ADIÓS, NORMALIDAD, ME DIO GUSTO CONOCERTE

El teléfono móvil que me hizo pedazos el cráneo era un iPhone 3GS de 32 GB. Pesaba 135 gramos, medía 115.5 mm x 62.12.3 mm, y, en el momento del impacto, viajaba a 120 kilómetros por hora aproximadamente. Sin embargo, yo no estaba al tanto de esta información en ese momento. Lo único que sabía, lo único de lo que estaba vagamente consciente era del objeto negro que cayó volando hacia mí a toda velocidad, a través de cielo del atardecer y luego…

¡CRACK!

Extracto de iBoy, una novela de Kevin Brooks  que cuenta la historia de Tom Harvey, un chico de 16 años que tiene piezas de un iPhone alojadas en su cerebro y puede ver mucho más de lo que cualquier ser humano podría imaginar. Como si el teléfono le hubiera cedido sus capacidades cibernéticas, Tom está permanentemente conectado a la red y es capaz de interceptar emails y SMS’s, hackear cuentas de bancos, hacer búsquedas exhaustivas en Internet, grabar videos, tmar fotografías… ¡Con tan sólo pensarlo!

iBoy PORTADA

iBoy ya está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello BOOKET.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *