nosotros sabía del proyecto o de qué tan cerca estuvimos de hacerlo realidad. Por eso, las acusaciones en mi contra me tomaron por sorpresa. Para mí, estas no tenían ningún sentido. ¿Por qué habría yo de querer asesinar a mi mejor amigo?

¡PUM! Cayó el martillo del juez, provocando un estruendoso ruido en la corte. El juicio se llevó a cabo en un cuarto frío y desolado, pobremente iluminado y con un aspecto muy desagradable. Aunque no tenía nada que esconder, el terrible escenario me ponía nervioso.

No voy a entrar en detalles de lo que sucedió durante el juicio por ninguna otra razón más que porque fue extremadamente aburrido. Pasaron las horas y los días mientras los abogados intercambiaban ideas y teorías de cómo pudieron haber sucedido los hechos. La razón principal por la que fui encontrado sospechoso fue por la manera en que Ben desapareció. Ben había asistido a una junta al otro lado del Océano Pacífico y había utilizado el avión privado de la compañía. Debió haber regresado la misma mañana de la junta con los socios, pero el avión nunca llegó a nuestro hangar privado, en Portland, y terminó estrellándose en una montaña, a varias millas de distancia. Lo llamaron sabotaje y, por alguna razón que para mí no tenía sentido, me señalaron como el principal sospechoso.

Al final del día, no hubo ninguna prueba de mi involucramiento en la desaparición de Ben. Y porque vivimos en Estados Unidos, un país en donde se es inocente hasta que se demuestre lo contrario para poder ser procesado penalmente, fui absuelto de todos los cargos en mi contra tan sólo un par de meses después de haber comenzado el juicio. Voy a ser claro y voy a decirlo ahora, para que no quede ninguna duda al respecto: yo no maté ni tuve nada que ver con la desaparición de mi amigo. Al contrario, yo lo apreciaba muchísimo, por lo que la noticia de su muerte me fue devastadora.

No puedo negar que la situación tuvo un alto impacto en mi vida. No importa haber sido encontrado inocente: el simple hecho de haber sido enjuiciado cambia tu vida para siempre. La gente a tu alrededor comienza a verte de manera extraña y desagradable, como si padecieras una enfermedad contagiosa. Automáticamente, y como si fuera regla general, la gente deja de confiar en ti.

¿Cómo me afectó todo esto? Les explico. Los socios del laboratorio decidieron retirar su inversión, argumentando que corrían riesgo si el capital permanecía en la empresa. Traté de buscar nuevos inversionistas, pero, debido a que la noticia del juicio había tenido una difusión nacional, me fue sumamente difícil conseguir cita alguna para exponer mis proyectos con la gente de dinero. Esto provocó que finalmente cerrara mi laboratorio.

Para mi desgracia, la devastadora muerte de mi mejor amigo no fue suficiente, sino que tuve que cancelar la investigación más importante de mi vida. Si hubiera encontrado la manera de continuarla, sin duda alguna lo hubiese hecho, pero, en aquel entonces, ninguna solución me vino a la mente. En ese momento, lo que me atormentaba era la muerte de mi querido amigo y el hecho de saber que, si hubiéramos tenido más tiempo, hubiéramos logrado nuestro objetivo.

Después de varios meses de pensar y planear, hice lo que cualquier genio millonario sin trabajo y con una mala reputación hubiera hecho en mi situación: aceptar un puesto de maestro en el pequeño pueblo de Templeville.

Era el escenario perfecto, un pueblo remoto, a varios kiló- metros de Portland, pero aún dentro del estado de Maine: un lugar en el que la noticia de mi juicio o el hecho de quién era yo pasaban desapercibidos. Inmediatamente acepté la propuesta de ser maestro de ciencias en la escuela primaria. Ese trabajo me permitiría tener acceso a un laboratorio, algo que puede ser muy conveniente cuando eres científico de profesión. Así que empaqué mis maletas y me mudé al pueblo. El director de la escuela se sorprendió al ver mi currículum, el cual de ninguna manera incluía información indeseada o que hiciera referencia a lo acontecido. Nada mal para un exconvicto, ¿verdad? (lo sé: ni siquiera estuve preso ni fui declarado culpable, pero la palabra suena intrigante, ¿no? Exconvicto). Pasaron un par de semanas hasta que terminé de instalarme. El pueblito no estaba tan mal. Si tuviera que describirlo, comenzaría por decir que, al verlo por primera vez, parecía que hubiese viajado en una máquina del tiempo a los años cincuenta. Sus diminutas casas estaban rodeadas de altos pinos; creaban la ilusión de ser una decoración navideña, de fechas decembrinas. El centro del pueblo era precioso, y desde ahí se admiraban las enormes montañas que circundaban a la comunidad.

En el invierno, Templeville quedaba cubierto de nieve y la gente salía a las calles a cantar villancicos y a tomar chocolate caliente. Cuando llegaba el otoño, adquiría tonos amarillos y marrones. El ayuntamiento parecía tener prohibido recolectar las hojas caídas de los árboles, así que se veía prácticamente como una tarjeta postal. Las flores prosperaban maravillosamente durante la primavera y el mejor lugar para admirar la lluvia caer era desde el porche de tu propia casa.

No menos atractivo era el verano: era el tiempo perfecto para salir a nadar al lago, así como la mejor época del año para los granjeros que tenían sus rancherías en los límites de la ciudad. En una simple frase: Templeville era el típico pueblo americano. Sus habitantes aún se reunían en el ayuntamiento, y hasta la gente adulta gritaba «dulce o truco» cuando llegaba la temporada en que todos se disfrazan para asustar al prójimo.

No puedo mentir, al inicio, mi trabajo como maestro de ciencias era muy aburrido. No, «aburrido» no es la palabra que estaba buscando, la palabra es «insoportable». Como todos, había escuchado las historias sobre lo difícil que puede ser la vida de un catedrático, pero, si en verdad quiero ser realista, debo decir que cualquier historia que puedan haber escuchado no es nada comparada con la realidad. Fue entonces cuando cambié mi perspectiva acerca de esos hombres y mujeres que dedican su vida a la docencia; desde ese momento en adelante, para mí, quien dedica su vida a la educación del prójimo es un héroe.

Otra de las razones por las que este cambio fue muy difícil para mí, fue que estaba acostumbrado a trabajar en un lugar donde a diario se manejaban diferentes cepas de toxinas peligrosas o diferentes tipos de vacunas genéticas. Mi trabajo, en aquellos años, era mucho más, cómo puedo decirlo, ¿trascendente? Y aquí, el mayor de mis problemas era conseguir suficientes sapillos para la clase de disección o recaudar fondos para poder comprar equipo nuevo para el laboratorio. Así que, sí, tuve momentos difíciles mientras me acostumbraba a mi nueva vida. Pero todo cambió la tarde que tuve que visitar el pequeño hospital del pueblo para recoger los suministros de la clase del día siguiente. Sí, esa noche, mi vida dio otro giro hacia lo inesperado».

alpha-gene_angel-mario-huerta_201511272138

portada_alpha-gene_angel-mario-huerta_201511272138.jpg

Nuevas hazañas y desafíos cambiarán las vidas de estos cinco jóvenes al descubrir los talentos que oculta el cerebro humano.

2 pensamientos sobre “Alpha Gene, una novela juvenil de ciencia ficción, del escritor Ángel M. Huerta.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *