‘El callejón de los milagros de Naguib Mahfuz’

Durante el primer tercio del día, el callejón permanece sumido en la sombra y es frío y húmedo. El sol no penetra en él hasta que no llega al cenit y logra superar, al mediodía, la barrera que lo cubre. Sin embargo, amanece temprano y el bullicio matinal invade hasta los más recónditos rincones. El primero en levantarse es Sanker, el camarero del café, que comienza el día reordenando los divanes y encendiendo la estufa. Luego, llegan los empleados del bazar de dos en dos o por separado. El siguiente es Yaada, con la masa del pan. Incluso al tío Kamil lo ve uno moverse a esta hora, abriendo la tienda y disponiéndose a desayunar. El tío Kamil y Abbas tenían la costumbre de desayunar juntos. Sobre una fuente colocada en medio, había las habas hervidas, las cebollas crudas y los pepinos con vinagre. Sin embargo, su manera de comer era muy distinta. Porque si Abbas se tragaba el pan en un instante, el tío Kamil lo masticaba lentamente, hasta el punto de que casi se le fundía en la boca. A menudo decía: <<Para que la comida te aprovecha, hay que digerirla antes en la boca>>. Por lo tanto, Abbas terminaba siempre de comer, de sorber el té y de fumar la pipa cuando el otro estaba todavía entretenido en mordisquear las cebollas. Y como el tío Kamil temía que Abbas se comiera su ración, dividía las habas en dos montones y no le dejaba rebasar su parte.

A pesar de su corpulencia, el tío Kamil no tenía fama de comilón, aunque goloso sí lo era. Era un buen pastelero, pero sólo tenía el prurito de hacerlo muy bien cuando le hacía un encargo algún particular, como Salim Alwan, Radwan Husaini o Kirsha, el dueño del café. Su fama había traspasado los límites del callejón y llegaba hasta las calles Sanadiqiya, Guriya y la de los Orfebres. Pero las ganancias estaban al nivel de su frugal existencia, nada más. Y no mentía cuando  se quejaba a Abbas de que, después de muerto, no tendría los suficiente para una sábana con que envolver el cuerpo. Aquella mañana, sin ir más lejos, volvió sobre el tema.

-Has dicho que me has comprado una mortaja. Es una acción que te agradezco mucho. Pero ¿tendrías inconveniente en dármelo ahora?

Abbas, que casi se había olvidado de la historia, como suele suceder con las que son falsa, lo miró sorprendido.

-¿Qué harías con ella?

-Venderla –respondió el otro, con su peculiar voz aguda, infantil -. ¿No te has enterado de la subida del tejido?

Abbas se echó a reír a carcajadas

-¡Qué astuto, a pesar de tu aire inocentón! Ayer te quejabas de que no tendría con qué envolver tu cuerpo cuando te murieras, y hoy, como sabes que tengo una mortaja para ti, pretendes hacer dinero con ella.

Extracto de ‘El callejón de los milagros de Naguib Mahfuz’

CALLEJÓN

SINOPSIS En el centro de El Cairo, está el callejón Midaq, que reúne a personajes como a Hamida, una joven ambiciosa que desea casarse con un hombre rico que la saque de ahí, Abbas quien estaría dispuesto a todo por ella, Kirsha a quien ya no le importan los escándalos que provoca con los muchachos y la viuda Afifi que busca a un joven que caliente su cama; todos conviven entre el amor y la miseria.

‘Hotel Regis de Sergio Peralta Sandoval’

Para 1922 yo contaba ya con el primer sitio de taxis de la ciudad: eran grandes y espacioso, elegantes y cuadrados como todos los autos de esos días; se estacionaban alineados sobre la avenida Juárez y proporcionaban servicio las veinticuatro horas. Esa fue sólo uno de los detalles que me hacía distinto de los demás, ya que en ese mismo año sucedió algo que vino a revolucionar la vida de la sociedad encumbrada: se inauguró el restaurante-bar Don Quijote, denominado así por contar en su interior con azulejos que representaban escenas de ese personaje de novela.

El Don Quijote se convirtió de inmediato en el sitio preferido al que acudían a cenar y bailar miembros de las familias más selectas del México de entonces. Era un salón con grandes espejos y en el que los giros de la moda se evidenciaban día con día. Así, la falda que en la década anterior llegara hasta el tobillo y la espinilla subió hasta la rodilla e incluso un poquito más arriba; los pensamientos de hermosas cabelleras arregladas con ondulaciones y ensortijamientos dieron paso al pelo extremadamente recortado, provocando comentarios que se hicieron apodos para aquellas que se afanaban en seguir las modas europeas y estadounidense (las llamaban “pelonas”, lo cual, al parecer, en vez de disgustarles les resultaba agradable). El día de su inauguración, el Don Quijote ofreció una cena de gala sin igual, que los diarios resaltaron en las primeras páginas del día siguiente con comentarios halagüeños en los que destacaban cosas como: “La cena de gran gala que fue ofrecida ayer tuvo un costo de cinco pesos por cubierto, e incluía selectos platillos internacionales”, o bien: “Lo más selecto de nuestra sociedad se dio cita la noche de ayer en un espacio que nada tiene que pedir a los mejores centros nocturnos de Europa”. Lo cual era cierto, pues si bien en esos años existieron salones como la Academia Metropolitana, el Bucarelli Hal, el Tívoli de Eliseo, y centros nocturnos como el Globo, el Café Colón, el Montparnasse, el Parisien, el Montecarlo, por citar sólo los mejores, Don quijote dejaba a todos atrás por la suntuosidad de sus interiores, por la elegancia de la atención que uno recibía dentro, por la alta cocina que ofrecía a sus comensales y, sobre todo, por la calidad de sus orquestas, que le conferían un toque de finura incomparable.

Fue inaugurado con amplio despliegue publicitario el mes de julio de 1922, y desde entonces comenzó a marcar la diferencia entre lo que era yo y lo que pretendían ser los demás hoteles. No tenía competencia: comenzaba estupendamente la década y el futuro era mío. Sin embargo, las cosas no había sido tan fáciles porque, desde su incio, la década de los veinte dio muestra de que sería especial. Si bien el movimiento revolucionario había perdido ya mucha fuerza, permitiendo que en la Ciudad de México se viviera con relativa calma, todavía en diversos estados del interior los problemas eran algo cotidiano.

Extracto de ‘Hotel Regis de Sergio Peralta Sandoval’

REGIS

 

SINOPSIS El Hotel Regis fue testigo de sucesos memorables en el país: candidatos a la presidencia, actrices nacionales e internacionales y personajes que forjaron la vida moderna de la Ciudad de México. En este edificio vivió Sergio Peralta mientras su padre administraba el hotel, así narra y hace un recuento histórico y agradable de la ciudad que vio construirse  por las siguientes siete décadas.

‘¿Adolescente? Eres un mutante, disfrútalo de Fedro Carlos Guillén’

“Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti” dijo el filósofo alemán Federico Nietzche. ¿Qué opinas? Este es un mundo en que a veces acostumbramos a salir del paso apartándonos de la verdad, ¿por qué? Pues porque hacerlo evita asumir las consecuencias de algo que se considera incorrecto. No llevo la cuenta pero recuerdo que cuando era niño y mi madre me preguntaba, ¿te lavaste los dientes?, yo invariablemente respondía que sí, sin la menor conciencia de que la evidencia de mi fraude era un cepillo de dientes seco y las pastas sin usar.

Este es un mundo raro; mucha gente estudia durante años para convertirse en un profesionista especializado y en cambio los que somos padres tenemos que recurrir a la intuición para guiar y orientar a nuestros hijos (somos amateurs). Por supuesto, todos los padres desean que sus hijos desarrollen un principio de honestidad que les permita conducirse con rectitud a lo largo de su vida. Este es un deseo saludable. Sin embargo, esta confianza se lesiona en el momento en que se advierte la primera mentira. A veces nos sorprende y decepciona descubrir que nuestros padres pueden mentir, después de todo son un modelo que nos ha parecido siempre infalible y confiable. Lo mismo pasa cuando ellos nos descubren y por supuesto sienten miedo y angustia. Cuando esto ocurre a veces su reacción inmediata es desmedida y precipitada, lo que genera tensión, frustración y enojo.

¿Por qué tus padres no te permiten ver a un amigo o amiga en particular? ¿Por qué te piden llegar a cierta hora? ¿Qué piensan que haces cuando no atiendes el celular? Seguramente crees que es porque no confían en ti y ello te parece poco justo. Es probable también que pienses que no entienden cómo son las cosas ahora, mientras ellos quieren aplicar reglas de tiempos que ya pasaron. Como en cualquier problema es necesario ponerse de acuerdo. A veces los padres creen que basta su autoridad para tomar una decisión y ello por supuesto es incorrecto. A veces piensan que son anticuados e intolerantes y ello tampoco es correcto. El secreto para solucionarlo es la comunicación.

Lo primero es que ellos te expliquen sus argumentos y que los tomes en cuenta. ¿Son razonables? Lo es, por ejemplo, que sepan dónde estás y en qué compañía, ¿no crees? Es importante también que si quieres ganar su confianza seas claro y establezcas un proceso de diálogo permanente.

La confianza de alguna manera es como un saldo bancario que se puede mantener alto si le abonamos una conducta sincera y que disminuye si sistemáticamente esquivamos la verdad. Tratar de mantener el saldo arriba es muy saludable. Cuando estés tentado a mentir piensa en lo siguiente: ¿Es necesario? ¿Por qué? ¿Cuáles son las consecuencias de que te descubran? Mentir causa tensión y a veces se convierte en una enorme bola de nieve que se precipita colina abajo. Recuerda lo que dijo Pierre Corneille en el lejanísimo siglo XVII, “hay que tener buena memoria después de haber mentido”.

Extracto de ‘¿Adolescente? Eres un mutante, disfrútalo de Fedro Carlos Guillén’

Adolescente

SINOPSIS Un libro para los padres, que les ayudará a entender a sus mutantes adolescentes pero también un libro para ellos, los jóvenes incomprendidos. Este libro abre un diálogo para hablar sobre el ligue, el sexo, las drogas, el embarazo, el bullying.

‘Crónicas de una mamá novata de Heidi Balvanera’

¿Ya ven que dicen que los primeros tres meses de embarazo son los más difíciles? Hay mujeres que no salen del baño por estar volviendo al estómago, otras que no pueden ni oler comida por las náuseas. Bueno, mi caso fue un poco distinto, físicamente me sentía casi normal pero ¡uy!, confieso que para mí esos primeros meses fueron una “montaña rusa” de emociones. ¡Así es! ¡A mí me pegó durísimo la hormona!

Cuando me enteré de mi embarazo, me armé de un arsenal de libros sobre el tema y me llamó mucho la atención que casi todos hablan sobre los cambios físicos pero no tanto de los emocionales; entonces, platiqué con amigas que son mamás, para que me hablaran de la experiencia emocional que vivieron durante esa etapa.

No sé si alguien de ustedes lo haya intentado, pero trato de hacerle recordar detalles sobre su embarazo a una mujer es como pedirle peras al olmo… ja, ja, ja, ¡Es en serio!

Fue una súper coincidencia que una amiga me recomendara la yoga prenatal. Yo ya estaba muy familiarizada con la yoga, pero no la practicaba con frecuencia porque cuando hago ejercicio suelo enfocarme en rutinas de alto impacto, ya saben, las que ponen el ritmo cardiaco a 165 latidos por minuto.

Mi primera clase fue cuando tenía 10 semanas de embarazo, realmente no sabía que esperar. Terminé en un salón rodeada de mujeres que claramente tenían más de seis meses de embarazo y, aquí entre nos, me sentí un poco fuera de lugar, hasta que la maestra me dijo que entre más temprano se empiece más beneficios obtienes.

Eso me recuerda cómo cuando comentas que estás embarazada, pero todavía no se te nota, lo primero que hace la gente es voltear a verte la panza, dizque disimuladamente, ¡es muy chistoso!

Primero, déjame decirte que la yoga prenatal no es una clase llena de poses complicadas, por lo que, generalmente, se basa en posiciones que facilitan el estiramiento en áreas como la cadera y la cintura, que tienden a doler conforme avanza el embarazo. Cualquier principiante puede asistir con confianza.

De las posturas que más me gustan y ayudan está la conocida como cat, cow (gato, vaca): te pones en cuatro extremidades y encorvas la espalda hacia arriba y luego hacia abajo, estirando todos los músculos y las vértebras.

Créeme que es un súper aliviane, porque entre más meses, más achaques. Los ejercicios de yoga pueden evitar problemas como dolor de ciática, e inclusive retención de líquidos. También ayuda con los dolores musculares y de ligamentos que, aunque muchas mujeres no los sienten, para otras son un verdadero martirio.

Otra gran ventaja de estas clases es que te enseñen ejercicios de respiración que físicamente te ayudan a oxigenar el cuerpo y de manera emocional te tranquilizan y ayudan a meditar y ejercitar tu capacidad de concentración, que será básica para sobrepasar las contracciones antes y durante el parto.

Extracto de Crónicas de una mamá novata de Heidi Balvanera

MAMA

SINOPSIS Una mamá novata nos comparte sus experiencias del embarazo, desde el día en que se enteró, todo lo que vivió durante sus semanas de gestación hasta que se convirtió en mamá. Tips para combatir las estrías, para no perder tu figura, comer saludable, viajar o lo que necesitas para la llegada de tu bebé.

‘Los amantes caníbales de Pablo Illanes’

Esa mañana despertó llorando. Estaba en Nueva Jersey. En la casa de su madre.

No lloraba por la tragedia de la que se enteró algunos minutos después, que partiría su vida en dos y lo empujaría a una seguidilla de frustrados intentos de suicidio. Lloraba por el intenso dolor perianal.

El día anterior David Mendoza se había hecho un nuevo piercing, el cuarto, esta vez a medio camino entre la base de los testículos y el ano. Era solo una argolla pequeña, de centímetro y medio de diámetro, perforando estratégicamente la piel sobrante de su escroto, pero a pesar del tamaño se sentía en todo el cuerpo. Hasta en su cabeza.

Antes de la última pelea y de tomar el tren a Nueva Jersey había pensado, un poco ingenuamente, mostrarle el nuevo fetiche a Baltazar y, sin importar las molestias posteriores a la intervención ni la gélida cordialidad con la que se trataban últimamente, tal vez jugar con él durante algunas horas.

Se secó las lágrimas frente al espejo. Su madre golpeó la puerta del dormitorio y le dijo que el desayuno estaba servido. Definitivamente era una manera extraña. Su madre jamás cocinaba. Tampoco estaba sobria a las ocho de la mañana de un jueves. En realidad, su madre casi nunca estaba sobria.

Había preparado tamales de queso y café de grano, jugo de naranja y tortas de jamón. David sonrió ante la mesa puesta en el pequeño comedor de su infancia, y su madre lo miró satisfecha. Se sentaron a desayunar y hablaron de cosas sin importancia, vigilados de cerca por  las fotografías familiares de parientes que casi nunca veían. En eso estaban, David cubriendo los silencios con comida y su madre hablando de recuerdos inventados, cuando interrumpió su celular. Por un segundo pensó no responder y concentrarse en lo que estaba haciendo, compartir un desayuno casero con su madre e intentar parchar la distancia que habían cultivado como una religión desde hacía tantos años. Fue ella la que le dijo que lo hiciera, que contestara, que no se preocupara por ella, que quizás era algo importante, mientras mezclaba su café con un chorrito de whisky. David respondió sin ganas, y lo que vino después, esa llamada telefónica fatídica y todas las que siguieron, el tren de regreso, el subway hasta Manhattan, el viento helado y los peldaños sucios de la estación en la calle 42, las manos de su madre aferradas a las suyas en medio de las hordas de turistas sobre estimuladas por las vistas de Times Square y las miradas de esos mismos turistas preguntándose por qué lloran ese muchacho con esa mujer, es como un sueño; todas esas cosas que vinieron después de la llamada, David Mendoza las recuerda sin un orden cronológico. Como si fueran viñetas tristes e inconexas de una tragedia mayor. 

Extracto de Los amantes caníbales de Pablo Illanes

CANÍBALES

SINOPSIS Baltazar Durán es un célebre escritor chileno que ha muerto en un hotel  de Nueva York, junto a su cadáver hay una autobiografía. Su hermana Susana tiene curiosidad sobre qué hay entre las hojas. Pero sólo David, su viudo es el único que puede leerlas y darse cuenta que el amor de la vida de su difunto marido es Emilio Ovalle el novio de la adolescencia de Susana y el hombre con el que Baltazar pasó la última noche de su vida. ‘Los Amantes Caníbales’ es un retrato del Chile de los años ochenta lleno de sexo, drogas y cine.

Los ataques de pánico fueron creados por las farmacéuticas

Actualmente los ataques de pánico son un elemento habitual de la clínica psiquiátrica y de la cultura popular. Hasta once millones de estadounidenses serán diagnosticados formalmente, en algún momento de su vida, de un trastorno de pánico. Y sin embargo, todavía en una fecha como 1979 no existían oficialmente ni los ataques de pánico ni el trastorno de pánico. ¿De dónde surgieron estos conceptos? De la imipramina.

En 1958, Donald Klein era un joven psiquiatra del hospital Hillside de Nueva York. Cuando la imipramina estuvo disponible, Klein y uno de sus colegas empezaron a administrarla indiscriminadamente a la mayoría de los doscientos pacientes psiquiátricos que tenían a su cargo en Hillside. “Dábamos por supuesto que sería como una especia de supercocaína que arrancaría a los pacientes de su parálisis -recordaba Klein-. Increíblemente, aquellos pacientes apáticos, anoréxicos e insomnes empezaron a dormir y a comer mejor, y a decir, tras varias semanas, que “el velo se había alzado”.

Lo que más interesó a Klein fue que catorce de esos pacientes, que previamente sufrían de modo intermitente episodios agudos de ansiedad caracterizados por “respiración acelerada, palpitaciones, debilidad y una sensación de muerte inminente” (síntomas de lo que se llamaba entonces, en la tradición freudiana, neurosis de angustia), experimentaban una remisión considerable o total de su ansiedad. A Klein le llamó la atención un paciente en particular. El hombre acudía despavorido al puesto de las enfermeras, diciendo que temía que iba a morirse. La enfermera lo tomaba de la mano y le hablaba con tono tranquilizador y, al cabo de unos minutos, el ataque remitía. El proceso se repetía cada pocas horas. La Torazina no había funcionado con él. Tras medicarlo varias semanas con imipramina, sin embargo, las enfermeras advirtieron que sus visitas regulares en pleno acceso de pánico se habían interrumpido. El paciente aún sufría un alto nivel de ansiedad crónica, pero los paroxismos agudos habían desaparecido por completo.

A Klein este caso le dio que pensar. El hecho de que la imipramina pudiera anular los paroxismos de ansiedad sin suprimir la ansiedad general o inquietud crónica indicaba que había algo equivocado en la teoría imperante de la ansiedad.

Klein llegó a la conclusión de que estos paroxismos de ansiedad -que acabaría llamando ataques de pánico– tenían su origen en un fallo biológico que provocaba una alarma de asfixia, como el designaba a la cascada de actividad fisiológica que conduce, entre otras cosas, a lo que subjetivamente parece un ataque espontáneo de terror.

El trastorno de pánico fue la primera enfermedad psiquiátrica en cuya creación resultó ser determinante el efecto de un fármaco. La imipramina cura el pánico, por tanto, debe existir un trastorno de pánico.

Si quieres saber más sobre la ansiedad, el pánico y cómo superar estos trastornos, debes leer Ansiedad, de Scott Stossel.

ansiedad portada alta

Ansiedad, de Scott Stossel, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

portada_ansiedad_scott-stossel_201501220211.jpg

El gran ensayo sobre la ansiedad convertido en un éxito de ventas en Estados Unidos.

Anna Todd en México [Galería]

Hace unas semanas, la aclamada escritora de ficción romántica visitó nuestro país. Anna Todd tuvo dos firmas de libros, una en Ciudad de México y otra en Monterrey, en donde muchos jóvenes lectores se dieron cita para conocerla.

Y ahora tenemos la galería de fotos del fabuloso evento en la capital del país.

¡Gracias a tod@s las Afterianas y Afterianos que asistieron!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

‘Ecos de gloria de Arturo Ortega Blake’

En la borrasca mañana del 24 de febrero de 1847, en ese yermo lugar llamado La Angostura, los soldados del batallón irlandés estaban exhaustos por los ataques que durante tres días y sus noches perpetraron contra las tropas invasoras del general Zachary Taylor. Desde su parapeto vieron llegar el general en jefe del ejército mexicano, un hombre de cincuenta y tres años enfundado en un uniforme impecable, con botas demasiado lustradas para las circunstancias. Era el general Antonio de Padua María Severino López de Santa Ana y Peréz de Lebrón, que esperó a que uno de sus ayudantes sujetara las riendas de su caballo antes de desmontar. A pesar de haber dirigido las avanzadas mexicanas, se mostraba tranquilo. Lo rodearon varios oficiales; algunos se congratulaban por el resultado de la batalla y otros le pedían instrucciones.

-¿Quiénes están con el general Santa Ana? –le preguntó Patrick Dalton a John Reilly, jefe del batallón de irlandeses.

-Son los generales José Vicente Miñón y Mariano Arista.

Había fuego aislado. A pesar del hambre y el frío que los soldados mexicanos sufrieron desde que salieron de la Ciudad de México, se escuchaban animados. Algunos militares solicitaron al general en jefe hacer una revisión del estado de las tropas y verificar la cantidad de parque disponible para combatir de nuevo. Él, con voz ronca, pidió un vaso de mezcal y una manta y se dirigió a una fogata. Quienes disfrutaban de su calor se retiraron en cuanto al general le acercaron una silla para que se sentara. Le dio un trago al mezcal y arrojó el residuo a la lumbre. El general Vicente Miñón se tumbó a su lado; de inmediato le llevaron un banco.

-Los hombres están agotados, muchos de sus parientes y amigos murieron en el camino, de frío o enfermos. En estas circunstancias la moral es tan necesaria como el mismo alimento. Saben que ganamos, véalos: animados y apenas han comido, la victoria sobre los invasores justifica tanto sacrificio. No sabe con qué gusto lo recibirán, general. Dígale cualquier cosa, quieren escucharlo. El enemigo ha tenido muchas deserciones.

Santa Ana se sirvió más mezcal en un jarrito de barro, dejó la botella en el suelo y bebió dando pequeños sorbos. Tenía los ojos puestos en las lejanas fogatas del ejército de Taylor. Los hombres lo veían abstraído. Con una señal le pidió a un oficial un banco para descansar la pierna con la prótesis de madera del piea perdido ocho años atrás. Hizo una expresión de alivio y contempló a los cientos de soldados que lo miraban, atentos.

Extracto de ‘Ecos de gloria de Arturo Ortega Blake’

ECOS

SINOPSIS En el batallón de San Patricio y la guerrilla mexicana están de acuerdo en algo: el general Antonio López de Santa Ana es un traidor. La guerra a la que México se enfrentó en 1847 contra Estados unidos es un episodio fundamental que nos devela anécdotas poco conocidas y sucesos que nos ayudan a comprender la historia del país.

El arte y la ciencia de no hacer nada (apréndelo y encuentra la felicidad)

Al menos desde Homero, hemos mantenido una actitud ambivalente respecto del ocio. En La Odisea, los lotófagos pasaban el día echados “comiendo loto”, eran hospitalarios y se sentían, en apariencia, satisfechos con su existencia. Sin embargo, representaban una amenaza para Ulises y su tripulación. Cuando llegó la tierra de los lotófagos, el capitán, adicto al trabajo, envió un par de hombres a investigar a los pobladores locales. Los lotófagos “no los dañaron”, pero ofrecieron a los hombres enviados por Ulises un poco de su alimento, tan embriagador que los griegos olvidaron cualquiera idea de volver al hogar. Ulises, la personificación del heroico director ejecutivo de una empresa, obligó a los hombres afectados por el loto a regresar al barco y luego los amarró a los bancos de la nave. Advirtió que si el resto de la tripulación probaba la droga, jamás dejarían la isla, y ordenó levantar amarras. En la traducción de Samuel Butler, los hombres “ocuparon su lugar y los remos azotaron el gris mar”.

A pesar del estereotipo occidental de China como nación en la que el trabajo, la productividad y la industria se reverencian como los mayores ideales, en épocas de Confucio el ocio no constituía una subcultura sino que formaba parte integral de la cultura. Los caballeros de la época se dejaban crecer las uñas como prueba de que no necesitaban trabajar con las manos. A decir verdad, el confucionismo despreciaba el trabajo arduo e idealizaba, en cambio, el ocio y la falta de esfuerzo. Según Lawrence E. Harrison, un investigador de larga trayectoria de Universidad de Tufts: “Para los chinos, Sísifo no es una tragedia sino una broma hilarante”. Harrison señala que el principio filosófico fundamental del taoísmo es wu-wei, “no esfuerzo”, lo que significa que una persona verdaderamente iluminada en el terreno espiritual o intelectual vive con el gasto mínimo de energía. En asuntos militares, los antiguos chinos sostenían que un buen general obliga al enemigo a agotarse y espera la oportunidad adecuada para atacar, usa las circunstancias para su propia ventaja y desarrolla la menor actividad posible. Esta noción es la opuesta a la idea occidental de tratar de lograr un objetivo predefinido con un inmenso despliegue de fuerzas y esfuerzo. Resulta paradójico, en consecuencia, que a pesar de la extensa historia de China en lo que respecta a aceptar el ocio, esa nación se conciba en la actualidad como la ´fabrica del mundo. La razón podría ser que, tal como un físico chino me dijo hace muy poco, China logró “superar” el confucionismo en la última mitad de siglo.

Extracto de El arte y la ciencia de no hacer nada, de Andrew J. Smart.

NADA

SINOPSIS: Nuestra cultura nos exige más horas de lo que tiene el día, reclamando mayor rapidez y siempre con eficiencia, sobrevalorando la capacidad de un trabajo arduo condicionando un cúmulo de actividades que aseguran el éxito. Pero al darnos el tiempo para descansar de las preocupaciones, los horarios, la vida ajetreada y automática es cuando nuestra red neuronal fluye con pensamientos, recuerdos y deseos que se convierten en grandes ideas.

‘¿Qué tienen los hombres en la cabeza? de Christopher Brya y Miguel Almaraz’

Si quieres encontrar una especie que realmente sepa cómo comunicarse, transmitir sus pensamientos, expresar sus sentimientos y explicar cómo se siente en realidad, seguramente sería el adulto masculino, ¿o acaso no, damas?

Equivocado.

Hey, todos sabemos que los hombres tienen cierta carencia en el área de la comunicación. Si necesitas a alguien que mate insectos, le dé mantenimiento a un coche o instale una red de internet en casa, está bien usar a un hombre. ¿Pero recurrir a un hombre para tener discusiones profundas respecto a cómo se siente en realidad? No es la mejor opción.

Así que tomamos tus preguntas referentes a por qué los hombres se comunican como lo hacen y les pedimos que se explicaran. De manera interesante, no tuvieron problemas en comunicarnos por qué hacen lo que hacen (y por qué no hacen lo que no). Armada con lo que estás a punto de aprender, no tomarás a tu caballero introspectivo y lo convertirás en dínamo emocional y verbal de la noche a la mañana, pero estarás más cerca de entender por qué se comporta de ciertas formas. Y eso te permite estar muy por delante de la mayoría de las mujeres. Así que sigue leyendo, y lleguemos hasta el fondo de uno de los misterios de la vida: cómo y por qué se comunican los hombres.

Extracto de ‘¿Qué tienen los hombres en la cabeza? De Christopher Brya y Miguel Almaraz’

HOMBRES

SINOPSIS En este libro se encuentra la verdad real de cómo piensan los hombres, cómo se comunican. Más de 250,000 hombres han respondido el contenido de estas páginas dando a conocer sobre citas, romance, sexo, matrimonio y todas las inquietudes que las mujeres quieren saber.