15 libros que fueron prohibidos por la censura (Parte 2)

Como ya dijimos con anterioridad, numerosas obras literarias han sido censuradas a lo largo de los años. ¿La razón? Su contenido afectaba intereses o simplemente incomodaban a las buenas conciencias de la época (aunque podría haber muchos otros motivos que no son tan fáciles de determinar a simple vista).

Si leíste la edición pasada de este conteo sobre censura, aquí te dejamos con la segunda parte. 5 nuevos libros que, en algún momento o en algún lugar, fueron prohibidos o censurados.

6. El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien

el señor de los anillos portada

Que J. R. R. Tolkien fue un católico devoto y practicante no sirvió de nada cuando sus libros de El señor de los anillos y El hobbit fueron prohibidos en numerosas escuelas de Estados Unidos por ser considerados anticlericales e, incluso, promotores del satanismo y la brujería. Lo que resulta más curioso es que los principales actos de censura contra este libro ocurrieron en Alamogordo, Nuevo México, donde varias mujeres fueron quemadas en la hoguera en 1931. De cualquier forma, los valores literarios se impusieron y El señor de los anillos es considerada, hoy en día, una de las obras más importantes de la tradición literaria estadounidenses y uno de los libros más leídos en todo el mundo.

2. La naranja mecánica, de Anthony Burgess

la-naranja-mecanica portada

Aunque éste no es un caso de censura en el sentido exacto de la palabra, nos pareció una historia interesante que debíamos contarte. Cuando Anthony Burgess envió por primera vez el manuscrito de La naranja mecánica a sus editores norteamericanos, estos le dijeron que lo publicarían, con una condición: que eliminara el último capítulo del texto, o sea, el número 21 (que explicaba cómo el protagonista se reintegraba a la sociedad después de muchos años de luchar contra ella). A regañadientes, Burgess aceptó el trato con tal de que la obra se publicara en Estados Unidos. Sin embargo, años después declararía que nunca debió haberlo escrito, pues la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick (estrenada en 1971), que estaba basada en la versión de sólo 20 capítulos del libro, tergiversaba por completo el sentido de la obra. Como verán, esta historia puede interpretarse como un ejemplo de las consecuencias que un escritor puede afrontar cuando se somete a la censura, del tipo que sea. De cualquier forma, hoy es posible leer La naranja mecánica en su versión íntegra de 21 capítulos, en cualquier parte.

3. El dador de recuerdos, de Lois Lowry

el dador de recuerdos portada

Según los rumores, este libro todavía está prohibido en algunas escuelas de Estados Unidos. ¿La razón? Hay quienes opinan que esta novela distópica, que funciona como una alegoría de la compleja sociedad en que vivimos, habla de temas que podrían afectar la sensibilidad de los jóvenes, como el aborto, la eugenesia, la eutanasia, el suicidio o la memoria histórica. Sin embargo, como ha ocurrido en muchos otros casos, El dador de recuerdos, de Lois Lowry, es ahora una lectura básica del nivel secundario en países como Canadá, Australia y muchos sectores de Estados Unidos.

4. Otra vez el mar, de Reinaldo Arenas

Otra vez el mar portada

Si algo le sobraba a Reinaldo Arenas a la hora de escribir y publicar sus libros, eso era sufrimiento. Y es que para este autor cubano, perseguido por la dictadura por ser un duro crítico de ésta, nunca fue sencillo dedicarse a la escritura. Tanto así que, mientras vivía en Cuba, debía enviar sus manuscritos a otros países (de forma clandestina) para que fueran publicados. Otra vez el mar es una novela que tuvo que ser publicada por primera vez en España, pues en ese momento (1982) el gobierno de Castro mantenía una intensa vigilancia sobre él para evitar que publicara cualquier obra dentro del país. Este libro, particularmente, habla sobre el desencanto que la Revolución Cubana dejó en muchos de sus habitantes, así que por fortuna no lo descubrieron, o quién sabe qué hubiera pasado.

5. El diario de Ana Frank (versión definitiva)

EL DIARIO DE ANA FRANK portada

Publicada por primera vez en 1947, esta obra, que reúne los diarios que, entre 1942 y 1944, mantuvo la niña judía Annelies Marie Frank mientras escapaba de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, no conoció censura alguna sino hasta hace pocos años. Y es que en 1988, ocho años después de la muerte del padre de Ana, fueron publicadas cinco páginas nuevas de estos diarios. En estas páginas pueden leerse algunos comentarios que Ana hace acerca de su propio cuerpo, los cuales fueron considerados pornográficos por ciertas personas del sector conservador de Michigan, Estados Unidos. Lo bueno es que la libertad de expresión se mantuvo y todos pueden comprar su edición de El diario de Ana Frank, original o aumentada según prefieran.

¿Qué les pareció la segunda parte de esta lista? ¿Saben de otros libros que hayan estado censurados?

Lee la primera parte de esta lista, en este enlace.

2 pensamientos sobre “15 libros que fueron prohibidos por la censura (Parte 2)”

Responder a José G. Padilla Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *